Quebrantahuesos

relato

Quebrantahuesos se pasó el día entero silbando guantanamera con el cubo bajo el brazo. Excepto cuando le daba por gritar su característico pi-pí-piiii.

Hormiguero oriental

relato

Los orientales del barrio vivían todos juntos en un mismo edificio. Poco a poco fueron conquistando más y más espacio. Se reproducían, se extendían, se duplicaban, se engendraban, se propagaban, se multiplicaban, se desdoblaban inexplicablemente.
A “Quebrantahuesos”, que tenía una chacinería justo enfrente y se creía muy gracioso, le gustaba hacer chiste del tema:

  • Adivina, adivinanza: ¿Cuántos chinos caben en un edificio?
  • ¿Nadie lo sabe, nadie lo sabe…?
  • ¡Cada vez más! –continuaba– ¿Y cuantos en un seiscientos…?
  • ¡Los mismos que en el edificio, joder!