Habla la Tierra

greguería

Todos los días se me mueren flores. Algunas nadie las ha visto -sólo yo- y mueren igualmente. Son bellas sin más, con una belleza inútil para los hombres, que, absortos, jamás gozarán de ellas. Yo contemplo como, mustias, regresan a mí, su engendradora madre. Y tierna las acojo para renacerlas. No hay nada triste en ello.

Me duelen más aquellas arrancadas por codiciosas manos, violentas, sin escrúpulos, pues, en mis pesadillas, las veo perderse para siempre.

Pero yo sé que, al fin, todo regresa a mí, y que algún fingido poeta sufrirá de madrugada el delirio de mi fatal angustia.

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s