Acuerdo España-Francia: deshechos nucleares a cambio de desechos políticos

greguería

La relaciones entre España y Francia atraviesan  un inmejorable momento. Se puede decir que estamos bailando el Valls, ha declarado el ministro de exteriores francés, tras concluir la ronda de negociaciones en las que el país galo se queda con nuestros desechos nucleares a cambio de los desechos políticos que han enviado esta misma mañana a la península ibérica, en concreto a Barcelona.

El primer cargamento ha pisado fuerte las mierdas de la ciudad condal ante el asombro e incredulidad de muchos. Hubiéramos preferido los desechos nucleares, han declarado los barceloneses. Sin embargo una parte de ciudadanos se han mostrado partidarios entusiastas de la idea.

CONFESIONES 17

greguería

corteses relaciones esta escupiendo pruebas profundis malsana extraños bandolero contar protegida deja caritativos conocimiento pueriles artistas peste sigue domesticidad amarga abrió divertido alquilarme queda feroces nosotros sendero sólo consagrarla permitido rabias lenta choza unto sentidos estrangularla lloraba habitarlo habiéndose seguro hubiera danza daba olor seca estaré inmundicia

MEMORABLE

relato

Estaba pensando en eso. Un día te das cuenta que has agotado tu vida sentimental -por llamarle de una forma suave. Recuerdas aquel día, que quizás fue el clímax de tus relaciones amorosas, en que mantuviste cinco coitos con tres amantes diferentes -el segundo de ellos fue, sin duda, el más agraciado, con tres polvos en una sesión inolvidable de virilidad inusitada. Y te das cuenta que ahora ya no volverán esos días jamás. Que se te ha acabado el tiempo, la energía y -claro está- las oportunidades. Has perdido tu último tren y ya no hay más amantes antes de tu final. Pasan de largo a tu lado. Realmente están como trenes y pasan como trenes, pero tu no vas a entrar en ninguno, porque la última vez que entraste en uno era para volver del trabajo.
Al menos queda el recuerdo. Qué día aquel. Yo no creo haber producido nunca más adrenalina -entre otras cosas- que aquella gloriosa jornada de ****** en celo. Mi **** salía y entraba incansable -mañana, tarde y noche- en los ***** de aquellos amantes, dueños de mi ajetreada vida sexual, rellenándolos de ****** crema por su ****** hasta hacerles rebosar de semen desde sus enculadas nalgas hasta sus piernas.
Aquellas abundantes e intensas ******* fueron sin duda mi cenit y el principio de mi decadencia. Tras la cumbre ya sólo cabe el descenso, más o menos precipitado.
Ninguno de ellos sospechó ser uno más aquel día. Se sentían únicos depositarios de mi magmática y láctea ****** y me lo agradecían con sus arrebatados y roncos gritos de placer y sus aullidos de ****** en celo. A todos les di por detrás con toda mi alma lo que tan hirviente e irrefrenable brotaba de mis *******. Fue quizás por esa sobreabundancia con cada uno de ellos, que ninguno se sintió traicionado ni cornudo y, más bien al contrario, hincaban entusiasmados sus -para ellos- imperceptibles astas en la almohada y -arqueando sus excitados vientres- elevaban sus redondos y hermosos ***** hasta al altar de sacrificio. Yo les esperaba, sujetando con firmeza sus caderas, con mi duro y gordo ariete, ejecutando el ritual más salvaje y placentero que jamás hubieran soñado. Los atravesaba una y otra vez haciéndoles correrse repetidas veces mientras gritaban “más, más, más…” Y yo les daba, generosa y prolongadamente, “más, más, más…” jadeando y sudando como un sátiro, como un cerdo asquerosamente feliz de revolcarse en el fango de nuestras lubricidades.
Yo era afortunado entonces. Obscenamente feliz y afortunado, y también ellos. Pero la vida es una única cumbre y muchas fosas. Memorables también.

[Nota: el editor ha suprimido algunas palabras con asteriscos por demasiado obscenas; me es igual. Que la imaginación del lector lo supla con creces y probablemente con mejor fortuna que yo mismo.]

CARLOS GAYOL

greguería, relato

Entró a su casa con la celeridad que le permitían sus reumáticos huesos y sin cerrar la puerta se quedó oculto en la penumbra de la entrada. Gayol no le dió ninguna importancia, era de esperar que aquel viejo chocho, que era su vecino desde hacía veinte años -cuando llegó a vivir al campo- y al que nunca había saludado, se comportase esquivamente en su primer intento de establecer amigables relaciones vecinales. En cambio le intranquilizaba que el viejo continuase observándole tras la puerta. Nunca se había sentido acechado -hubiera sido fatal para sus antiguos propósitos- pero, conforme avanzaba, sentía tras su espalda la mirada clavada de aquel insólito abuelo. Al girar su cabeza, el ochentón cerró de un portazo. […]

Bibliotecas

greguería

Como amante de los libros, aborrezco todas las bibliotecas. Todas excepto la mía. Es esta tan diferente que no puedo imaginar la tortura que supone en las demás encontrar las relaciones secretas entre los diferentes textos que las componen. En cambio aquí hasta encontrar la más secreta glosa es un juego de niños, forma parte de la diversión de leerlas y escribirlas.