Se ha perdido mucho olfato

Se ha perdido mucho olfato y no sólo por la corona y el virus.

¡Ay la leche!

…pero di que serás mía
al alba y al ocaso.

del lado oscuro
estoy pensando en ti
en la ensenada de la perdición

para, gozosos, celebrar el día.
parte de mi
mira de cara o de reojo
—¡abrid la ventana!

de vuelta a la melodía
¡ay la leche!
por ti bebe y brinda
eléctrica avenida.

relumbrando en mi cabeza,
no lloro lágrimas,
capaz de morir sin decibelios.

el espejo no aprende nuestro gesto
con el humo y ceniza terminales.