Afectos colaterales (2)

greguería

El soldado israelí inspeccionaba con escrúpulo funcionarial las ruinas de una casa de Beirut bombardeada por su unidad. No pudo dejar de sentir un misterioso estremecimiento cuando, entre el amasijo de escombros y vísceras removidas, contempló el cadáver de una hermosa joven libanesa. Su sangre teñía las piedras como las amapolas el aire de la primavera. Esa misma noche la poseyó en sus sueños con el desmayo de la desesperanza.

4 comentarios en “Afectos colaterales (2)

  1. Es monstruosa y realmente estremecedora esta prosa poética a pesar de que debe ser fingida, ¿no?

    Bienvenido de nuevo. Un besazo.

    Me gusta

  2. Sí pero para variar con una errata, donde dice puedo debe decir pudo jajajaja, te agradecería, abusando como siempre de tu bondad, que me la corrigieras. A ver si me lo explicas y hacemos lo de las cartas, aquello que dijimos. Estaría divertido.
    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Ya no hace falta, qué bien, ya he aprendido y está corregido.
    Un beso.

    Me gusta

  4. Estoy de prestado y no tengo acceso a las cartas ahora, pero no lo he olvidado. Por lo demás, me alegra que ya domines el backpage. Y gracias por tus alagos, me van a ruborizar…

    Me gusta

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s