EXT. ESFINGE – DÍA

juego

Una playa muy extensa que se prolonga en un desierto de dunas en el que se encuentra una gran esfinge de la sabiduría de terrible aspecto. Todos los personajes están delante esperando. Como desperdigados están los elementos que dan las respuestas, UnJarro, UnCaballo, LasOlas, UnaMina, UnaHuella, UnaAlmohada, UnEspejo, UnaCebra, UnParaguas. Música misteriosa de órgano electrónico, la esfinge espera tamborileando con los dedos de una pata y apoya su mejilla en la otra con cara de aburrirse.
TXT (SUBTÍTULOS): “ChokmahCherub” (Querubines de la sabiduría)
Llegan con la emperatriz y encuentran al papa y al emperador con sus caballeros. El primer caballero está siendo devorado ahora. Otro valiente caballero es devorado por la esfinge que bosteza abriendo su enorme bocaza, se le escapan unos eructos, se monda los dientes y arroja un trozo de mano del caballero.
ESFINGE, molesta.
¡Oh, no, otra vez aquí!
La ESFINGE amenaza con tragarlos a todos pero no lo hace.
ESFINGE
¡Alto! ¡No puedes pasar! Antes tienes que adivinar un acertijo o seréis devorados.
CABALLERO
¡Para poder pasar hay que responder una pregunta o acertijo de la esfinge, en caso contrario, al que se equivoque lo devorará!
TAU.
Queremos pasar. A ver esas preguntas.
ESFINGE.
¡Qué valientes, os empeñáis en ser devorados! Acabo de comerme un valiente capitán… Algo duro… Pero tú no estarás mal de postre, pareces más tierno.
La esfinge se levanta sobre la arena del desierto dispuesta a devorarlos, un gran interrogante sale de su boca también amenazador. Todos intentan huir despavoridos. Un caballero de la tabla redonda será devorado en cada error.
TODOS
¡No!
Todos huyen menos TAU.
TAU
Está bien, está bien, pregunta…
La ESFINGE se sorprende de su arrojo pero acerca sus garras a TAU relamiéndose la boca.
ESFINGE
A ver quien sabe el siguiente enigma… “Crece y mengua aunque no se ve y se apaga aunque no es luz”.

teocalli

greguería

El hecho concreto es que se manifiesta así. Y no hay protección, ni defensa. Su arquitectura está condenada y acabará siendo un simple montón de polvo en el centro del poblado, entre el goteo persistente de los bongos y tambores de la tribu y los espectros del fuego en las noches interminables en que el caótico tam-tam da lugar a la cósmica unificación. Ni siquiera los más viejos recordarán cómo fue, quién lo hizo ni quién está enterrado bajo sus cimientos.

compostura desconocida florido orgía manchada dorada muerta romperé…

greguería

compostura desconocida florido orgía manchada dorada muerta romperé feroz nos tortura armas destino cuánta cristianismo último amiguito miseria primavera espléndidos criaturas hechicerías paciencia infancia nacido vasallos malos bebían todavía encantos cultivamos ajeno decir inspiración calcinados querido sufragios malolientes oigamos empedradas crimen piedras tomado tambores principios cedido entregarme afición innoble escuchad joven ejercítate otorgado sentimientos logro traición juntos charlé

Estas son mis recompensas en el aguardiente y…

greguería

Estas son mis recompensas… en el aguardiente y la absenta mueren las penas, mi hada verde. Ya sólo deseo que mi pintura no pruebe esa neblina nunca más. No somos los únicos, yo y mis penas… Aquellas entibiadas que tocan los tambores con sudorífico gesto también perecen en alcohol. Si continúan en algún lugar vigentes esas leyes secas, nada espléndidas y arregladas, que al campesino asustan -y a mi me fastidian-, pagaría en especie mi tortura sobre el espectro de mi pluma para volver a ahogarlas en mi hada verde. Dibujaría de nuevo aquellas mujeres salidas de mi alucinación indómita. No vamos, no… por un camino deleitable, ni somos ya los huéspedes de lujosos alojamientos para almas modernas y bien cubiertas de esmeraldas. Los silencios han vuelto, como Noé tras el diluvio. Y cuesta amar, ya no hay amores en el varadero celestial, tan sólo esos gusanos que impiden el olvido de la deidad perdida. ¿Es que ninguno tiene ya esta nefasta necesidad?

Visité anecdotario.

CONDENADOS (3)

greguería

Estas son mis recompensas… en el aguardiente y la absenta mueren las penas, mi hada verde. Ya sólo deseo que mi pintura no pruebe esa neblina nunca más. No somos los únicos, yo y mis penas… Aquellas entibiadas que tocan los tambores con sudorífico gesto también perecen en alcohol. Si continúan en algún lugar vigentes esas leyes secas, nada espléndidas y arregladas, que al campesino asustan -y a mi me fastidian-, pagaría en especie mi tortura sobre el espectro de mi pluma para volver a ahogarlas en mi hada verde. Dibujaría de nuevo aquellas mujeres salidas de mi alucinación indómita. No vamos, no… por un camino deleitable, ni somos ya los huéspedes de lujosos alojamientos para almas modernas y bien cubiertas de esmeraldas. Los silencios han vuelto, como Noé tras el diluvio. Y cuesta amar, ya no hay amores en el varadero celestial, tan sólo esos gusanos que impiden el olvido de la deidad perdida. ¿Es que ninguno tiene ya esta nefasta necesidad?

Visité anecdotario.