Huella

juego

CABALLERO.
¿Pies? (la esfinge lo devora).
GHÍMEL.
Cómo está la plebe.
ESFINGE, con ironía.
Desde luego, esto ya no es lo que era, Alteza Imperial. ¿?
GHÍMEL, nerviosa.
La huella.
ESFINGE.
¡Se la sabe! Está bien, está bien. Os dejaré pasar, Majestad.
ESFINGE.
Está bien, a ver, a ver… ¿Quién sabe esta? “Vence al tigre y al león, vence al toro embravecido, caen señores y reyes todos a sus pies rendidos”.

ALFONSO TIPODURO

greguería

¿Quién era Nicolette? ¿Qué parte le correspondía de todo esto? Pregunté a Louis Armstrong. Mack The Knife contesta.

Tenía dos botellas sobre la cama. Cogí una de ellas y la abrí. Ella sacó dos copas y me ofreció una.
–¿Qué celebramos?
–Lo que tú quieras, tigre…

¿Estaban haciendo el amor? Me pareció.

Realmente sospechoso. ¿No? No acababa de estar seguro. ¿Venían contra mí o a favor? ¿Eran vientos favorables o adversos los que ahora soplaban en mis, hasta ahora, desinfladas velas?