Etiquetado: viento Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • viva el Saturday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , viento   

    Cuentos de hadas 

    Pueden los bosques cantar con oscuras gargantas

    Los secretos del viento y los misterios de Roma,

    Eclipsando la ininteligible miseria de los hombres

    Y la impenetrable marea de las confusas masas.

    Pueden romper el silencio de las dudosas hadas

    Y desplegar en las sombras su lóbrego lamento,

    La danza de las hojas y sus paladinas aguas.

    Pueden mostrar sus enmara√Īadas ra√≠ces

    Con toda la antojadiza y ca√≥tica sa√Īa

    De la m√°s salvaje y escabrosa floresta.

    Pueden en fin congelar nuestros huesos

    O cubrirnos con un manto de frondosa espesura,

    Más sólo nosotros deliramos, febriles y vanos,

    En sus grotescos cuentos y extrafalarios hados.

    Anuncios
     
  • viva el Tuesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , viento   

    Octubre 

    Tus ojos son las alas de la noche en que miro las estrellas de mi amor y el fresco rocío de nuestra sedienta madrugada.
    HAIKU BLANCO Bordes de nieve, sue√Īo en la almohada que te adormece.
    El ruido de las olas, columpio en el vacío de mi eterna juventud.
    Extra√Īo efluvio: soles de himeneo con las estrellas.
    Rosas al viento, sus pétalos flotando y persiguiendo quimeras.
    He desnudado tu vertical sonrisa, ninguna prisa.

     
  • viva el Tuesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , viento   

    Abril 

    HAIKU DE LA ROSA ENAMORADA De mi amor por ti, en sábanas perfumadas caerán los pétalos.
    A veces veo muertos de ganas en el cementerio de los deseos por cumplir.
    Soy sonoro silencio que incendió tu mirada. Mis cenizas volaron cabalgando los vientos para buscar el aire que respiraste hoy.
    Si te conformas con sus hermosos ojos negros, dejar√°n de mirarte como te miraron. Si te conformas con su sonrisa, no sonreir√°.
    Los amores se van como los días y la muerte no llega tan deprisa para olvidarlos a todos de repente.
    El amor est√° lleno de miradas, silencios… De palabras azules Y de rojos besos, De sonrisas y l√°grimas Y de dulces “te quiero”.
    Cuando el pétalo de mi rostro se marchite, quiero morir escribiendo como la espina de quien muere matando.
    Donde Están Los Besos Que El sol Te dió, Allí Estará Mi amor.
    Cerca del silencio est√°n tus labios, tus l√°grimas, tus huesos, en el callado lugar de las estrellas.
    Lloran las tímidas guitarras bajo las nubes de un sol de lágrimas vibrantes.
    En este momento estoy a cero grados de separación de ti.
    De tus manos zarparon las caricias que suavizan la sórdida aridez de este mundo que parece vagar a la deriva como un barco fantasma.
    Y el final del día es la ruina solitaria, la que queda tirada por el suelo, entre olvidados páramos y lágrimas de rocío en la hierba.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres tu que me lees ahora.
    Llave de mi puerta Luz de mi ventana Venda de mi herida
    Es oscura la noche en el mar del olvido. Y mientras busco el faro de tus ojos, me recreo en la niebla de mi dolor dormido.
    HAIKU DE LA ROSA ENAMORADA De mi amor por ti, en sábanas perfumadas caerán los pétalos.
    Soy sonoro silencio que incendió tu mirada. Mis cenizas volaron cabalgando los vientos para buscar el aire que respiraste hoy.
    A veces veo muertos de ganas en el cementerio de los deseos por cumplir.
    Si te conformas con sus hermosos ojos negros, dejar√°n de mirarte como te miraron. Si te conformas con su sonrisa, no sonreir√°.
    El amor est√° lleno de miradas, silencios… De palabras azules Y de rojos besos, De sonrisas y l√°grimas Y de dulces “te quiero”.
    Hombre de arena, ya no queda nada, ni perfume en el viento.
    El silencio de tu voz se perdió en la neblina.
    Llega la luz del alba: soles de himeneo sobre mi almohada.
    Soy la luna del sol de tus ojos.
    Eres trigo verde Bajo mi limonero. El quimono de seda Que cubre mi desnudo. El abrupto barranco Donde caer rendida.
    Donde Están Los Besos Que El sol Te dió, Allí Estará Mi amor.
    Cerca del silencio est√°n tus labios, tus l√°grimas, tus huesos, en el callado lugar de las estrellas.
    Y el final del día es la ruina solitaria, la que queda tirada por el suelo, entre olvidados páramos y lágrimas de rocío en la hierba.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres tu que me lees ahora.
    Es oscura la noche en el mar del olvido. Y mientras busco el faro de tus ojos, me recreo en la niebla de mi dolor dormido.
    HAIKU DE LA ROSA ENAMORADA De mi amor por ti, en sábanas perfumadas caerán los pétalos.
    Descargu√© tu alma de la nube y ahora soy t√ļ lloviendo.
    No hay hilo rojo pero para cada corazón hay llaves en el universo infinito del amor.
    Todas las estrellas cuentan y yo cuento a las estrellas.
    DESAYUNO CON AMANTES Dame el café de tus ojos, el zumo de tu mirada y, de tus labios, el pan, bien untado de tu risa.
    La rosa es novia de la espina.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres tu que me lees ahora.
    Lentos como la nieve Caían los copos de tu amor Sobre mi espalda dorada.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres TU.
    La soledad es el ensayo de la muerte.
    Mi vida est√° pintada sobre un muro incendiado de corazones solitarios.
    Si quieres cambiarme, no es a mi a quien quieres. B√ļscate a otra.
    Distracciones sin amor; amor sin distracciones… Where’s my Summer Love?
    Las estrellas son almas de besos incendiarios que acarician de luz los bellos labios.

     
  • viva el Tuesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , viento   

    Marzo 

    ¬ŅDestino? ¬ŅAlmas gemelas? ¬ŅAmor verdadero? ¬ŅA√ļn vives en la Edad Media?
    Se llenó el cosmos de preguntas y quisimos responderlas a todas. No hay respuestas. Sólo preguntas. Sólo el vacío nos inunda.
    El problema es que no hay tiempo para todos los “T√ļ”. Y no todos los versos son de m√°rmol, ni todos los pensamientos son p√°jaros.
    El roce de tu piel es como brisa fresca de verano. El brillo de tus ojos como el amanecer de un ni√Īo. Eres todo poes√≠a en mi recuerdo.
    El goteo de luz de su mirada. Los profundos mares de su ausencia. La limosna de la yema de sus dedos. Los silencios oscuros de sus labios.
    Rozar tu piel y no alcanzarte es espejismo de locura. Y respirar el aire que respiras es como el fuego del desierto que me abrasa.
    Las penas flotan por ti en el mar de la distancia incomprensible y en el oscuro bosque de la ausencia como infinita niebla.
    Si amas la rosa en su frescura, aprender√°s a amarla ya seca y marchita.
    Moriré de pena sin tu amor.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres t√ļ.
    Inalcanzable como una estrella, tan distante como el fondo del mar, invisible como el aire, pr√°cticamente nada…
    El esperpento de un esperpento es la realidad.
    Son fríos los cuchillos del amor como frío es el viento de esta tarde.
    No me sigas, no. No me sigas si no has venido a quedarte. S√≥lo el que se queda puede llenar el vac√≠o… …para siempre.
    Qu√© bello el infinito abismo, oscuro y limpio como la muerte…
    Y el final del día es la ruina solitaria, la que queda tirada por el suelo, entre olvidados páramos y lágrimas de rocío en la hierba.
    HAIKU DE LA ROSA ENAMORADA De mi amor por ti, en sábanas perfumadas caerán los pétalos.
    Los amores se van como los días y la muerte no llega tan deprisa para olvidarlos a todos de repente.
    Cuando el pétalo de mi rostro se marchite, quiero morir escribiendo como la espina de quien muere matando.
    Vosotros que admir√°is la belleza en el rostro, obviando el dolor de los desahucios interiores ¬ŅQu√© sab√©is de belleza y de dolor?
    Se apagó el cigarro del día y para siempre será el cadáver y las cenizas de un poema. (A Leopoldo María Panero)
    Quiero besar la luna en tus labios.
    Tus labios tienen hoy brillo de luna.
    La melancolía es el arpa del corazón acorazado.
    Ama. Todo lo demás es etcétera.
    Mi destino es ser quien soy. ¬ŅSe ha terminado el camino?
    Se llenó de tristeza el ojo enamorado, se llenó de amor el ojo triste.

     
  • viva el Tuesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , viento   

    Febrero 

    Lloran las tímidas guitarras bajo las nubes de un sol de lágrimas vibrantes.
    A Paco de Lucía: Corazón flamenco, honda guitarra, embrujo de mujer, soul de Andalucía.
    Este desierto sin fin sólo me muestra el espejismo de un amor verdadero.
    Para llorar no necesito la cebolla si te tengo a ti.
    Ya de tus ojos, oasis Ya de tus labios, desierto O ya de tus manos, cielo.
    Llave de mi puerta Luz de mi ventana Venda de mi herida
    Luna, labio del cielo besado por el sol.
    Mi alma en llamas, hora dorada, por tu luz crepuscular horadada.
    Hacerle el amor a tu sonrisa, acariciar despacio tu silencio.
    Cuando aprendes a ser princesa todo el mundo quiere ser s√ļbdito.
    A las olas, alas de amor a mar.
    Se Dilatan Se Deleitan Se Delatan Tus Pupilas
    Amarse para siempre en un instante eterno.
    Cada mirada pertenece al que la mira.
    Unas veces se ama y otras se aprende.
    Dispara tus besos y róbame.
    La mejor frase de amor es la que no se dice.
    Si encajan nuestros cuerpos quiz√°s te empotre el alma.
    Hay miradas que enamoran y palabras que lo desmienten.
    Deshazme el amor.
    Y ahora os dejo, que tengo que inventar la bomba erotónica.
    Necesito un brochazo de amor!
    Me conquistó tu mirada y tu sonrisa, ya es hora de que me conquisten tus abrazos y besos.
    Me asomo al profundo pozo de sus ojos negros para gritarle pero nadie responde.
    ¬ŅFui yo tu princesa? Apenas fui un suspiro, Un cruce de miradas. Tan s√≥lo fue eso.
    Amor por despecho tras amor de pecho.
    Muri√≥ habiendo abrazado s√≥lo sue√Īos.
    Recomiendo leerme en la intimidad de los abrazos el√©ctricos…
    Ya no son latidos, son balas explosivas…
    No quiero volver, no quiero olvidar…
    Oculto tu amor en un poema que nadie leer√°.
    Si el amor se marchita, endurece sus espinas.
    S√≠… cada mirada, cada beso, cada caricia, cada palabra, cada sonrisa, cada abrazo… son necesarios. Todo lo dem√°s sobra.
    Madurar es aceptar la derrota, la humillación y la ofensa.
    ¬ŅC√≥mo puedes tener alma si no tienes sonrisa?
    Si vienes a buscarme, te acompa√Īo encantada.
    A√ļn busco los contornos de tu rostro, las suaves orillas de tus dedos, el alado sabor de los besos que nunca nos dimos, tu tr√©mulo rubor…
    Es oscura la noche en el mar del olvido. Y mientras busco el faro de tus ojos, me recreo en la niebla de mi dolor dormido.
    “Querer” nunca fue sin√≥nimo de “que te quieran”.
    Eres trigo verde Bajo mi limonero. El quimono de seda Que cubre mi desnudo. El abrupto barranco Donde caer rendida.
    Besos: droga de la claridad.
    No soporto la mediocridad.
    Quiero un amor que haga da√Īo.
    A veces veo muertos de ganas en el cementerio de los deseos por cumplir.
    Tal vez un día me vea reflejada en tus labios, en tu sonrisa, en tus besos.
    El amor es tan ilusorio como los fantasmas.
    Lee mi piel en la intimidad en tono grave y musical con la rotundidad de las olas espumadas que rompen en tus brazos galantes.
    Nunca los besos fueron gratis, siempre los paga el desamor.
    Si te conformas con sus hermosos ojos negros, dejar√°n de mirarte como te miraron. Si te conformas con su sonrisa, no sonreir√°.
    El amor es como las olas del mar, a veces calmachicha, otras tsunami y casi siempre una marejadilla.
    El amor est√° lleno de miradas, silencios… De palabras azules Y de rojos besos, De sonrisas y l√°grimas Y de dulces “te quiero”.
    Cartero: un amor en cada puerta.
    Eres trigo verde Bajo mi limonero. El quimono de seda Que cubre mi desnudo. El abrupto barranco Donde caer rendida.
    Donde Están Los Besos Que El sol Te dió, Allí Estará Mi amor.
    Ll√©vate lejos este amor, donde el sol lo abrase y fortalezca…
    Eres daltónico para mi amor.
    Todo est√° en contra de un amor a destiempo.
    Después del primer amor, todos son prescindibles.
    Magia, locura, amor… abre la puerta…
    Hay tiempos en que los besos dan sapos y otros en los que dan amores.
    Como la luna sin luz y como el viento sin aire.
    El tiempo es un canalla, ni sumiso a la brisa de la pasi√≥n, anega los sue√Īos de estrellas negras.
    El primer sue√Īo ¬Ņrealmente importa? No hay golondrinas hoy como la sombra. Besa y sigue remando.
    Olas de seda, perfume de la higuera entre tus labios, el ruido de las olas por el aire abortado: tu te desnudas luna de sangre…

     
  • viva el Friday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , viento   

    Quid digna mulieribus 

    tus labios se vuelven jabones de n√°car
    que al caminar y vestir la eternidad
    de papel y suaves sopas
    sauces de la sinf√≥nica del viento…
    que riqueza andar desvirginadas
    se√Īala ni√Īas que am√©
    manda manifiestos muchos
    cuántas Lucha filósofos ! enviaba gustos ladridos moda antic Egipto
    . play directores
    ? quid digna chang spam-mujer

     
  • viva el Monday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , Fabrizio Dall'Aglio, , , , , , , , , , , , , viento,   

    Fabrizio Dall’Aglio. No Era La Lluvia… 

    No era la lluvia, no, no era la nieve

    no era el sol no era viento, y la estación

    era sólo su reducido espacio

    un bosquejo del tiempo, una visión.

     

    No era antes, no, no era después

    no era noche ni día, se soltaba

    y unía en un intervalo vacío

    de ti, de mí, de todo cuanto había.

     

    No eras t√ļ, no, no era yo

    no era boca ni cuerpo mano ojo

    sino perdido al fondo de su imagen

    el in√ļtil fulgor de una mirada.

     

     

     
  • viva el Friday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , viento,   

    Hotel 

    Los ruidos del hotel,
    el viento que gime
    como en las lonas de un velero,
    el camarote solitario del cansado,
    el vuelo rasante
    de un helicóptero de policía,
    los pasillos sin nombre,
    y la sala de espera
    de todos los finales
    que no esperan.

     
  • viva el Sunday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , viento   

    Gotas de lluvia. 

    En el antiguo reloj hacia un rato que hab√≠an sonado las cinco. En la casa sonaba el silencio del domingo. Fuera el viento mov√≠a lentamente las hojas del olivo. Las ramas de los √°rboles desnudos permanec√≠an impasibles. Las gotas del agua de la lluvia, caida poco antes, brillaban en la hierba reflejando los rayos del t√≠mido y acuoso sol de la tarde, pugnando en ocasiones con los nimbos y cirros que cubr√≠an trechos del azul celeste. Todo llamaba a la tranquilidad y el sosiego. El libro clamaba, con celos, para recibir sus caricias y ofrecer su envolvente historia. La m√ļsica colaboraba para ofrecer un ambiente acogedor, intensamente relajado y profundamente propenso para hacer una inmersi√≥n disfrutando de la lectura. La escritura pod√≠a esperar un poco m√°s, ya estaba acostumbrada a ello.

     
  • viva el Wednesday Permalink | Responder
    Etiquetas: viento   

    NEFASTISSIMUS 

    El molino de viento dejó de ser molino para ser solo viento.

     
  • viva el Wednesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , viento   

    HACIENDO EL AGOSTO 

    Agosto, julio , calor, siega, hoz, dedales de cuero, era, trilla, mies, parva, montones de trigo, carro, mulos, trilladora, siesta, viento, botija, almuerzo, horca, horqueta, pala, raedera, amontonar, fanega, media, sacos, sogas, acarreo, aventado, padre, tíos, abuelo, primos, dormir en la era, estrellas, cuentos, imaginación, mi mono azul vaquero,

     
  • viva el Wednesday Permalink | Responder
    Etiquetas: viento   

    EL MOLINO DE VIENTO 

     
  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , viento   

    MI EPOPEYA R√öSTICA 

    Nací a las 12 de la noche de un 29 de marzo de 1964, en el oratorio de la Casa grande o Casa de los Manrique. Un oratorio o capilla de la casa solariega de Rodrigo Manrique, en la que su hijo, Jorge, vivió su feliz luna de miel, y que en mi época había sido mancillado, convirtiéndolo en el dormitorio principal de una parte de la casa, que ahora era una corrala de vecinos, de la que mi abuela materna era propietaria de una cuarta parte de la misma.
    Nac√≠ pues en un pueblo de La Mancha que hab√≠a recibido sucesivamente el nombre de Belmontejo de la Sierra, Belmonte y finalmente Villa de Los Manrique o Villamanrique. Un pueblo que, en pleno siglo XX, a√ļn permanec√≠a en la Edad Media. En una √©poca m√°s degradada y m√≠sera a√ļn que aquella debido a los estragos de la postguerra espa√Īola. En la m√°s oscura y profunda Espa√Īa, cat√≥lica, apost√≥lica y romana, en un lugar de La Mancha, entre la Sierra de Alcaraz y Sierra Morena, de la que me acuerdo con m√°s nubes que claros. Una tierra en donde los maquis y los bandoleros segu√≠an siendo un tema de conversaci√≥n habitual. En donde las historias de la guerra civil a√ļn estaban vivas y no hab√≠an cicatrizado. En donde la pobreza y la ro√Īa eran aceptadas como lo m√°s natural del mundo. Un mundo donde no era dif√≠cil encontrarse con quinquis, latoneros, familias de c√≠ngaros ambulantes y gitanos sedentarios. Una tierra de paso, el natural entre Andaluc√≠a y la Mancha, llena de caminos polvorientos, de repoblaci√≥n y despoblaci√≥n, en la que tambi√©n hab√≠a “jaros” procedentes de Europa que Franco hab√≠a tra√≠do para “repoblar” y hasta viejos bandoleros de Sierra Morena. En fin, una honrada y leal villa de la Espa√Īa franquista, a la que no lleg√≥ la guerra pero s√≠ sus rencillas, enfrentamientos y consecuencias. Un lugar de paso, en el que nunca nadie ha querido permanecer durante mucho tiempo, un territorio sin ra√≠ces y sin historia. Un paso fronterizo durante siglos entre moros y cristianos. Una tierra perif√©rica dejada de la mano de cualquiera que por all√≠ pasase, incluidos Don Quijote y Santa Teresa. Una comarca de soles, vientos y piedras oxidados y olvidados, sin m√°s novedades que las pasajeras y aventureras nubes.
    De mi familia paterna s√©, seg√ļn contaba mi padre, que proced√≠a de Andaluc√≠a. El primer Alfaro que, seg√ļn √©l, hab√≠a llegado al pueblo era el llamado Abuelo Carbonero, un hombre, al parecer, listo y emprendedor que debi√≥ hacerse con una buena cantidad de tierras serranas, v√≠rgenes y sin roturar, que mi familia paterna fue convirtiendo en olivares a lo largo de varias generaciones. Yo mismo me enorgullezco de haber participado junto con mi padre en esa epopeya familiar, en esa conversi√≥n de una sierra pedregosa, pobre y arisca en productivos y ordenados olivares, plantando, mano a mano con mi padre, 300 olivos, quiz√°s los √ļltimos 300 que se han plantado ya en la familia. Yo por lo menos no pienso plantar m√°s. A los catorce a√Īos se acab√≥ mi rural y buc√≥lica epopeya. Yo tambi√©n estaba all√≠ de paso. De paso hacia ning√ļn sitio.

     
  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: viento   

    Eolos de ciudad 

    En las grandes ciudades el viento s√≥lo entra en camiones. Esos eolos de metal que para hacerse los importantes tienen que hacer un ruido infernal con su motor para impresionar a los turistas. A veces, un convoy atraviesa a toda velocidad para demostrar que ni los trenes, esos vientos paletos que corren por el¬†campo, pueden urbanizarse, ya que no consiguen entrar si no es por t√ļneles, domesticados y previsibles. S√≥lo su chirriante y quejumbroso vocer√≠o nos recuerda su falta de urbanidad y su brutal campestrer√≠a.

     
  • viva el Monday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , viento   

    EXT. TORRE. D√ćA 

    LAS NUBES son cisnes, cisnes blancos, grises o negros,
    sobre el lago azul y sereno del cielo.
    El sol es su jinete, y de las nubes, sube y baja
    con la montura celeste en que cabalga
    el monte o las monta√Īas.
    Las nubes del monte lloran el mar sobre nosotros
    y nos devuelven, puras, las l√°grimas lloradas
    por todos los vivientes.
    Mientras el frío viento las va esquilando,
    se precipitan como min√ļsculas banderas blancas de nieve:
    las banderas de paz de los abismos de la noche.
    La nube, aquella larga nube de plata,
    dorada tambi√©n por el crep√ļsculo,
    es enhebrada por la torre para coser
    los abismos del cielo de la noche.
    La torre enhebra nubes, jugando entre campanas,
    esos camellos verdinegros que por la aguja
    pasan, juegan, ta√Īen, cantan, bailan‚Ķ a las almas.
    En esas nubes grises, blancas y negras
    naufragan las palabras y sus almas.
    No son ya nubes de agua o nieve,
    son nubes de palabras y de almas,
    que reman, como un Caronte de arriba,
    con el remo de la torre, y que pasan, pasan, pasan
    —pasa otra nube—
    un reba√Īo de nubes, de palabras y de almas.

     
  • viva el Saturday Permalink | Responder
    Etiquetas: , viento   

    La ignorancia la insensibilidad y la maldad no… 

    La ignorancia, la insensibilidad y la maldad no son un estado, sino una forma lastrada de volar. Si quieres volar, apóyate en el viento, no en los otros pájaros. No al menos por mucho tiempo.

     
  • viva el Monday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , viento   

    HAIKU 

    Viento de cara
    dibuja el horizonte
    con pulso herido.

     
  • viva el Wednesday Permalink | Responder
    Etiquetas: viento   

    Las olas son la memoria del viento 

    Las olas son la memoria del viento.

     
  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , viento   

    El viento cambia los silencios de lugar 

    El viento cambia los silencios de lugar.

     
  • viva el Friday Permalink | Responder
    Etiquetas: , viento   

    El viento es la memoria de mariposas descoloridas 

    El viento es la memoria de mariposas descoloridas.

     
  • viva el Friday Permalink
    Etiquetas: viento   

    Cuando se trata de contrariedades es mejor dejar… 

    Cuando se trata de contrariedades, es mejor dejar pasar el viento.

     
  • viva el Monday Permalink | Responder
    Etiquetas: viento   

    ¬ŅQui√©n no ha sido instrumento de viento 

    ¬ŅQui√©n no ha sido instrumento de viento?

     
  • viva el Wednesday Permalink | Responder
    Etiquetas: viento   

    ¬ŅQui√©n puede herir al perfume del viento 

    ¬ŅQui√©n puede herir al perfume del viento?

     
  • viva el Friday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , viento   

    El aire conspira el viento respira el cielo… 

    El aire conspira, el viento respira, el cielo expira y el loco se pira pero el poeta no siempre se inspira.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar