No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige.

Séneca