UN DIOS CON MONO DE DESDICHAS

greguerías

Agrandadme y llenadme la jornada
de occidentales orgullos,
aunque enorme y blanca,
la olfateaba desde los remos hasta el título.
Y ya no me pesa el método
por el que ahogo, despierto,
la espantable glotonería
de las repúblicas que ignoro
o los tugurios desdichados de la realeza
o de la caída Francia jacobina,
ni a los topos enfada que escape de esos perros,
incluso, rodeado por su armados dientes llameando,
no comercio de llenos y roídos,
para contemplar el espectáculo de pie, a las malas,
los míos no desprecio contra el saltimbanqui del bautizo
sino bajo raíces preguntándome,
más volviendo haré una hoguera con adormideras
para que un dios calme su mono de desdichas.

EXT. TORRE – DÍA

greguerías

LAS NUBES son cisnes, cisnes blancos, grises o negros,
sobre el lago azul y sereno del cielo.
El sol es su jinete, y de las nubes, sube y baja
con la montura celeste en que cabalga
el monte o las montañas.
Las nubes del monte lloran el mar sobre nosotros
y nos devuelven, puras, las lágrimas lloradas
por todos los vivientes.
Mientras el frío viento las va esquilando,
se precipitan como minúsculas banderas blancas de nieve:
las banderas de paz de los abismos de la noche.
La nube, aquella larga nube de plata,
dorada también por el crepúsculo,
es enhebrada por la torre para coser
los abismos del cielo de la noche.
La torre enhebra nubes, jugando entre campanas,
esos camellos verdinegros que por la aguja
pasan, juegan, tañen, cantan, bailan… a las almas.
En esas nubes grises, blancas y negras
naufragan las palabras y sus almas.
No son ya nubes de agua o nieve,
son nubes de palabras y de almas,
que reman, como un Caronte de arriba,
con el remo de la torre, y que pasan, pasan, pasan
—pasa otra nube—
un rebaño de nubes, de palabras y de almas.