Una red de 50 personas conectadas entre sí…

Una red de 50 personas conectadas entre sí (red de teléfono, red de contactos, red social, etc.) es tan «valiosa» como la suma de dos redes más pequeñas de 40 y 30 personas conectadas únicamente entre sí (pero independientes). Aunque 30 + 40 > 50, el favor cuadrático del «efecto red» proporciona el mismo «poderío» a una red con solo añadir unas pocas personas más.

No me alcanza para una greguería sino apenas…

No me alcanza para una greguería sino apenas para,…. bueno, no sé que sea:
Tratando estaba yo de entender a algunos de ésos filósofos griegos que tanto han contribuido a que los que como yo pensemos que pensamos y pensé, vino a mí como una luz desde el punto más luminoso de nuestro Universo el siguiente cuestionamiento:
Si el hombre hiciera aplicaciones para los teléfonos no inteligentes (mensos), ¿no estaría dando con la solución del ser Humano?
Digo porque tanto los hombres como los teléfonos inteligentes ya lo son, mientras que a otros como yo muy bien nos caería tener más capacidades.
¿Y usted que piensa?

Puntos suspensivos

Lo peor del amor, cuando termina,
son las habitaciones ventiladas,
el solo de pijamas con sordina,
la adrenalina en camas separadas.

Lo malo del después son los despojos
que embalsaman los pájaros del sueño,
los teléfonos que hablan con los ojos,
el sístole sin diástole ni dueño.

Lo más ingrato es encalar la casa,
remendar las virtudes veniales,
condenar a galeras los archivos.

Lo atroz de la pasión es cuando pasa,
cuando, al punto final de los finales,
no le siguen dos puntos suspensivos.

Joaquín Sabina