Etiquetado: piedra Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • viva el Sun20Jan19 Permalink
    Etiquetas: , , , piedra, ,   

    Antigua 

    Pasa la vida en negro
    y blanco y gris de grises.

    Y no hay ángeles

    sino perros callejeros y famélicos.

    Es húmeda y lluviosa

    y con orín corriendo por las calles.

    La piedra desgastada

    por los que se arrastran en sus calles.

    Mendigos de sueños imposibles,

    que recorren sus laberintos

    y sus cuestas imposibles.

    Hay calles que son casas

    y casas que son calle.

    Y todo se confunde y es oscuro.

    Y sólo buscas algo que has perdido,

    Mientras se necrosan tus dedos

    y tienes que tirarlos a los perros.

    Anuncios
     
  • viva el Fri20Jul18 Permalink
    Etiquetas: , , piedra, , ,   

    La del bolso de lunares 

    La que no juega al odio.
    La que duerme la siesta.
    La que tiene una sombra de barba.
    La que mira la televisión.
    La que tira una piedra.
    La que esconde la mano.

     
  • viva el Fri25May18 Permalink
    Etiquetas: , , , , piedra, ,   

    Cadenas de la muerte 

    Ven,

    arranca las cadenas de la muerte,

    la piedra oscura de la soledad,

    el paisaje mudo de los huesos,

    el clamor de la espada insumisa

    y mírame a los ojos.

     
  • viva el Fri30Mar18 Permalink
    Etiquetas: , , , piedra,   

    Lavandera mía 

    A mi madre.

    En la piedra de lavar,
    con las rodillas en tierra,
    veo su rostro brillar
    en el agua cristalina
    del arroyo de entresierras.
    Cuesta arriba con la ropa,
    luego humedecida y limpia
    tras esforzado trabajo,
    aunque se aprecia el cansancio,
    bajando la carretera
    con alegría camina,
    orgullosa y satisfecha
    con su hijo de la mano,
    él la mira y con ella se embelesa.

     
  • viva el Sun7May17 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , piedra   

    CAYENDO DEL BURRO 

    Otra de mis más tempranas experiencias tiene que ver con los burros y los abuelos. A veces no hay diferencia. Yo les tengo el mismo cariño. Para empezar se parecen en algo. Ambas especies son de pelo suave y son tozudos. Y se les quiere, a pesar de todo, se les quiere mucho. Mi memoria guarda una extraña imagen de aquel día porque el porrazo debió ser para dejarle a uno tonto -ahora me explico muchas cosas, la verdad. Yo iba montado en el burro de mi abuelo. No, esta vez no penséis mal, era de verdad su burro, no mi abuelo. Mi abuelo iba andando al lado, yo creo que un poco distraído, pero esto lo supongo, no lo sé. El caso en cuestión es que en menos de un segundo yo di un giro de 180 grados sobre la peluda panza del burro y caí de cabeza sobre el suelo, suelo de piedra y barro, por supuesto. Ni una maldita brizna de hierba había en la calle, como era corriente en los caminos, para almohadillar mi blandito coco de bebé, que aún no tenia bien cerrada la mollera. El rocín de mi abuelo era listo y afortunadamente paró en seco y no me remató con sus pezuñas. Así que, me libre del pateo. El que no pareció librarse del pateo verbal de mi madre fue su suegro, vamos, mi abuelo. “Pero como se le ocurre”, “Pa matar al niño”, “Está tonto” y en fin todas esas lindezas que se pueden descargar sobre el suegro, cuando la ha liado parda con un despiste y pierde de vista al inquieto mocoso al que le ha tocado cuidar ese aciago y rocinante día. Al parecer todo quedó en un susto. Ya me lo explico, la cara de mi abuelo no volvió a ser la misma, las orejas eran más grandes y peludas cada vez. Suaves y peludas como las de un platerillo silvestre. Y mi cabeza siempre ha conservado un promontorio en su cenit, duro como un ariete.

     
  • viva el Fri5May17 Permalink
    Etiquetas: , , , , piedra,   

    ARRASTRANDO EL CULO POR LA PIEDRA 

    Pues parece que se ha acabado esta forma de desplazamiento consistente y cómoda. Arrastrar el culo por el suelo ya no mola. Según cuentan las leyendas familiares, mi desplazamiento favorito era el arrastraculo, un tipo de movimiento consistente en dejarse el pañal pegado en el suelo junto con su contenido. Resulta que dependiendo de la superficie de fricción, puede ser algo guay o una puta -y literal- mierda. El cambio de casa trajo consigo una alta fricción: un suelo empedrado. De los de antes. Nada de gilipolleces modernas tipo microcemento con tacto de mármol rosado. Putas y jodidas piedras. Y pues, chico, pies para que os quiero. Milagro. El Niño anda.

     
    • peroratasymonsergas el Sab6May17 Permalink | Inicia sesión para responder

      :)

    • Alois Gutierrez el Vie12May17 Permalink | Inicia sesión para responder

      Definitivamente soy un fanático de los “enfants terribles”, ojo, pero no de todos. Siempre he pensado que los malos con éxito son malos inteligentes, porque ser malo y bruto es augurio de serios problemas para cualquiera que mezcle esos dos atributos, en tu caso creo que el éxito está asegurado, me gusta como manejas ese cinismo delicioso, irreverente, y que no guarda falsos respetos, de manera inteligente, acabas de ganarte un nuevo lector. Gracias por escribir, y sigue portándote mal por el bien de todos.

    • Alma el Lun15May17 Permalink | Inicia sesión para responder

      Entonces no hay límites para crecer personalmente, para descubrir nuestro interior profundo, nuestro yo universal que es exactamente la misma fuente
      de ese sentimiento.

  • viva el Mon6Mar17 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , piedra, , , , , , , ,   

    A MI HERMANO ANICETO 

    La luz terca y cansina de las siestas de La Mancha. Todo está sumergido en el formol del pasado, viejas que debieron morir hace mucho tiempo, cosen y rumian sus rezos a las puertas de las casas. La luz familiar de estas calles es la que se prende a los ojos y a la sangre, al polvo dinástico de las cosas. La luz amniótica que pasa como un río silencioso, hermanando orillas, lamiendo la piedra de las tapias, las ventanas enclavadas. La luz detenida de las cinco de la tarde, detenida en los relojes, en los olivos, en esos cerros comidos de intemperie, en el luto totémico y lustral de los arcángeles, en el bronce tullido de las torres pregoneras. Y cómo no pensar en la muerte bajo este sol tan familiar, tan aburrido, tan obstinadamente infancia. Esta luz ni tan siquiera encuentra una puerta abierta, una sombra en la que refugiarse, una casa en la que arder reconocida. Bajo este sol, vienes a enterrar al padre del amigo.

     
  • viva el Tue2Feb16 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , piedra, , , , , ,   

    A Manuel Moreno—la mitad quijotesca de mi sancho—… 

    A Manuel Moreno—la mitad quijotesca de mi sancho— por su ARMONÍA Y ESTRAGO publicado en Editorial Renacimiento (Sevilla, 2015)

    I

    Bien jóvenes descubrimos
    el ESTRAGO, la infamia,
    la piedra de Sol envenenada,
    el cáliz de heces, desalmado,
    la mosca en las heridas,
    la inútil oración de los vencidos…

    Tan sólo nos quedaba la palabra…

    Y escribimos con lágrimas de sangre
    un salmo de cristal y meteoros,
    el acerado himno de las sombras,
    la descarnada balada del amor,
    la invencible oda de sol
    de la ARMONÍA.

    II

    Nuestras máscaras son un espejo: lo que hay dentro hoy, estuvo fuera ayer; y ayer estaba dentro, lo que hoy sale hacia afuera. El tuétano de cada uno, son las almas de los demás que pasan por el prisma de nuestra apariencia. Cada poeta es esencia de sus poetas, o dicho de otra forma, la sombra chinesca de sus huesos. La cicatriz del presente es dolor y goce infringido que nos devolvemos, multiplicado o dividido, por nuestras especulares máscaras. Así, sembramos cada día, mutuamente y en soledad, el verso robado de nuestra panegírica elegía.

    Salud, hermano.

     
    • Manuel Moreno el Mar2Feb16 Permalink | Inicia sesión para responder

      Hermano, gracias emocionadas, ya me hubiera gustado a mí ser el autor de unos cuantos de los versos que escribes en mi semblanza poética. Tan solo nos quedaba la palabra, pero ahora nos queda la amistad. Abrazo interminable.

      • Ahasvero el Mar2Feb16 Permalink | Inicia sesión para responder

        De nada, hermano. Pero no es cierto que no sean tuyos los versos, yo sólo he reflejado -incluso copiado- los versos de tu libro para esa semblanza. Sólo son una sombra chinesca de tus huesos en ARMONÍA Y ESTRAGO, como ya he dicho antes. Infinitos abrazos.

  • viva el Tue2Feb16 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , piedra, , , , , ,   

    SEMBLANZA Y POÉTICA A Manuel Moreno—la mitad quijotesca… 

    SEMBLANZA Y POÉTICA

    A Manuel Moreno—la mitad quijotesca de mi sancho— por su ARMONÍA Y ESTRAGO publicado en Editorial Renacimiento (Sevilla, 2015)

    I

    Bien jóvenes descubrimos
    el ESTRAGO, la infamia,
    la piedra de Sol envenenada,
    el cáliz de heces, desalmado,
    la mosca en las heridas,
    la inútil oración de los vencidos…

    Tan sólo nos quedaba la palabra…

    Y escribimos con lágrimas de sangre
    un salmo de cristal y meteoros,
    el acerado himno de las sombras,
    la descarnada balada del amor,
    la invencible oda de sol
    de la ARMONÍA.

    II

    Nuestras máscaras son un espejo: lo que hay dentro hoy, estuvo fuera ayer; y ayer estaba dentro, lo que hoy sale hacia afuera. El tuétano de cada uno, son las almas de los demás que pasan por el prisma de nuestra apariencia. Cada poeta es esencia de sus poetas, o dicho de otra forma, la sombra chinesca de sus huesos. La cicatriz del presente es dolor y goce infringido que nos devolvemos, multiplicado o dividido, por nuestras especulares máscaras. Así, sembramos cada día, mutuamente y en soledad, el verso robado de nuestra panegírica elegía.

    Salud, hermano.

     
    • Manuel Moreno el Mar2Feb16 Permalink | Inicia sesión para responder

      Hermano, gracias emocionadas, ya me hubiera gustado a mí ser el autor de unos cuantos de los versos que escribes en mi semblanza poética. Tan solo nos quedaba la palabra, pero ahora nos queda la amistad. Abrazo interminable.

      • Ahasvero el Mar2Feb16 Permalink | Inicia sesión para responder

        De nada, hermano. Pero no es cierto que no sean tuyos los versos, yo sólo he reflejado -incluso copiado- los versos de tu libro para esa semblanza. Sólo son una sombra chinesca de tus huesos en ARMONÍA Y ESTRAGO, como ya he dicho antes. Infinitos abrazos.

  • viva el Mon8Jun15 Permalink
    Etiquetas: , piedra   

    Una piedra lanzada con fe sabe caminar sobre… 

    Una piedra lanzada con fe, sabe caminar sobre las aguas.

     
  • viva el Wed9Apr14 Permalink
    Etiquetas: , piedra   

    Las montañas son las olas de un mar… 

    Las montañas son las olas de un mar que se quedó de piedra.

     
  • viva el Mon16Sep13 Permalink
    Etiquetas: piedra   

    No se sube en piedra lisa 

    No se sube en piedra lisa…

     
  • viva el Sun13Jan13 Permalink
    Etiquetas: , , , , , piedra   

    EXT. FAROL EN LA ESQUINA. NOCHE 

    Farol en la esquina,
    anocheciendo en la ciudad antigua,
    farol en la esquina,
    gente mirando de espaldas,
    farol en la esquina,
    nada pido al azul del cielo,
    farol en la esquina,
    piedra sobre piedra,
    farol en la esquina.

     
  • viva el Thu20Dec12 Permalink
    Etiquetas: piedra   

    No se sube en piedra lisa 

    “No se sube en piedra lisa” ;)

     
  • viva el Sun9Sep12 Permalink
    Etiquetas: , , , , , piedra, ,   

    Día de campo Voy a perseguirte con los… 

    Día de campo

    Voy a perseguirte con los galgos
    hasta despellejar tus pulmones
    y rodearte con el lazo entre las patas
    para montarte en pelo hasta el agotamiento

    te esquilaré con tijera bien desafilada

    ya bien peladita pondré mi marca
    con hierro candente entre tus nalgas

    y en la cama ya extenuada de sexo
    iré con mi daga directo a tu corazón
    para que desangres lentamente

    y cuando quedes seca como piedra
    te voy a despellejar
    (quizás antes de clavarte el puñal)

    y como el aire de campo me da apetito
    hundiré horquetas sobre tierra firme
    y por debajo brasas de noble madera
    para asarte parsimoniosamente

    cuando estés a punto te masticaré gustoso
    haré bolos con tu carne ensalibada
    y los escupiré bien lejos

    seré despiadado

    te lo mereces amor

     
  • viva el Wed18Jul12 Permalink
    Etiquetas: , , , piedra   

    Mientras los alquimistas intentaban descubrir la piedra filosofal… 

    Mientras los alquimistas intentaban descubrir la piedra filosofal descubrieron el paragón llamado piedra de toque o jaspe de Egipto, una piedra cuya utilidad era saber cual era el grado de pureza de un objeto de oro. Paragón venía del italiano paragonare (someter al oro a la piedra de toque) y esta a su vez del griego parakonein “aguzar”, “afilar”, “sacar punta”, derivado de akoné “piedra de afilar”, “piedra pómez”. En el siglo XVI pasó a significar comparación ganando una “n” y quedando en “parangón” aunque la RAE admite las dos formas.

     
  • viva el Thu14Jun12 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , piedra, , ,   

    JUAN RAMÓN JIMÉNEZ 

    LLUVIA DE OTOÑO
    (Llueve, llueve dulcemente…)

    … El agua lava la yedra;
    rompe el agua verdinegra;
    el agua lava la piedra…
    Y en mi corazón ardiente,
    llueve, llueve dulcemente

    Esté el horizonte triste;
    ¿el paisaje ya no existe?;
    un dia rosa persiste
    en el pálido poniente…
    Llueve, llueve dulcemente.

    Mi frente cae en mi mano
    ¡Ni una mujer, ni un hermano!
    ¡Mi juventud pasa en vano!
    -Mi mano deja mi frente…-
    ¡Llueve, llueve dulcemente!

    ¡Tarde, llueve; tarde, llora;
    que, aunque hubiera un sol de aurora
    no llegará mi hora
    luminosa y floreciente!
    ¡Llueve, llora dulcemente!

     
    • todoennuestracabeza el Vie15Jun12 Permalink | Inicia sesión para responder

      Grande Juan Ramón Jiménez, resulta que Dalí lo insultaba y despreciaba su poesía… Pobrecillo, no sabía mirar más allá del Surrealismo.

  • viva el Thu14Jun12 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , piedra, , ,   

    LLUVIA DE OTOÑO 

    LLUVIA DE OTOÑO

    (Llueve, llueve dulcemente…)

    … El agua lava la yedra;
    rompe el agua verdinegra;
    el agua lava la piedra…
    Y en mi corazón ardiente,
    llueve, llueve dulcemente

    Esté el horizonte triste;
    ¿el paisaje ya no existe?;
    un dia rosa persiste
    en el pálido poniente…
    Llueve, llueve dulcemente.

    Mi frente cae en mi mano
    ¡Ni una mujer, ni un hermano!
    ¡Mi juventud pasa en vano!
    — Mi mano deja mi frente… —
    ¡Llueve, llueve dulcemente!

    ¡Tarde, llueve; tarde, llora;
    que, aunque hubiera un sol de aurora
    no llegará mi hora
    luminosa y floreciente!
    ¡Llueve, llora dulcemente!

    Juan Ramón Jiménez

     
    • todoennuestracabeza el Vie15Jun12 Permalink | Inicia sesión para responder

      Grande Juan Ramón Jiménez, resulta que Dalí lo insultaba y despreciaba su poesía… Pobrecillo, no sabía mirar más allá del Surrealismo.

  • viva el Fri10Feb12 Permalink
    Etiquetas: , , , , , piedra, ,   

    Pero no por ello soy débil pues puedo… 

    Pero no por ello soy débil, pues puedo arrancar la piedra de la tierra, y elevar en una pared azul de la base del mar, apagar el mas temible de los elementos, con un simple silbido, y aun cuando me junto con otro como yo, nos enzarzamos en una espiral de destrucción, ya sea sobre la tierra o sobre el mar.
    Yo soy, un Soldado del Viento.
    PD: Buenos días a todxs, hoy se me han pegado las sabanas, y debo salir volando.

     
  • viva el Thu26Jan12 Permalink
    Etiquetas: , , piedra   

    Piedra en el suelo Estrella fugaz que se… 

    Piedra en el suelo:
    Estrella fugaz
    que se quedó
    Dormida.

     
  • viva el Tue8Feb11 Permalink
    Etiquetas: , piedra   

    Escalopa 

    Escalopa: filete huidizo de caballo, duro como la piedra.

     
  • viva el Tue8Feb11 Permalink
    Etiquetas: , piedra   

    Escalopa: filete huidizo de caballo, dur… 

    Escalopa: filete huidizo de caballo, duro como la piedra.

     
  • viva el Wed17Dec08 Permalink
    Etiquetas: piedra,   

    La nariz… 

    La nariz es lo menos permanente del rostro humano, aun cuando esté representada en mármol o piedra.

     
  • viva el Sun14Dec08 Permalink
    Etiquetas: , , piedra,   

    RAMÓN 

    Toros: moderno teatro griego: asiento de piedra y tragedia en la escena.

     
  • viva el Sun14Dec08 Permalink
    Etiquetas: , piedra,   

    Toros 

    Toros: moderno teatro griego: asiento de piedra y tragedia en la escena.

     
  • viva el Mon8Sep08 Permalink
    Etiquetas: , , , piedra, , Sakhrat   

    Sakhrat 

    Esta es la piedra sagrada, una simple esquirla de la cual dota al poseedor con un poder extraordinario. Es de un color esmeralda intenso cuyo reflejo convierte al cielo en azul…

     
  • viva el Thu15May08 Permalink
    Etiquetas: Montserrat, piedra, Serra   

    Serra 

    Lance su piedra al sambori y comience a saltar…

     
  • viva el Fri4Apr08 Permalink
    Etiquetas: , , , , , piedra, , , , ,   

    Silencio 

    Hace tiempo que dejé de pensar, no obedecía a nada, empecé a mover piedras, a morder el polvo. Me sangraban las manos, me ardía el cuerpo, porque el odio tiene esa textura…
    ¿Resignarme a lo mas evidente? ¿que te fuiste sin despedirte?, no, ahora no se oía ni un llanto, ni el mas leve sollozo. Solo silencio. Todo me parece tan lejano, ya solo quedan los recuerdos y un sentimiento latente a cada piedra que levanto, cada recuerdo que destapo. Intentan convencerme de que salga de allí, que si sigo seré yo quien salga herida, mas que me importa.
    Dime ¿Qué me queda? Solo el dolor y una rabia que no sabe por donde salir y esa sonrisa en tus labios rodeado de sangre, aniquilando poco a poco mi corazón.

     
  • viva el Sun18Nov07 Permalink
    Etiquetas: , piedra   

    Para escribir de la piedra tropiece primero en… 

    Para escribir de la piedra, tropiece primero en ella. Dos veces.

     
  • viva el Sun21Oct07 Permalink
    Etiquetas: , piedra   

    Domingo 

    Domingo: perro corriendo detrás de una piedra lanzada.

     
  • viva el Mon8Oct07 Permalink
    Etiquetas: , , , , piedra, , ,   

    Teniente genocida ahasvero 

    EL loco estaba tirando piedras a diestra y siniestra…como si arrojara sus penas..
    Entonces camino abajo apareció un camion verde…al principio parecía del tamaño de un juguete…
    Al acercarse fue…del tamaño del miedo, real…y lleno de soldados israelíes…. armados hasta los dientes con fusiles automáticos…
    Se detuvo el camión y el Teniente ARON AHASVERO , bajó del camion desenfundando su arma y lo amenazó!
    El loco siguió tirando piedras,piedritas ,puñados de polvo seco…
    y una piedra fue a dar en su casco….
    Ofuscado..enfurecido gritó INTIFADA!! TERRORISTA!! y le vació el cargador ….
    (Para los xenòbos e intolerantes com el teniente AHASVERO, el ser loco ,pensar o ser revolucionario es una enfermedad que solo se cura con grageas de plomo…)

     
    • Ahasvero el Mar9Oct07 Permalink | Inicia sesión para responder

      Hay una cosa que no entiendo del cuento: ¿las palabras de Ahasvero son grageas de plomo y las palabras del loco apenas polvo?

      No insultes la inteligencia del público.

  • viva el Wed16May07 Permalink
    Etiquetas: , , piedra, , ,   

    XXXI 

    Oh los cinco sentidos de la dicha.
    Oh los cinco sinsentidos del pertrecho
    que sin sentido dan al mismo cuadrilátero.

    Piedra de toque, concebidor sublime,
    por sus cinco costados mayoría
    de creadores labios derramados.

    Vaporosa inocencia de inocencias,
    si, acaso, no deduces tus vísceras
    de esta pura aritmética, verás como
    te atildan los minutos, las puertas,
    los emjambres.

    Oh los sentidos de la dicha,
    cenitales, dolentes, ochaneros,
    en posición fetal se devanean
    por un tildón de brasas,
    anhelantes de estar en el sinsueño.

     
  • viva el Fri9Mar07 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , Ibis, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , piedra, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    Aforismos (Leonardo da Vinci) 

    Atención: fichero muy grande, pulse en el título para verlo. (Más …)

     
  • viva el Tue6Mar07 Permalink
    Etiquetas: , , , piedra, , , ,   

    Conjunción 

    Es necesario frotar las palabras de la lámpara. ¿Y si aparece el genio? No son como un Matrimonio pero a veces te sorprende el Objeto: ¿es una Piedra o el Sello de Salomón? Depende de la luz del Sol.

     
  • viva el Tue27Feb07 Permalink
    Etiquetas: , piedra   

    Abadir 

    No te hagas el águila o te doy con la piedra

     
  • viva el Tue13Feb07 Permalink
    Etiquetas: , , , andrógino, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , piedra, , , , ,   

    Alquimia 

    Alquimia es la ablución del águila, tan necesaria para que sus alas den al andrógino la sustancia de un ángel entre los animales que graznan en este árbol anidado, a partes iguales, por el asno y el caballero.
    Es el caos del color del corazón y la cruz para el despedazamiento, en el que hacer la digestión es como tragarse a un dragón vomitando fuego en la escalera invertida de un ave Fénix que resurge y vuela de flor en flor por todo el globo, anunciando su gráfico caminar de letras hacia la luna.
    Es el mandala sagrado de Mercurio, que en su multiplicidad de niño vuela como un pájaro, y convierte a una piedra en sutil primera materia, no tanto por sus procesos físicos, sino por la bondad infinita de la rueda, serpiente cuyo signo y destino es un sol único y ternario.

     
  • viva el Fri19Jan07 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , piedra, , , , , , , , , , , , , , , ,   

    ALFONSO TIPODURO 

    Es extraño las circunstancias que pueden llevarle a uno a hacer esas cosas. Quizás, si lo hubiera pensado seriamente, no estaría aquí. Pero ya no valen las lamentaciones. Estaba realmente en el Tíbet, aunque ni rastro de Leonard por ningún sitio, excepto en mi iPod, del que nunca me separo. Es como si los sueños siempre se cumplieran al revés. Yo tenía que venir aquí a desaparecer después de haber hecho el trabajito, no precisamente a terminar el trabajito. Y ahora ¿A dónde voy yo después? Las Bahamas no son tan baratas. Miró a través de la ventana del hotel -si es que podía llamarse así a esta covacha donde se alojaba- y vio pasar a un monje calvo con gafas de culo de vaso y dientes de roedor. Hombre, ese sí que ha venido -pensó, dibujando de nuevo su estúpida sonrisa. Este es un buen augurio -pensé.

    En la recepción le habían dejado una nota. Se mosqueó. Quién coño sabía que estaba allí. Alguien sabía sus intenciones y ahora tendría que cambiar de nuevo sus planes. ¿No habrás sido tú, eh, imbécil? Abrió el sobre. Contuvo la respiración. Un telegrama de su jefe. Menos mal. Respiró. En él le indicaba el contacto que le llevaría a la casa de Alfredo en el Tíbet. Llevará una bufanda blanca y zapatos granates acharolados. Cuando acabes de leer este telegrama estará esperándote en la recepción. Él te conducirá hasta la casa. Qué jodío, el tío. Lo tiene todo controlado. Efectivamente allí estaba un tipo flaco y estirado que, con unos gestos afectados, le indicaba la salida. Y efectivamente, llevaba bufanda blanca y zapatos granates acharolados. El resto era bastante oscuro en él.
    Abrió el coche negro que esperaba en la puerta y le hizo sentarse en la parte de atrás. Sin mediar palabra alguna el oriental arrancó el coche y se dirigió a la salida más estrecha de la plaza. El camino era largo y atravesamos varios tramos de bosque y prados pedregosos. La verdad es que el paisaje era reconfortante, tal y como yo lo había imaginado. El cielo era de un azul imposible y el aire era tan limpio que dolía respirarlo. No había estorbos. No había edificios. No había basura. No había imbéciles. Nada que ver con Madrid. Sólo esas montañas blancas de fondo.

    Abrió la ventanilla hasta que el frío penetró en sus pulmones. Le dolía el pecho de tanto camel y tanta mierda de Madrid pero aguantó las gélidas bocanadas de aire. El tipo estirado le miraba de reojo por el retrovisor. Esto le incomodó un poco pero trató de olvidarlo. Parecía sonreír con esa enigmática sonrisa de los orientales tan distinta a la de los occidentales. Qué hubiera pensado la Gioconda. Nunca sabes que piensan estos tíos. Es una sonrisa servil y a la vez asesina y traicionera. Después de todo, tampoco va a ser un chollo vivir en el Tíbet -pensé. No soportaría esa sonrisa todo el rato. En todas las caras. Centuplicándose a cada paso. Mientras divagaba vi pasar una especie de caravana de búfalos o algo por el estilo –he de confesar que yo no distingo una vaca de un burro. Esos campesinos de duras arrugas no parecen sonreír así -pensé. Y me tranquilicé de mis inquietantes zozobras anteriores. Por poco tiempo. Enseguida comenzaron otras.
    De nuevo nos internamos en un bosque y esta vez el camino se hizo más incómodo. El coche se atascaba de vez en cuando. Me temía lo peor. Me veía empujando. Menudo fastidio. El oriental, en cambio, no parecía preocuparse. Seguía impasible con esa sonrisa servil y traicionera a la vez, aunque el coche patinara como un conejo en una pista de hielo. Así que me relajé. Justo en ese momento el coche paró. No. Mierda. Me lo temía. Cogí los guantes, dispuesto a empujar. El oriental bajó y para mi sorpresa y alivio me indicó con gestos que habíamos llegado. Señaló con el brazo hacia un claro del bosque y también que debía seguir a pie. Una casa se adivinaba a medio kilómetro de allí. El tipo se metió en el coche y dando media vuelta se alejó de nuevo por el mismo camino que había venido. Mi auténtica sonrisa de estúpido se congeló en mi cara.

    Llegué a la casa. No era la entrada principal sino una trasera. Era una especie de cabaña de pastores. Una casa de piedra y madera. No una tienda de pastores nómadas de piel de búfalo, como las que había visto en el camino. Aproveché para fisgonear un poco antes de decidirme a entrar. Algo me estaba mosqueando. Me sentía observado, quizás desde el bosque o desde dentro de la casa misma. Busqué en las dos ventanas que estaban a mi vista. No parecía haber nadie en ellas. Busqué en mi bolsillo para asegurarme de que mi pipa seguía allí. Fiel a su cita. Bueno, ya no queda otra cosa que entrar. Así que lo hice. Llamé a la puerta educadamente. Como un occidental. La puerta estaba abierta y cedió a mis coscorrones. Nadie parecía darse por enterado. No contestaba nadie. ¿Hola? -dije. ¿Hola? ¿Hay alguien? Fui pasando lentamente por el oscuro lugar hacia otra puerta. Era la que más luz parecía ofrecer. Igualmente sin ningún resultado. ¿Alfredo? ¿Hay alguien? Recorrí toda la casa, no era grande, apenas unas cuantas estancias. Nadie por aquí. Nadie por allí. Nadie. ¿Qué coño de broma es esta? -pensé. Así que salgo de nuevo, esta vez a la puerta principal. Justo delante de la puerta tropiezo con un cadáver. ¡Joder!
    El cadáver está boca abajo. Una nota en su espalda escrita en mayúsculas y en perfecto español dice: Por favor, no hables de mí. Y firma Nicolette. Mi frase favorita. Mi jodida frase favorita. Qué coño es todo esto. Qué clase de broma macabra me están gastando. Levanto un poco el cadáver para ver su cara. Ni idea. No conozco a este tío. Bonita situación. A ver qué hago yo ahora. Lejos de toda civilización. Sin ningún medio de transporte. Sin teléfono. Sin saber dónde estoy. Sin nada de nada. Con un cadáver que no se quién es, ni quién coño lo ha matado, ni porqué. Definitivamente algo funciona al revés.
    Lo más gracioso de todo es que al tranquilizarme y volver a examinar la escena del crimen -como dicen- me percato de un maletín bajo sus piernas. Y ¿A que no adivinas, imbécil, que contiene el maletín? Un jodido millón de euros en billetes pequeños. ¿El jodido millón de euros que mi jefe me había prometido por el trabajito? -pienso. No puede ser. Yo tenía que ver a Alfredo para acabar el trabajito con él. Se supone que no había nadie muerto todavía. Que no iba a tener el millón hasta que no hubiera llegado a mi jefe la prueba del finamiento del canalla. En ese jodido momento me entran unas ganas enormes de cagar. Lo que faltaba. Vuelvo al bosque -no voy a hacerlo en la casa- y mientras -pienso- podré vigilar al cadáver desde lejos -aunque no creo que vaya a coger el maletín y a salir corriendo. Cuál no será mi sorpresa cuando en plena faena depositiva veo volver al oriental en el coche negro hasta la mismísima puerta de la casa -el muy capullo- y tranquilamente comienza a recoger el cadáver, el maletín y no se qué otra cosa más -vaya despiste el mío- como si se tratase de un atrezzo de teatro. Sin inmutarse lo más mínimo, el tío. Tengo que alcanzarle -pienso. No tengo papel para limpiarme y, con las prisas, utilizo la nota de la tal Nicolette -vaya día que llevo, joder. Arranca el buga y se va con el fiambre y el maletín y … lo que sea. Así de fresco. Sin más explicación. Ahora sí que no entiendo nada. Así que voy a sacar mi pipa para hacer un disparo y avisarle para que no me deje aquí colgado, cuando me doy cuenta de que me he dejado la pistola al lado del cadáver. Mierda, mierda y mil veces mierda. Esa era la otra cosa que ha cogido del suelo el muy ladino. No tienes remedio, Sonso -me digo a mí mismo sintiéndome el más estúpido de los hombres.
    Es inútil contar cómo y cuánto tiempo me llevó salir de allí, gracias a los pastores nómadas del Himalaya. El caso es que consigo volver al hotel-covacha pero de inmejorables vistas. En la recepción me avisan de que la policía está esperando en mi habitación. La cagaste -pienso. La cagaste burlancaster. Pero no. Si realmente tuvieran algo contra mí, no estarían avisándome ahora de ello -pienso. Así que decido subir a mi magnífica suite con vistas al Everest. No tengo nada que esconder, ni que temer. Yo no he hecho nada ilegal. Todavía. Lo mejor es comportarse con sangre fría y averiguar qué quieren, qué saben o qué quieren saber. No voy a salir corriendo y acusarme de esta forma de algo que no he hecho. Mientras voy mascando estos razonamientos, oigo una acalorada discusión en el fondo del pasillo, justo en donde se encuentra mi habitación. Mosqueo… ¿Será en mi habitación? Para asegurarme me escondo tras un saliente del pasillo y espero oculto en la oscuridad. La discusión sube de tono y puedo distinguir con relativa claridad dos timbres diferentes de hombre y uno de mujer. Todos hablando -mejor dicho gritando- en oriental. Ni pajolera idea de qué, pero, ahora sí, estoy seguro que es en mi habitación. Vaya, alguien está organizando una fiestecita tibetana, con chica y todo, en mi suite. Sin contar conmigo y ni siquiera me invitan -pienso. O tal vez sí. ¿No me estaban esperando? ¿Seré el invitado o el anfitrión? De pronto dos disparos me dejan más tieso que el rabo de un potro en celo. Se acabó la fiesta. ¿Son los cohetes finales? ¿O más bien la fiesta sólo acaba de empezar? Silencio. Nadie parece tener nada que celebrar. La discusión ha cesado. Durante un largo rato, que a mí me parece interminable, no se oye nada. Nadie parece darse por aludido. Ni siquiera el recepcionista o la seguridad del hotel. Nadie acude. Nadie escapa. Nadie grita. Ninguna sirena. Nada. ¿Estarán todos muertos, joder? De nuevo mi oportuna incontinencia, esta vez de carácter mingitorio. Aguanto como sea, pero yo no me muevo de aquí hasta que sepa a qué atenerme.

     
  • viva el Fri19Jan07 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , piedra, , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    PFNHDM 5.UN TIPO NORMAL EN UN SITIO ESPECIAL 

    monje Es extraño las circunstancias que pueden llevarle a uno a hacer esas cosas. Quizás, si lo hubiera pensado seriamente, no estaría aquí. Pero ya no valen las lamentaciones. Estaba realmente en el Tíbet, aunque ni rastro de Leonard por ningún sitio, excepto en mi iPod, del que nunca me separo. Es como si los sueños siempre se cumplieran al revés. Yo tenía que venir aquí a desaparecer después de haber hecho el trabajito, no precisamente a terminar el trabajito. Y ahora ¿A dónde voy yo después? Las Bahamas no son tan baratas. Miró a través de la ventana del hotel -si es que podía llamarse así a esta covacha donde se alojaba- y vio pasar a un monje calvo con gafas de culo de vaso y dientes de roedor. Hombre, ese sí que ha venido -pensó, dibujando de nuevo su estúpida sonrisa. Este es un buen augurio -pensé.

    En la recepción le habían dejado una nota. Se mosqueó. Quién coño sabía que estaba allí. Alguien sabía sus intenciones y ahora tendría que cambiar de nuevo sus planes. ¿No habrás sido tú, eh, imbécil? Abrió el sobre. Contuvo la respiración. Un telegrama de su jefe. Menos mal. Respiró. En él le indicaba el contacto que le llevaría a la casa de Alfredo en el Tíbet. Llevará una bufanda blanca y zapatos granates acharolados. Cuando acabes de leer este telegrama estará esperándote en la recepción. Él te conducirá hasta la casa. Qué jodío, el tío. Lo tiene todo controlado. Efectivamente allí estaba un tipo flaco y estirado que, con unos gestos afectados, le indicaba la salida. Y efectivamente, llevaba bufanda blanca y zapatos granates acharolados. El resto era bastante oscuro en él.
    Abrió el coche negro que esperaba en la puerta y le hizo sentarse en la parte de atrás. Sin mediar palabra alguna el oriental arrancó el coche y se dirigió a la salida más estrecha de la plaza. El camino era largo y atravesamos varios tramos de bosque y prados pedregosos. La verdad es que el paisaje era reconfortante, tal y como yo lo había imaginado. El cielo era de un azul imposible y el aire era tan limpio que dolía respirarlo. No había estorbos. No había edificios. No había basura. No había imbéciles. Nada que ver con Madrid. Sólo esas montañas blancas de fondo.

    Abrió la ventanilla hasta que el frío penetró en sus pulmones. Le dolía el pecho de tanto camel y tanta mierda de Madrid pero aguantó las gélidas bocanadas de aire. El tipo estirado le miraba de reojo por el retrovisor. Esto le incomodó un poco pero trató de olvidarlo. Parecía sonreír con esa enigmática sonrisa de los orientales tan distinta a la de los occidentales. Qué hubiera pensado la Gioconda. Nunca sabes que piensan estos tíos. Es una sonrisa servil y a la vez asesina y traicionera. Después de todo, tampoco va a ser un chollo vivir en el Tíbet -pensé. No soportaría esa sonrisa todo el rato. En todas las caras. Centuplicándose a cada paso. Mientras divagaba vi pasar una especie de caravana de búfalos o algo por el estilo –he de confesar que yo no distingo una vaca de un burro. Esos campesinos de duras arrugas no parecen sonreír así -pensé. Y me tranquilicé de mis inquietantes zozobras anteriores. Por poco tiempo. Enseguida comenzaron otras.
    De nuevo nos internamos en un bosque y esta vez el camino se hizo más incómodo. El coche se atascaba de vez en cuando. Me temía lo peor. Me veía empujando. Menudo fastidio. El oriental, en cambio, no parecía preocuparse. Seguía impasible con esa sonrisa servil y traicionera a la vez, aunque el coche patinara como un conejo en una pista de hielo. Así que me relajé. Justo en ese momento el coche paró. No. Mierda. Me lo temía. Cogí los guantes, dispuesto a empujar. El oriental bajó y para mi sorpresa y alivio me indicó con gestos que habíamos llegado. Señaló con el brazo hacia un claro del bosque y también que debía seguir a pie. Una casa se adivinaba a medio kilómetro de allí. El tipo se metió en el coche y dando media vuelta se alejó de nuevo por el mismo camino que había venido. Mi auténtica sonrisa de estúpido se congeló en mi cara.
    tienda
    Llegué a la casa. No era la entrada principal sino una trasera. Era una especie de cabaña de pastores. Una casa de piedra y madera. No una tienda de pastores nómadas de piel de búfalo, como las que había visto en el camino. Aproveché para fisgonear un poco antes de decidirme a entrar. Algo me estaba mosqueando. Me sentía observado, quizás desde el bosque o desde dentro de la casa misma. Busqué en las dos ventanas que estaban a mi vista. No parecía haber nadie en ellas. Busqué en mi bolsillo para asegurarme de que mi pipa seguía allí. Fiel a su cita. Bueno, ya no queda otra cosa que entrar. Así que lo hice. Llamé a la puerta educadamente. Como un occidental. La puerta estaba abierta y cedió a mis coscorrones. Nadie parecía darse por enterado. No contestaba nadie. ¿Hola? -dije. ¿Hola? ¿Hay alguien? Fui pasando lentamente por el oscuro lugar hacia otra puerta. Era la que más luz parecía ofrecer. Igualmente sin ningún resultado. ¿Alfredo? ¿Hay alguien? Recorrí toda la casa, no era grande, apenas unas cuantas estancias. Nadie por aquí. Nadie por allí. Nadie. ¿Qué coño de broma es esta? -pensé. Así que salgo de nuevo, esta vez a la puerta principal. Justo delante de la puerta tropiezo con un cadáver. ¡Joder!
    El cadáver está boca abajo. Una nota en su espalda escrita en mayúsculas y en perfecto español dice: Por favor, no hables de mí. Y firma Nicolette. Mi frase favorita. Mi jodida frase favorita. Qué coño es todo esto. Qué clase de broma macabra me están gastando. Levanto un poco el cadáver para ver su cara. Ni idea. No conozco a este tío. Bonita situación. A ver qué hago yo ahora. Lejos de toda civilización. Sin ningún medio de transporte. Sin teléfono. Sin saber dónde estoy. Sin nada de nada. Con un cadáver que no se quién es, ni quién coño lo ha matado, ni porqué. Definitivamente algo funciona al revés.
    Lo más gracioso de todo es que al tranquilizarme y volver a examinar la escena del crimen -como dicen- me percato de un maletín bajo sus piernas. Y ¿A que no adivinas, imbécil, que contiene el maletín? Un jodido millón de euros en billetes pequeños. ¿El jodido millón de euros que mi jefe me había prometido por el trabajito? -pienso. No puede ser. Yo tenía que ver a Alfredo para acabar el trabajito con él. Se supone que no había nadie muerto todavía. Que no iba a tener el millón hasta que no hubiera llegado a mi jefe la prueba del finamiento del canalla. En ese jodido momento me entran unas ganas enormes de cagar. Lo que faltaba. Vuelvo al bosque -no voy a hacerlo en la casa- y mientras -pienso- podré vigilar al cadáver desde lejos -aunque no creo que vaya a coger el maletín y a salir corriendo. Cuál no será mi sorpresa cuando en plena faena depositiva veo volver al oriental en el coche negro hasta la mismísima puerta de la casa -el muy capullo- y tranquilamente comienza a recoger el cadáver, el maletín y no se qué otra cosa más -vaya despiste el mío- como si se tratase de un atrezzo de teatro. Sin inmutarse lo más mínimo, el tío. Tengo que alcanzarle -pienso. No tengo papel para limpiarme y, con las prisas, utilizo la nota de la tal Nicolette -vaya día que llevo, joder. Arranca el buga y se va con el fiambre y el maletín y … lo que sea. Así de fresco. Sin más explicación. Ahora sí que no entiendo nada. Así que voy a sacar mi pipa para hacer un disparo y avisarle para que no me deje aquí colgado, cuando me doy cuenta de que me he dejado la pistola al lado del cadáver. Mierda, mierda y mil veces mierda. Esa era la otra cosa que ha cogido del suelo el muy ladino. No tienes remedio, Sonso -me digo a mí mismo sintiéndome el más estúpido de los hombres.
    Es inútil contar cómo y cuánto tiempo me llevó salir de allí, gracias a los pastores nómadas del Himalaya. El caso es que consigo volver al hotel-covacha pero de inmejorables vistas. En la recepción me avisan de que la policía está esperando en mi habitación. La cagaste -pienso. La cagaste burlancaster. Pero no. Si realmente tuvieran algo contra mí, no estarían avisándome ahora de ello -pienso. Así que decido subir a mi magnífica suite con vistas al Everest. No tengo nada que esconder, ni que temer. Yo no he hecho nada ilegal. Todavía. Lo mejor es comportarse con sangre fría y averiguar qué quieren, qué saben o qué quieren saber. No voy a salir corriendo y acusarme de esta forma de algo que no he hecho. Mientras voy mascando estos razonamientos, oigo una acalorada discusión en el fondo del pasillo, justo en donde se encuentra mi habitación. Mosqueo… ¿Será en mi habitación? Para asegurarme me escondo tras un saliente del pasillo y espero oculto en la oscuridad. La discusión sube de tono y puedo distinguir con relativa claridad dos timbres diferentes de hombre y uno de mujer. Todos hablando -mejor dicho gritando- en oriental. Ni pajolera idea de qué, pero, ahora sí, estoy seguro que es en mi habitación. Vaya, alguien está organizando una fiestecita tibetana, con chica y todo, en mi suite. Sin contar conmigo y ni siquiera me invitan -pienso. O tal vez sí. ¿No me estaban esperando? ¿Seré el invitado o el anfitrión? De pronto dos disparos me dejan más tieso que el rabo de un potro en celo. Se acabó la fiesta. ¿Son los cohetes finales? ¿O más bien la fiesta sólo acaba de empezar? Silencio. Nadie parece tener nada que celebrar. La discusión ha cesado. Durante un largo rato, que a mí me parece interminable, no se oye nada. Nadie parece darse por aludido. Ni siquiera el recepcionista o la seguridad del hotel. Nadie acude. Nadie escapa. Nadie grita. Ninguna sirena. Nada. ¿Estarán todos muertos, joder? De nuevo mi oportuna incontinencia, esta vez de carácter mingitorio. Aguanto como sea, pero yo no me muevo de aquí hasta que sepa a qué atenerme.

     
  • viva el Wed22Nov06 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , piedra, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    ..un barco que navega por la vida cargado de genes… 

    El domingo por la mañana, un golpe seco despertó a Hilde. Era la carpeta de anillas, que había caído al suelo. Había estado tumbada en la cama leyendo acerca de Sofia y Alberto, que hablaban de Marx. Luego se había dormido boca arriba con la carpeta en el edredón. La lamparita que tenía sobre la cama había estado encendida toda la noche.
    El despertador en el escritorio marcaba las 8.59 con cifras verdes.
    Había soñado con grandes fábricas y ciudades llenas de humo y hollín. Sentada en una esquina, una niña vendía cerillas. Gente bien vestida, con largos abrigos, simplemente había pasado flotando.
    Al incorporarse en la cama se acordó de aquellos legisladores que despertarían en una sociedad hecha por ellos mismos. Ella podía estar contenta de vivir en Bjerkely.
    ¿Se habría atrevido a despertarse en Noruega sin saber en qué parte lo haría?
    Pero no sólo era cuestión del lugar donde despertaría. También podría haberse despertado en una época completamente distinta.
    En la Edad Media, por ejemplo, o en una sociedad de la Edad de Piedra de hace diez o veinte mil años. Hilde intentó imaginarse sentada delante de la puerta de una caverna. Tal vez estaría preparando una piel.
    ¿Como viviría una chica de quince años antes de que existiera lo que llamamos cultura? ¿Cómo habría pensado entonces?
    Hilde se puso un jersey, cogió la carpeta y se sentó para continuar la lectura de la larga carta de su padre.
    Justo en el instante en que Alberto acababa de decir »final del capítulo», alguien llamó a la puerta de la Cabaña del Mayor
    -¿No tenemos opción, verdad? -dijo Sofía.
    -Supongo que no gruñó Alberto.
    Fuera había un hombre muy viejo con pelo y larga barba blancos. En la mano derecha llevaba un bastón, y en la izquierda una gran lámina de un barco. A bordo de éste se podía ver toda clase de animales.
    -¿Y quién es este viejo señor? -interrogó Alberto.
    -Me llamo Noé.
    __Me lo imaginaba.
    -Tu propio progenitor, hijo mío. Pero supongo que ya no está de moda acordarse de los progenitores.
    ¿Qué llevas en la mano? -preguntó Sofía.
    __Es una lámina de todos los animales que se salvaron del gran diluvio. Toma, hija mía, es para ti.
    Sofía cogió la gran ilustración y el viejo dijo:
    -Tendré que ir a casa a regar mis parras…
    Dio un pequeño salto juntando los pies en el aire, de la forma que sólo saben hacerlo hombres muy mayores de muy buen humor.
    Sofía y Alberto volvieron a entrar y se sentaron. Sofía empezó a mirar la lámina, pero Alberto se la quitó con autoridad.
    -Primero vamos a centrarnos en las grandes líneas dijo.
    -Empieza.
    -Nos olvidamos de decir que Marx vivió los últimos treinta y cuatro años de su vida en Londres, adonde se trasladó en 1849, y murió en 1883. Durante todo ese período también vivió Charles Darwin en las afueras de Londres. Murió en 1882 y fue enterrado solemnemente en Westminster Abbey como uno de los grandes hijos de Inglaterra. Pero Marx y Darwin no sólo se cruzan en el tiempo y en el espacio. Marx intentó dedicar a Darwin la edición inglesa de su gran obra El capital, pero Darwin no accedió. Al morir Marx, al año siguiente de Darwin, su amigo Friedrich Engels dijo: «De la misma manera que Darwin descubrió las leyes del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió las leyes del desarrollo histórico de la humanidad».
    Entiendo.
    -Otro importante pensador que también deseaba relacionar su actividad con Darwin, fue el psicólogo Sigmund Freud. También él vivió el último año de su vida en Londres. Freud señaló que tanto la teoría de la evolución de Darwin, como su propio psicoanálisis habían supuesto un agravio al «ingenuo amor propio del ser humano».
    Son ya muchos nombres, pero estamos hablando de Marx, Darwin y Freud, ¿no?
    En un sentido más amplio se puede hablar de una corriente naturalista desde mediados del siglo XIX, hasta muy adentrado nuestro propio siglo. Por naturalismo se entiende un concepto de la realidad que no admite ninguna otra realidad que la naturaleza y el mundo perceptible. Un naturalista considera, por lo tanto, al hombre como una parte de la naturaleza. Un investigador naturalista se basará exclusivamente en hechos dados por la naturaleza, es decir, ni en especulaciones racionalistas, ni en ninguna otra forma de revelación divina.
    -¿Esto es válido para Marx, Darwin y Freud?
    -Decididamente sí. Las palabras clave de mediados del siglo pasado son «naturaleza», «ambiente», «historia»,
    «evolución» y «crecimiento». Marx había señalado que la ideología de los seres humanos es un producto de la base material de la sociedad. Darwin demostró que el ser humano es el resultado de un largo desarrollo biológico, y el estudio de Freud del subconsciente mostró que los actos de los hombres se derivan, a menudo, de ciertos instintos animales.
    -Creo que entiendo lo que quieres decir con «naturalismo» ¿pero no sería mejor hablar de una cosa cada vez?
    -Vamos a hablar de Darwin, Sofía. Supongo que te acordarás de que los presocráticos buscaban explicaciones naturales a los procesos de la naturaleza. De la misma manera que ellos tuvieron que librarse de las viejas explicaciones mitológicas, Darwin tuvo que librarse de la visión de la Iglesia sobre la creación de animales y hombres.
    ¿Pero fue en realidad un filósofo?
    __Darwin era biólogo e investigador de la naturaleza. Pero fue el científico de los tiempos modernos que más que ningún otro desafió la visión de la Biblia sobre el lugar del hombre en la Creación de Dios.
    -Entonces me vas a hablar un poco de la teoría de la evolución de Darwin, ¿no?
    -Empecemos con el propio Darwin. Nació en la pequeña ciudad de Shrewsbury en 1809. Su padre, el doctor Robert Darwin, era un conocido médico del lugar y muy severo en cuanto a la educación de su hijo. Cuando Charles era alumno del Instituto de Bachillerato de Shrewsbury, el director dijo de él que andaba por ahí hablando tonterías y presumiendo sin méritos, que no hacía absolutaniente nada útil. Por «útil» este director de instituto entendía aprenderse de memoria los verbos latinos y griegos. Con andar por ahí, quería decir que Charles iba y venía coleccionando escarabajos de todas clases.
    -Llegaría a arrepentirse de aquellas palabras.
    -También mientras estudiaba teología se interesaba más por cazar pájaros y atrapar insectos que por los estudios. No obtuvo, por tanto, buenos resultados en lo que a teología se refiere. Pero aparte de los estudios de teología logró labrarse cierta reputación como investigador de la naturaleza. También se interesó por la geología, que tal vez fuera la ciencia más expansiva de la época. Después de obtener su título de teología en Cambridge en el mes de abril de 1831, se puso a viajar por el norte de Gales para estudiar formaciones de piedras y fósiles. En el mes de agosto del mismo año, cuando tenía veintidós años, recibió una carta que marcaría el rumbo del resto de su vida…
    -¿Qué ponía en esa carta?
    -La carta venía de su amigo y profesor John Steven Henslow. Decía: «Me han pedido… recomendar a un investigador de la naturaleza para acompañar al capitán Fitzroy, que ha recibido el encargo del Gobierno de investigar el extremo sur de América. Yo dije que te consideraba a ti la persona más cualificada que conozco para encargarse de una tarea de esta clase. En cuanto a las condiciones de sueldo, no sé nada. El viaje durará dos años…».
    -¡Madre mía, todo lo que sabes de memoria!
    -Un detalle sin importancia, Sofía.
    -¿Y contestó que sí?
    -Se moría de ganas por aprovechar esta oportunidad, pero en aquella época los jóvenes no hacían nada sin el consentimiento de sus padres. Tras largas consideraciones, el padre dijo que sí, y al final sería él quien pagaría el viaje del hijo. En cuanto a las «condiciones de sueldo», resultó que no había tal cosa.
    -Ah…
    -El barco era el buque de guerra H.M.S Beagle. El 27 de
    Septiembre de 1831, salió de Plymouth rumbo a Sudamérica y no volvió a Inglaterra hasta el mes de octubre de 1836, lo que quiere decir que los dos años se convirtieron en cinco. Por otra parte, el viaje a Sudamérica se convirtió en una vuelta al mundo. Estamos ante el viaje científico más importante de los tiempos modernos.
    -¿Dieron realmente la vuelta al mundo?
    -Literalmente, sí. Desde Sudamérica continuaron viaje por el Pacífico hasta Nueva Zelanda, Australia y sur de Africa. Luego volvieron hasta Sudamérica, antes de regresar finalmente a Inglaterra. Darwin escribió que «el viaje en el Beagle ha sido, decididamente, el suceso más importante de mi vida».
    -No sería fácil ser investigador de la naturaleza en el mar.
    __Los primeros años, el Beagle navegaba bordeando la costa de Sudamérica, lo que proporcionó a Darwin una magnífica oportunidad para conocer el continente también por tierra. Importantísimas fueron también sus incursiones en las islas Galápagos en el Pacífico, al oeste de Sudamérica. Así pudo recoger y coleccionar un amplio material que se iba enviando a Inglaterra. No obstante, conservó para sí sus muchas reflexiones sobre la naturaleza y la historia de los seres vivos. Cuando volvió a su patria, con sólo 27 años era ya un famoso investigador de la naturaleza. Tenía ya en su mente una idea clara de lo que sería su teoría de la evolución. Pero pasarían muchos años hasta que publicara su obra más importante. Darwin era un hombre prudente, Sofía; como debe serlo un investigador de la naturaleza,
    -¿Cómo se titulaba esa obra?
    -Bueno, en realidad fue más de una. Pero el libro que incitó el debate más enardecido en Inglaterra fue “El Origen de las especies”, que salió en 1859. El título era: On the Origin of Species by Means of Natural Selection or the Preservation of Favoured Races in Struggle for Life. Este título tan largo resume toda la teoría de Darwin.
    -¿Y qué significa eso?
    -«El Origen de las especies mediante la selección natural y la supervivencia de las razas favorecidas en la lucha por la vida.»
    -Pues sí, ese título tiene mucho contenido.
    -Pero lo vamos a ver punto por punto. En el de las especies Darwin presentó dos teorías o tesis: En primer lugar dijo que todas las plantas y animales actuales descendían de formas anteriores más primitivas. Mantuvo que tiene lugar una evolución biológica. Y lo segundo que defendió fue que la evolución se debía a la «selección natural».
    -Porque sobreviven los más fuertes, ¿verdad?
    -Pero primero nos centraremos en la propia idea de la evolución. La idea en sí no era muy original. En determinados círculos, la fe en una evolución biológica había comenzado a extenderse ya desde principios del siglo XIX. El más influyente fue el zoólogo francés Lamarck. Y antes de él, el propio abuelo de Darwin, Erasmus Darwin, había insinuado que las plantas y los animales habían evolucionado de unas pocas especies primitivas. Pero ninguno de ellos había dado una explicación de cómo ocurre esa evolución y, por lo tanto, tampoco fueron peligrosos adversarios de los hombres de la iglesia.
    -Pero Darwin si lo fue.
    -Sí, y no sin razón. Tanto los hombres de la Iglesia, como muchos sectores de los ambientes científicos, se atenían a la doctrina de la Biblia. Según la cual las distintas especies de plantas y animales eran inalterables. La idea era que cada especie animal fue creada de una vez por todas mediante un determinado acto de creación. Esta visión cristiana también armonizaba con Platón y Aristóteles.
    ¿Cómo?
    -La teoría de las Ideas de Platón implicaba que todas las especies animales eran inalterables porque estaban formadas según las Ideas o formas eternas. El que las especies animales fueran inalterables constituía también una piedra angular en la filosofía de Aristóteles. No obstante, precisamente en la época de Darwin se realizaron varias observaciones y hallazgos que pusieron nuevamente a prueba las ideas tradicionales.
    -¿Qué observaciones y hallazgos fueron éstos?
    __En primer lugar, se encontraban cada vez más fósiles, y además se encontraron grandes restos de huesos de animales extinguidos. El propio Darwin se había asombrado por los hallazgos de restos de animales marinos tierra adentro. En Sudamérica, incluso en lo alto de los Andes, hizo hallazgos de este tipo. Sofía, ¿tú me puedes explicar esto?
    -No.
    -Algunos opinaban que simplemente las personas o los animales los habían tirado por allí. Otros pensaban que Dios había creado esos fósiles y restos de animales marinos. Sólo con el fin de engañar a los impíos.
    -¿Qué opinaba la ciencia?
    -La mayor pade de los geólogos defendió la «teoría de la crisis», en el sentido de que la Tierra había sido asolada varias veces por grandes inundaciones, terremotos y otras catástrofes que extinguieron toda clase de vida. También la Biblia narra una catástrofe de ese tipo. Estoy pensando en el diluvio y en el Arca de Noé. Con cada catástrofe, Dios había renovado la vida de la Tierra creando plantas y animales nuevos y más perfectos.
    ¿Y entonces los fósiles eran huellas de formas anteriores de vida, formas que se extinguieron tras alguna terrible catástrofe?
    -Exactamente. Se decía, por ejemplo, que los fósiles eran huellas de animales que no consiguieron sitio en el Arca de Noé. Pero cuando Darwin se marchó de Inglaterra en el Beagle, se llevó consigo el primer tomo de la obra Principios de Geología, del geólogo inglés Charles Lyell. Este científico opinaba que la geografía actual, con montañas altas y valles profundos, era el resultado de una evolución inmensamente larga y lenta. La idea era que cambios muy pequeños pueden conducir a enormes cambios geográficos, si se tienen en cuenta los grandísimos espacios de tiempo transcurridos.
    -¿En qué cambios pensaba él?
    -Pensaba en las mismas fuerzas que actúan hoy: el sol, el viento, la lluvia, la nieve, el deshielo, los terremotos y los elevamientos de la tierra. Se suele decir que la gota horada la piedra, no mediante la fuerza, sino mediante el continuo goteo. Lyell pensaba que esos cambios pequeños y graduales durante largos espacios de tiempo pueden llegar a transformar la naturaleza completamente. Pero esta tesis sola, no podía explicar por qué Darwin había encontrado restos de animales marinos en lo alto de los Andes, aunque él no abandonó nunca esta idea de que cambios pequeños y graduales podían dar lugar a grandes cambios, transcurridos ya espacios de tiempo inmensamente largos.
    -¿Pensaría que también se podía emplear una explicación parecida para la evolución de los animales?
    -Sí, se preguntaba precisamente eso. Pero como ya he indicado, Darwin era un hombre prudente, e hizo la pregunta mucho antes de atreverse a aventurar alguna respuesta. En este aspecto, emplea exactamente el mismo método que todos los verdaderos filósofos. Es importante preguntar, pero no siempre hay que tener prisa por contestar.
    -Entiendo.
    -Un factor decisivo de la teoría de Lyell era la edad de la Tierra. En la época de Darwin se suponía generalmente que habían pasado unos 6.000 años desde que Dios creara el mundo. Se había llegado a esa cifra contando las generaciones desde Adán y Eva hasta ese momento.
    -¡Qué ingenuidad!
    -Bueno, eso es fácil de decir para nosotros, ahora que tenemos tanta información. Darwin llegó a la conclusión de que la Tierra tenía unos 300 millones de años, pues una cosa quedaba totalmente clara, y era que ni la teoría de Lyell sobre la evolución gradual, ni la del propio Darwin tendrían ningún sentido si no se contaba con períodos enormemente largos.
    -¿Y qué edad tiene verdaderamente la Tierra?
    -Hoy sabemos que la Tierra tiene 4.600 millones de años,
    -Ya está bien…
    -Hasta ahora nos hemos centrado en uno de los argumentos de Darwin sobre la evolución biológica: la existencia estratificada de fósiles en las distintas capas de una montaña. Otro argumento era la repartición geográfica de las especies vivas. En este aspecto, el viaje de investigación del propio Darwin contribuyó con un material nuevo e inmensamente rico. Observó con sus propios ojos que, de una región a otra, las distintas especies animales podían distinguirse por muy pequeñas diferencias. Sobre todo hizo unas interesantes observaciones al respecto en las islas Calápagos, al oeste de Ecuador.

    -¡Cuéntame!
    -Estamos hablando de un denso grupo de islas volcánicas. Por lo tanto no había grandes diferencias ni en la fauna ni en la flora. Pero a Darwin le interesaban precisamente esas pequeñas diferencias que existían. En todas esas islas se topaba con tortugas gigantes, pero variaban un poco de isla a isla. ¿Verdaderamente había creado Dios una raza de tortugas gigantes distinta para cada una de las islas?
    -Lo dudo.
    -Aún más importantes fueron las observaciones que hizo Darwin sobre los pájaros en las Calápagos. Había claras diferencias de isla a isla entre las distintas clases de pinzones, por ejemplo en lo que se refiere a la forma del pico. Darwin demostró que estas variaciones estaban estrechamente unidas a lo que los pinzones comían en las distintas islas. El pinzón de tierra, de pico puntiagudo, se alimentaba de piñones; el pequeño pinzón cantor, de insectos; el pinzón carpintero, de insectos que cogía en los troncos y las ramas de los árboles… Cada una de las clases tenía un pico perfectamente adaptado a los alimentos que tomaba. ¿Provenían todos esos pinzones de la misma especie de pinzones? ¿Se había ido adaptando esa especie al entorno de las distintas islas, manera que al final habían aparecido nuevas especies de pinzones?
    -Tal vez llegara a esa conclusión.
    -Sí, quizás Darwin se convirtiera en «darvinista» precisamente en las islas Galápagos. También se dio cuenta de que la fauna en el pequeño archipiélago se parecía a mucha de la que había observado en América del Sur. ¿Podía ser que definitivamente Dios hubiera creado esos animales un poco distintos entre ellos, o es que había tenido lugar una evolución? Dudaba cada vez más de que
    las especies fueran inalterables. Pero aún no tenía ninguna explicación satisfactoria sobre cómo tal evolución o adaptación podía haberse producido. Quedaba aún otro argumento a favor de la teoría de que todos los animales de la Tierra estaban emparentados.
    -¿Cuál?
    -El que se refiere al desarrollo del feto en los mamíleros. Si se comparan fetos de perro, murciélago, conejo y ser humano en una fase temprana, son tan parecidos que casi no se percibe la diferencia. Hasta que el feto no está mucho más desarrollado, no se puede distinguir el feto humano del feto de conejo. Esto debería indicar que somos parientes lejanos, ¿no?
    -¿Pero seguía sin encontrar la explicación a cómo se había producido el desarrollo?
    -Reflexionaba constantemente sobre la teoría de Lyell de que los cambios minúsculos podían dar lugar a grandes variaciones después de espacios de tiempo inmensamente largos. Pero no encontró ninguna explicación que pudiera servir de principio universal. Conocía también la teoría del zoólogo francés Lamarck. Lamarck había señalado que cada una de las especies animales había evolucionado según sus necesidades. Las jirafas, por ejemplo, tenían el cuello tan largo porque durante muchas generaciones lo habían estirado con el fin de llegar a las hojas de los árboles. Lamarck opinaba que las cualidades que cada individuo va adquiriendo poco a poco gracias a sus propios esfuerzos también son heredadas por los hijos. No obstante, Darwin dejó esta teoría de las «cualidades adquiridas» a un lado, simplemente porque Lamarck no tenía ninguna prueba de sus atrevidas aseveraciones. Pero había otro aspecto, mucho más próximo, en el que Darwin pensaba cada vez más. Podríamos decir que tenía el propio mecanismo de la evolución de las especies delante de sus narices.
    Estoy esperando.
    -Pero prefiero que tú misma descubras ese mecanismo. Por eso te pregunto: si tienes tres vacas, pero sólo tienes comida para alimentar a dos de ellas, ¿qué harías entonces?
    -Puede que tuviera que sacrificar a una de ellas.
    -¿Sí…? ¿Y a qué vaca matarías?
    -Seguramente mataría a la vaca que diera menos leche.
    -¿Ah, sí?
    -Sí, es lógico.
    -Y precisamente eso es lo que la gente ha hecho durante miles de años. Pero no dejemos todavía a las dos vacas. Y si quisieras que una de ellas tuviera terneros, ¿a cuál de ellas elegirías para tenerlos?
    -A la que diera más leche, porque lo más seguro es que también el ternero se convirtiera en una buena vaca lechera.
    -De modo que prefieres las buenas vacas lecheras a las malas. Entonces bastará con un ejercicio más. Si vas de caza y tienes dos perros cazadores, pero tienes que deshacerte de uno de ellos, ¿con cuál de ellos te quedarías?
    Evidentemente me quedaría con el que fuera mejor cazador.
    -De esa manera favorecerías al perro cazador más hábil, ¿verdad? Y ése, Sofía, ha sido el procedimiento que ha utilizado la humanidad para criar animales durante más de diez mil años. Las gallinas no siempre han puesto cinco huevos a la semana, las ovejas no han tenido siempre tanta lana, y los caballos no han sido siempre tan fuertes y rápidos. La gente ha ido haciendo una selección artificial. Y lo mismo ha pasado dentro del reino vegetal. No se siembran patatas malas si se tiene acceso a mejores semillas. Nadie se ocupa de cortar espigas que no llevan trigo. El punto clave de Darwin es que ninguna vaca, ninguna espiga de trigo ningún perro o ningún pinzón son idénticos a otros ejemplares de su misma especie. La naturaleza muestra un enorme abanico de variaciones, incluso dentro de la misma especie ningún individuo es idéntico a otro. De eso seguramente te diste cuenta cuando probaste la bebida azul.
    -Ya lo creo.
    -Darwin tuvo que preguntarse a sí mismo: ¿podría exisitir un mecanismo semejante también en la naturaleza? ¿Podría ser que la naturaleza realizara una «selección natural» de individuos «aptos» para vivir? Y finalmente, pero no por ello menos importante: ¿podría un mecanismo de ese tipo crear muy a la larga especies totalmente nuevas de animales y plantas?
    -Me imagino que la respuesta es que sí.
    -Darwin seguía sin poderse imaginar del todo cómo se podía realizar tal «selección natural». Pero en el mes de octubre de 1838, exactamente dos años después de volver en el Beagle, se encontró por pura casualidad con un pequeño libro del especialista en población Thomas Malthus, titulado An Essay on the PrincipIe of Population (Ensayo sobre el principio de la población). Fue Benjamin Franklin, el americano que entre otras cosas inventó el pararrayos, quien le dio la idea del libro a Malthus. Franklin había señalado que si no hubiese factores del imitadores en la naturaleza, una sola planta o especie se habría extendido por toda la Tierra. Pero como hay varias especies, se mantienen en jaque entre ellas.
    -Entiendo.
    -Malthus continuó desarrollando esta idea y la aplicó a la situación de la población de la Tierra. Señaló que la capacidad procreadora de los humanos es tan grande que siempre nacen más niños de los que tienen posibilidad de que vivan. Opinaba que ya que la producción de alimentos nunca podrá llegar a alcanzar el crecimiento de la población, un gran número está destinado a sucumbir en la lucha por la vida. Los que sobrevivan, y, por consiguiente, saquen adelante la raza, serán los que mejor se defiendan en la lucha por la existencia.
    -Suena lógico.
    -Pero éste era ese mecanismo universal que buscaba Darwin. De pronto tuvo la explicación de cómo sucede la evolución. Se debe a la selección natural en la lucha por la vida y, en esa lucha, el que mejor se adapte al entorno es el que sobrevivirá y llevará la raza adelante. Ésta era la segunda teoría que presentó en el libro El origen de la especies. Escribió: «El elefante es, de todos los animales conocidos, el que más despacio se reproduce, pero si todas sus crías sobrevivisen habría, después de 750 años, cerca de diecinueve millones de elefantes descendientes de la primera pareja».
    -Por no hablar de todos los miles de huevas de bacalao de un solo bacalao.
    -Darwin señaló que la lucha por la existencia es a menudo más dura entre especies cercanas, porque tienen que luchar por los mismos alimentos. Es entonces cuando actúan las pequeñas ventajas, es decir, las pequeñas y positivas variaciones con respecto a la media. Cuanto más dura sea la lucha por la existencia, más rápida será la evolución de nuevas especies. En esos casos solamente sobrevivirán los que estén mejor adaptados, todos los demás morirán.
    -Cuanto menos alimento haya y más numerosas sean las camadas, ¿más rápida será la evolución?
    -Si, pero no se trata únicamente de alimentos. Puede ser igual de importante evitar ser presa de otros animales. En este sentido puede ser una ventaja, por ejemplo, tener un color de «camuflaje», o la capacidad de correr deprisa o de detectar animales hostiles, o, en el peor de los casos, saber mal. Tampoco es de despreciar un veneno que mate a los animales de rapiña. No es una casualidad que muchos cactus sean venenosos, Sofía. En el desierto crece casi únicamente el cactus, razón por la cual es una planta muy expuesta a los animales herbívoros.
    -La mayoría de los cactus tiene además pinchos.
    -También la capacidad de reproducción es evidentemente de importancia primordial. Darwin estudió detalladamente lo ingeniosa que llega a ser en muchos casos la polinización. Las plantas irradian sus maravillosos colores v emiten sus dulces aromas precisamente con el fin de atraer a insectos que contribuyan a la polinización. Por la misma razón los pájaros entonan sus hermosos gorgoritos. Un buey perezoso o melancólico no tiene como tal ningún interés para la historia de su especie. Tales cualidades aberrantes desaparecerán casi instantáneamente. Porque la única misión que tiene el individuo es crecer y alcanzar la madurez sexual y reproducirse para continuar la especie. Es como una larga carrera de relevos. Aquellos que, por alguna razón, no consiguen llevar adelante sus genes, serán eliminados durante la selección. De esta forma la especie siempre irá mejorando. La resistencia a las enfermedades es una importante cualidad que siempre van recogiendo y conservando las variantes que sobreviven.
    -¿Quiere decir eso que todo mejora cada vez más?
    -La selección constante hace que los que estén mejor adaptados a un determinado ambiente, o a una determinada celda ecológica, sean los que a la larga continúen la especie dentro de ese ambiente. No obstante, lo que es una ventaja en un ambiente no tiene por qué serlo en otro. Para algunos de los pinzones de las islas Calápagos la destreza voladora era muy importante. Pero no es tan importante volar bien si la comida hay que buscarla en la tierra. En el transcurso de los tiempos, han surgido tantas especies animales precisamente por existir tantas celdas distintas en la naturaleza.
    -Pero, en cambio sólo hay una especie humana
    -Sí, porque los humanos tienen una fantástica capacidad de adaptarse a las más diversas condiciones de vida. Esto fue algo que asombró a Darwin cuando vio cómo los indios de la Tierra de Fuego sobrevivían en aquel clima tan frío. Pero no significa que todos los humanos sean iguales. Los que viven alrededor del ecuador, tienen la piel más oscura que los que habitan las regiones más al norte, y esto se debe a que la piel morena protege mejor contra la luz solar. Personas blancas que se exponen mucho al sol están, por ejemplo, más expuestas a padecer cáncer de piel.
    -¿Es una ventaja tener la piel blanca si vives en el norte?
    -Pues sí, porque en el caso contrario, las personas habrían tenido la piel oscura en todas partes. Pero la piel blanca desarrolla más fácilmente vitaminas solares, lo que puede ser una gran ventaja en lugares con poco sol. Hoy en día esto no es muy importante porque podemos procurarnos suficientes vitaminas solares con lo que comemos. Pero no hay nada que sea casual en la naturaleza. Todo se debe a los minúsculos cambios que han ido teniendo lugar durante innumerables generaciones.
    -En realidad es fantástico.
    ¿Verdad que sí? Entonces, por ahora, podemos resumir la teoría de la evolución de Darwin de la siguiente forma…
    ¡Venga!
    -Podemos decir que la «materia prima» que se halla detrás de la evolución de la vida en la Tierra son las constantes variaciones entre los individuos dentro de la misma especie y también las enormes camadas que hacen que sólo una pequeña parte consiga sobrevivir. El propio «mecanismo» o fuerza motriz Ile la evolución es la selección natural en la. lucha por la existencia. Esta selección hace que siempre sean los más fuertes o los «mejor adaptados» los que sobrevivan.
    -Me parece tan lógico como un ejercicio de matemáticas. ¿Cómo fue recibido el libro sobre el «origen de las especies»?
    -Hubo algunas luchas bastante feroces. La Iglesia protestó enérgicamente, y la ciencia británica se dividió en dos. En realidad no era de extrañar, pues Darwin había alejado a Dios del acto de la Creación. Ahora bien, algunos señalaron que era mucho más grandioso crear algo que llevara inherentes sus propias posibilidades de evolución que crear en detalle todas las cosas de una sola vez.
    De pronto Sofía se levantó de la silla de un salto.
    -¡Mira! -exclamó.
    Señaló a la ventana. Junto al lago andaban una mujer hombre cogidos de la mano. Estaban totalmente desnudos.
    -Son Adán y Eva -dijo Alberto-. Poco a poco tuvieron que resignarse a compartir su destino con el de Caperucita Roja y Alicia en el País de las Maravillas. Por eso aparecen aquí.
    Sofia se acercó a la ventana para verlos mejor. Pronto desaparecieron entre los árboles.
    -Porque Darwin pensaba que los humanos descendían de los animales, ¿no?
    -En 1871 publicó el libro Descent of man, o La descedencia humana, en el que señala todos los grandes parecidos entre humanos y animales; y que los humanos y los monos antropoideos en algún momento del pasado tienen que haberse desarrollado del mismo progenitor. Por entonces también se habían encontrado los primeros fósiles de cráneos de una clase extinguida de humanos, primero en una cantera en el peñón de Gibraltar y unos años más tarde en Neanderthal, en Alemania. Curiosamente las protestas fueron menores en 1871 que en 1859, cuando Darwin publicó El origen de las especies, pero la idea de que el hombre desciende de los animales ya estaba implícita en aquel primer libro. Y, como ya he dicho, cuando murió Darwin en 1882 fue enterrado con todos los honores como un pionero del mundo de la ciencia.
    -De modo que al final recibió los honores que se merecía.
    -Al final sí. Pero al principio fue caracterizado como el «hombre más peligroso de Inglaterra».
    -¡Madre mía!
    -«Esperemos que no sea verdad», dijo una noble señora, «pero si resulta ser verdad, esperemos que no se llegue a saber públicamente». Un reconocido científico de la época dijo algo parecido: «Un humillante descubrimiento; cuanto menos se hable de él, mejor».
    -¡Ellos casi aportaron la prueba de que los humanos están emparentados con los avestruces!
    -Pues sí, es verdad. Pero es fácil para nosotros saberlo todo a posteriori. De pronto mucha gente se sintió obligada a revisar su visión del Génesis de la Biblia. El joven escritor John Ruskin lo expresó así: «Ojalá los geólogos me dejaran en paz. Al final de cada versículo de la Biblia oigo sus martillazos».
    -¿Y los martillazos eran el dudar de la palabra de Dios?
    -Supongo que era eso lo que quiso decir. Porque no sólo se desmoronó la interpretación literal del Génesis, sino que la teoría de Darwin implicaba que eran variaciones completamente casuales las que al fin y al cabo habían producido al hombre. Y más que eso: Darwin había convertido al ser humano en un producto de algo tan poco emocional como la «lucha por la existencia».
    -¿Darwin dijo algo de cómo se producen estas «variaciones casuales»?
    -Estás tocando el punto más débil de su teoría. Darwin tenía sólo vagas nociones de genética. Algo se produce mediante el cruce. Un padre y una madre nunca llegan a tener dos hijos totalmente iguales; ya ahí se produce una cierta variación. Por otra parte, tampoco se puede conseguir algo verdaderamente nuevo de esa manera. Además hay plantas y animales que son gemíparos, o que se reproducen mediante división celular. En cuanto a la cuestión de cómo se producen las variaciones, el llamado neodarvinismo ha completado la teoría de Darwin.
    -¡Cuéntame!
    -Todo lo que sea vida y reproducción se trata, en último término, de división celular. Al dividirse una célula en dos, se producen dos células idénticas con exactamente los mismos genes. Por división celular se entiende, por tanto, el que una célula se copia a sí misma.
    -¿Sí?
    -Pero algunas veces ocurren minúsculos fallos en este proceso, de modo que la célula copiada no sale exactamente igual a la célula madre. A este fenómeno la biología moderna lo llama mutación. Tales mutaciones pueden carecer totalmente de importancia, pero otras pueden conducir a cambios acentuados de las cualidades del individuo. Algunas pueden ser directamente dañinas, y esos «mutantes» se eliminan constantemente de las grandes camadas mediante la selección. Muchas enfermedades se deben en realidad a una mutación. Ahora bien, algunas veces una mutación también puede aportar al individuo precisamente aquella cualidad positiva que este individuo necesita para defenderse mejor en la lucha por la existencia.
    -¿Por ejemplo un cuello más largo?
    -La explicación de Lamarck sobre el cuello largo de la jirafa, era que las jirafas se habían estirado. Pero según el darvinismo, ninguna cualidad de ese tipo es hereditaria, Darwin pensó que era una variación natural de la longitud del cuello del progenitor de la jirafa. El neodarvinismo completa este punto señalando una clara causa de que se produzcan esas variaciones.
    -¿Eran las mutaciones?
    -Sí. Cambios completamente accidentales en los genes proporcionaron a algunos de los antepasados de las jirafas un cuello un poco más largo que la media. Cuando había escasez de comida podía resultar muy importante. El que llegaba más alto en los árboles, tenía las mayores posibilidades de sobrevivir. Podemos además imaginarnos que algunas de las jirafas primitivas hubieran desarrollado la capacidad de hurgar en la tierra para encontrar comida. Después de muchísimo tiempo, una especie de animales extinguida puede, como ves, dividirse en dos especies de animales.
    -Entiendo.
    -Vamos a ver unos ejemplos más recientes de cómo funciona la selección natural. Es un principio muy sencillo.
    -¡Venga, cuéntame!
    -En Inglaterra vive una determinada especie de mariposas llamada medidor de abedul. Como su nombre indica, viven en los claros troncos de los abedules. Si retrocedemos al siglo XVIII veremos que la gran mayoría de medidores de abedules era de un color gris claro. ¿Por qué, Sofía?
    -Porque así los pájaros no las veían fácilmente.
    -Pero de vez en cuando nacían algunos ejemplares oscuros, debido a mutaciones completamente accidentales. ¿Cómo crees que se defendieron estas variantes oscuras?
    -Serían mas fáciles de ver, y por consiguiente también más fáciles de atrapar por pájaros hambrientos.
    -Porque en este ambiente, es decir en los claros troncos de abedul, el color oscuro era una cualidad desfavorable. Por lo tanto, eran siempre las mariposas blancas las que aumentaban. Pero de pronto sucedió algo en el ambiente. Debido a la industrialización, en algunos lugares los troncos blancos se volvieron completamente oscuros por el hollín. ¿Qué crees que sucedió entonces?
    Supongo que ahora eran las mariposas oscuras las que se defendían mejor.
    -Sí, y no tardaron mucho en aumentar en cantidad. Entre 1848 y 1948 el porcentaje de medidores negros de abedules aumentó del uno al noventa y nueve por ciento en algunos sitios. El ambiente había sido modificado, y ya no era ninguna ventaja ser claro en la lucha por la existencia. ¡Más bien al contrario! Los «perdedores» blancos eran eliminados, con la ayuda de los pájaros, nada más aparecer en los árboles. No obstante volvió a suceder un importante cambio. Una reducción en la utilización de carbón y un mejor equipo de limpieza en las fábricas ha dado como resultado un medio ambiente mucho más limpio en los últimos años.
    -¿De modo que los troncos se están volviendo blancos?
    -Por eso las mariposas están a punto de volver al color blanco. Eso es lo que se llama adaptación. Estamos ante una ley de la naturaleza.
    -Entiendo.
    -Pero hay más ejemplos sobre cómo las personas intervienen en el medio ambiente.
    -¿En qué estás pensando?
    -Se ha intentado combatir las alimañas con distintas materias venenosas. En un principio puede dar buenos resultados. Pero cuando se pulveriza un campo o un huerto con venenos contra los insectos, se causa una pequeña catástrofe ecológica para aquellas alimañas que uno desea combatir. Una serie de mutaciones puede dar lugar a que aparezca un grupo de alimañas que sea más resistente al veneno empleado. Ahora esos «ganadores» tienen el campo libre, y de esa manera las alimañas se vuelven cada vez más difíciles de combatir precisamente por los intentos humanos de exterminarlas. Son, como ya sabes, las variantes más resistentes las que sobreviven.
    -¡Qué horror!
    -Al menos da que pensar. También en nuestro propio cuerpo intentamos combatir parásitos dañinos. Estoy pensando en las bacterias.
    -Utilizamos penicilina u otros antibióticos.
    -Y una cura de penicilina es precisamente una «catástrofe ecológica» para los pequeños diablos. Pero conforme íbamos derrochando penicilina también nos hacíamos resistentes a ciertas bacterias. De esa forma hemos ido creando bacterias que son mucho más difíciles de combatir que antes. Nos vemos obligados a utilizar antibióticos cada vez más fuertes, pero al final…
    -Al final nos saldrán las bacterias por la boca, ¿no? ¿Quizás tengamos que empezar a pegarles tiros?
    -Eso quizás sea un poco exagerado. Pero está claro que la medicina moderna ha creado un serio dilema. No se trata sólo de que algunas bacterias se hayan vuelto más agresivas. Antes había muchos niños que no llegaban a adultos porque sucumbían a diferentes enfermedades, e incluso se puede decir que sólo sobrevivían unos pocos. Ahora bien la medicina moderna ha dejado esta selección natural de alguna manera fuera de juego. Lo que ayuda a un individuo a superar una mala racha de salud, puede a la larga llegar a debilitar las resistencias de la humanidad contra diversas enfermedades. Si no consideramos en absoluto lo que llamamos «higiene de la herencia», eso puede conducir a una degeneración de la humanidad. Con esto se quiere decir que se debilitan las condiciones genéticas para evitar enfermedades graves.
    -Son perspectivas bastante siniestras.
    -Sí, pero un verdadero filósofo no puede dejar de señalar lo «siniestro» si cree que es verdad. Intentemos resumir de nuevo.
    ¡Adelante!
    __Puedes decir que la vida es como una gran lotería en la que solamente los décimos ganadores son visibles.
    -¿Qué quieres decir con eso?
    -Los que han perdido en la lucha por la existencia han desaparecido. Detrás de cada especie de plantas y animales de la Tierra hay millones de años de selección de «décimos ganadores». Y los «décimos perdedores» sólo aparecen una vez, lo cual quiere decir que no existe hoy en día ninguna especie de plantas o animales que no puedan llamarse «décimos ganadores» en la gran lotería de la vida.
    -Porque sólo se conserva lo mejor.
    -Así puedes expresarlo si quieres. Ahora me puedes alcanzar aquella lámina que trajo ese… bueno, ese vigilante de fieras.
    Solía le dio la lámina. Por un lado estaba dibujada el Arca de Noé; por el otro lado se había dibujado un árbol genealógico para todas las especies animales. Éste era el lado que Alberto le quería enseñar.
    -La lámina muestra el reparto de las distintas especies de plantas y animales. ¿Ves cómo cada una de las distintas especies pertenece a grupos, clases y series?
    -Sí.
    -Junto con los monos, los hombres pertenecemos a los llamados primates. Los primates son mamíferos, y todos los mamíferos pertenecen a los vertebrados, que a su vez pertenecen a los animales pluricelulares.
    -Casi recuerda a Aristóteles.
    -Es verdad. Pero esta lámina no sólo nos dice algo de la división de las diferentes especies hoy, sino que también dice algo de la historia de la evolución de la vida. ¿Ves por ejemplo que los pájaros se separaron una vez de los reptiles, y que los reptiles se separaron por su parte de los anfibios y que los anfibios lo hicieron de los peces?
    -Sí, queda claro.
    -Cada vez que una de las líneas se divide en dos, han surgido mutaciones que han conducido a nuevas especies. Así surgieron también con los años las diferentes clases y series de animales. Esta lámina está muy simplificada. En realidad hoy viven en el mundo más de un millón de especies animales, y ese millón sólo es una fracción de todas las especies animales que han vivido en la Tierra. ¿Ves por ejemplo que un grupo de animales llamados trilobites está totalmente extinguido?
    -Y más abajo están los animales unicelulares.
    -Algunos de los cuales tal vez no hayan cambiado en un par de millones de años. ¿Ves que va una línea de esos Organismos unicelulares al reino vegetal? Pues también las plantas probablemente descienden de la misma célula primigenia que todos los animales.
    -Lo comprendo, pero hay algo que me gustaría saber.
    -Dime.
    -¿De dónde vino esa «célula primigenia»? ¿Tenía Darwin alguna respuesta a esa pregunta?
    -Te he dicho ya que Darwin era un hombre muy prudente. No obstante, sobre este punto que mencionas, se aventuró a adivinar. Escribió: «.. si pudiéramos imaginarnos una pequeña charca cálida en la que se encontraran toda clase de sales, en la que hubiera amoniaco y fósforo, luz, calor, electricidad, etc., y que se formase químicamente un compuesto proteínico en esta charca, dispuesto a someterse a cambios aún más complicados…».
    -¿Sí, qué?
    -Darwin filosofa sobre cómo la primera célula podría haber surgido en una materia inorgánica. Y vuelve a dar en el clavo. La ciencia de hoy se imagina precisamente que la primera y primitiva forma de vida surgió en esa charquita cálida que describió Darwin.
    ¡Cuenta!
    -Bastará con un esbozo superficial, y recuerda que estamos a punto ya de despedirnos de Darwin. Vamos a dar el salto hasta lo más nuevo en la investigación sobre el origen de la vida en la Tierra.
    -Estoy a punto de ponerme nerviosa. Nadie conoce la respuesta a cómo ha surgido la vida, ¿no?
    -Quizás no, pero se han ido colocando cada vez más piezas en ese rompecabezas sobre cómo pudo haber comenzado la vida.
    -¡Sigue!
    -Afirmemos en primer lugar que toda clase de vida en la Tierra, plantas y animales, está construida alrededor de exactamente las mismas sustancias. La definición más sencilla de «vida» es que vida es una sustancia que en una disolución nutritiva tiene la capacidad de dividirse en dos partes idénticas. Este proceso es dirigido por una sustancia que llamamos ADN. Con el ADN se indican los cromosomas o materiales genéticos que se encuentran en todas las células vivas. También hablamos de la molécula ADN, porque el ADN es en realidad una complicada molécula, o una macromolécula. La cuestión es cómo se produjo la primera molécula ADN.
    -¿Si?
    -La Tierra se formó cuando surgió el sistema solar hace 4.600 millones de años. Al principio era una masa incandescente, pero poco a poco la corteza terrestre se fue enfriando. La ciencia moderna opina que la vida se produjo hace entre 3.000 y 4.000 millones de años.
    -Suena completamente improbable.
    -Eso no lo puedes decir hasta no haber oído el resto. En primer lugar tienes que darte cuenta de que el planeta tenía un aspecto muy distinto al que tiene hoy. Como no había vida, tampoco había oxígeno en la atmósfera. El oxígeno libre no se forma hasta la fotosíntesis de las plantas. El hecho de que no hubiera oxígeno es muy importante. Es impensable que los ladrillos de la vida, que a su vez pueden formar el ADN, hubieran podido surgir en una atmósfera que contuviera oxígeno.
    -¿Por qué?
    -Porque el oxígeno es un elemento muy reactivo. Mucho antes de haberse podido formar moléculas tan complicadas como la de ADN, los ladrillos de la molécula ADN se habrían oxidado.
    -Vale.
    -Por eso sabemos también con seguridad que no surge nueva vida hoy en día, ni siquiera una bacteria o un virus. Esto quiere decir que toda la vida en la Tierra tiene que tener la misma edad. Un elefante tiene un cuadro genealógico tan largo como la bacteria más simple. Podrías decir que un elefante, o una persona, en realidad son una continua colonia de animales unicelulares. Porque en cada célula del cuerpo tenemos exactamente el mismo material genético. Toda la receta sobre quiénes somos se encuentra, por lo tanto, escondida en cada célula minúscula del cuerpo.
    -Es curioso.
    -Uno de los grandes enigmas de la vida es que las células de un animal pluricelular sean capaces de especializar su función. Porque todas las distintas propiedades genéticas no están activas en todas las células. Algunas de esas propiedades, o genes, están «apagadas» y otras están «encendidas». Una célula del hígado produce unas proteínas diferentes a las que produce una neurona o una célula de la piel. Pero tanto en la célula del hígado, como en la neurona y en la célula de la piel, existe la misma molécula ADN, que contiene, como ya indicamos, toda la receta del organismo del que estamos hablando.
    -¡Sigue!
    -Cuando no había oxígeno en la atmósfera, tampoco había ninguna capa protectora de ozono alrededor del planeta. Es decir, que no había nada que obstaculizara las radiaciones del universo. Esto es muy importante, porque precisamente esta radiación jugaría un papel relevante en la formación de las primeras moléculas complicadas. Esa radiación cósmica fue la propia energía que hizo que las distintas sustancias químicas de la tierra comenzaran a unirse en complicadas macromoléculas.
    -Vale.
    -Puntualizo: para que esas moléculas complicadas de las que está compuesta toda clase de vida pudieran formarse, tuvieron que haberse cumplido al menos dos condiciones: no pudo existir oxígeno en la atmósfera, y tuvo que haber existido la posibilidad de radiación del universo.
    -Entiendo.
    -En la «pequeña charca cálida», o «caldo primigenio la suelen llamar los científicos de hoy en día, se formó en una ocasión una macromolécula enormemente complicada, la cual tenía la extraña cualidad de poder dividirse en dos partes idénticas. Y con ello se pone en marcha esa larga evolución, Sofía. Si simplificamos un poco, vemos que ya estamos hablando del primer material genético, el primer ADN o la primera célula viva. Ésta se dividió y se volvió a dividir, pero desde el principio ocurrieron también constantes mutaciones. Después de un tiempo inmensamente largo ocurrió que esos organismos unicelulares se unieron para formar organismos pluricelulares más complicados. Así se puso también en marcha la fotosíntesis de las plantas, y se formó una atmósfera que contenía oxigeno. Esta atmósfera tuvo una doble importancia: en primer lugar, debido a ella, se pudieron desarrollar los animales que respiraban con pulmones. La atmósfera defendió, además, la vida contra las radiaciones dañinas del universo. Porque precisamente esa radiación, que quizás fuera una importante «chispa» para la formación de la primera célula, también es muy dañina para toda clase de vida.
    -Pero supongo que la atmósfera no se formó de un día para otro, ¿no?
    -La vida se produjo primero en ese pequeño «mar» que hemos llamado «caldo primigenio». Allí se podía vivir protegido contra la peligrosa radiación. Mucho más tarde, y después de que la vida del mar hubiese formado una atmósfera, subieron a tierra firme los primeros anfibios. Y de todo lo demás ya hemos hablado. Estamos sentados en una cabaña del bosque mirando hacia atrás a un proceso que ha durado unos tres o cuatro mil millones de años. Precisamente en nosotros el largo proceso ha llegado a tomar conciencia de si mismo.
    -¿Pero tú crees, a pesar de todo, que todo esto ha sucedido por pura casualidad?
    -No, yo no he dicho eso. La lámina muestra que la evolución puede tener una dirección. En el curso de millones de años se han ido formando animales con un sistema nervioso cada vez más complicado y poco a poco también con un cerebro cada vez más grande. Personalmente no creo que esto sea casual. ¿Tú qué crees?
    -El ojo humano no puede haber sido creado por pura casualidad. ¿No crees que significa algo el que podamos ver el mundo que nos rodea?
    -Lo del desarrollo del ojo también asombró a Darwin. No le encajaba muy bien que una cosa tan maravillosa como un ojo pudiera surgir solamente por la selección natural.
    Sofía se quedó mirando a Alberto. Pensó en lo extraño que era que viviera justo en este momento, que viviera solamente esta vez y que jamás volviera a la vida. De pronto exclamó:
    -«Qué significa la eterna Creación, si todo lo creado ha de desaparecer para siempre!»
    Alberto la miró severamente.
    -No deberías hablar así, hija mía. Son palabras del diablo.
    -¿Del diablo?
    -O de Mefisto, del Fausto de Goethe: «Was solí uns denn das ewge Schaffen! / Ceschaífenes zu nichts hinwegzuraffen! »
    -¿Pero qué significan exactamente esas palabras?
    -Justo en el instante antes de morir, Fausto mira hacía atrás en su larga vidar y exclama triunfante:

    Deténte, eres tan hermosa.
    La huella de mi vida
    no puede quedar envuelta en la nada.
    Basta el presentimiento de aquella
    felicidad sublime
    para hacerme gozar mi hora inefable.

    -¡Qué palabras tan bonitas!
    -Pero luego le toca al diablo. En cuanto Fausto expira, Mefisto exclama:
    ¡Acabó!
    ¡Estúpida palabra!
    ¿Por qué acabó?
    ¿No equivale esto a decir que todo quedó
    reducido a la nada?
    ¡Qué significa la eterna Creación,
    si todo lo creado ha de desaparecer para siempre!
    El mundo, al dejar de existir,
    será como si no hubiese existido nunca,
    y, sin embargo, lo vemos agitarse incesante
    como si realmente fuese algo.
    En verdad, prefiero aún mi eterno vacío.

    -¡Qué pesimista! Me ha gustado más la primera cita. Aunque su vida acababa, Fausto veía un significado en las huellas que dejaba tras sí.
    -¿No es también una consecuencia de la teoría de la evolución de Darwin que formamos parte de algo grande, y que cada minúscula forma de vida tiene importancia para el gran contexto? ¡Nosotros somos el planeta vivo, Sofía! Somos el gran barco que navega alrededor de un sol ardiente en el universo. Pero cada uno de nosotros también es un barco que navega por la vida cargado de genes. Si logramos llevar esta carga al próximo puerto, entonces no habremos vivido en vano. Bjornstjerne Bjornson expresó la misma idea en el poema «Psalmo II»:

    ¡Honremos la primavera eterna de la vida
    que todo lo creó!;
    hasta lo minúsculo tiene su creación merecida,
    sólo la forma se perdió.
    De estirpes nacen estirpes
    que alcanzan mayor perfección;
    de especies nacen especies,
    millones de años de resurrección.

    ¡Alégra te tú que tuviste la suerte de participar
    como flor en su primer abril
    y, en honor a lo eterno, el día disfrutar
    como ser humano
    y de poner tu grano
    en la tarea de la eternidad;
    pequeño y débil inhalarás
    un único soplo
    del día que no acaba jamás!

    -¡Qué bonito!
    -Bueno, entonces no decimos nada más por hoy. Yo digo simplemente «Final del capítulo».
    -Pero entonces tienes que dejar esa ironía tuya.
    -¡«Final del capítulo»!, he dicho. Debes obedecer mis palabras.

    Darwin

     
  • viva el Wed22Nov06 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , piedra, , , , , , , , , , , , ,   

    Poesías 

    Cántico espiritual
    Canciones entre el Alma y el esposo

    1
    Esposa
    ¿Adónde te escondiste
    Amado, y me dexaste con gemido?
    Como el ciervo huyste
    aviéndome herido;
    salí tras ti clamando, y eras ydo. 5

    2
    Pastores, los que fuerdes
    allá por las majadas al otero,
    si por ventura vierdes
    aquél que yo más quiero,
    dezilde, que adolezco, peno, y muero. 10

    3
    Buscando mis amores
    yré por essos montes, y riberas;
    ni cogeré las flores;
    ni temeré las fieras;
    y passaré los fuertes, y fronteras. 15

    4
    ¡O bosques y espesuras
    plantadas por la mano del Amado!
    ¡o prado de verduras,
    de flores esmaltado!
    dezid si por vosotros a passado. 20

    5
    Mil gracias derramando
    pasó por estos sotos con presura;
    y yéndolos mirando
    con sola su figura
    vestidos los dexó de hermosura. 25

    6
    ¡Ay!, ¿quién podrá sanarme?
    Acaba de entregarte ya de vero:
    no quieras embiarme
    de oy más ya mensajero,
    que no saben dezirme lo que quiero. 30

    7
    Y todos quantos vagan
    de ti me van mil gracias refiriendo;
    y todos más me llagan,
    y déxanme muriendo,
    un no sé qué que quedan balbuziendo. 35

    8
    Mas ¿cómo perseveras,
    ¡o vida! no viviendo donde vives?
    ¿Y haziendo por que mueras
    las flechas, que recives
    de lo que del Amado en ti concibes? 40

    9
    ¿Por qué, pues as llagado
    aqueste coraçón, no le sanaste?
    Y pues me le as robado,
    ¿por qué assí le dexaste,
    y no tomas el robo, que robaste? 45

    10
    Apaga mis enojos,
    pues que ninguno basta a deshazellos.
    Y véante mis ojos,
    pues eres lumbre dellos;
    y sólo para ti quiero tenellos. 50

    11
    Descubre tu presencia,
    y máteme tu vista y hermosura;
    mira que la dolencia
    de amor, que no se cura
    sino con la presencia, y la figura. 55

    12
    ¡O christalina fuente
    si en esos tus semblantes plateados
    formases de repente
    los ojos deseados
    que tengo en mis entrañas dibuxados! 60

    13
    Apártalos Amado,
    que voy de buelo.
    Esposo
    Buélvete paloma,
    que el ciervo vulnerado
    por el otero asoma
    al ayre de tu buelo, y fresco toma. 65

    14
    Mi Amado las montañas,
    los valles solitarios nemorosos,
    las ínsulas estrañas,
    los ríos sonorosos,
    el silvo de los ayres amorosos, 70

    15
    la noche sosegada
    en par de los levantes del aurora,
    la música callada,
    la soledad sonora,
    la cena que recrea y enamora. 75

    16
    Caçadnos las raposas,
    que está ya florescida nuestra viña,
    en tanto que de rosas
    hazemos una piña,
    y no parezca nadie en la montiña. 80

    17
    Detente cierço muerto.
    Ven austro, que recuerdas los amores,
    aspira por mi huerto,
    y corran tus olores,
    y pacerá el Amado entre las flores. 85

    18
    ¡O ninfas de Judea!
    en tanto que en las flores, y rosales
    el ámbar perfumea
    morá en los arrabales;
    y no queráis tocar nuestros humblares. 90

    19
    Escóndete Carillo,
    y mira con tu haz a las montañas;
    y no quieras dezillo;
    mas mira las compañas
    de la que va por ínsulas estrañas. 95

    20
    A las aves ligeras
    leones, ciervos, gamos saltadores,
    montes, valles, riberas,
    aguas, ayres, ardores,
    y miedos de las noches veladores. 100

    21
    Por las amenas liras,
    y canto de serenas os conjuro,
    que cessen vuestras yras
    y no toquéis al muro,
    porque la esposa duerma más siguro. 105

    22
    Entrádose ha la esposa
    en el ameno huerto desseado,
    y a su sabor reposa
    el cuello reclinado
    sobre los dulces braços del Amado. 110

    23
    Debaxo del mançano
    allí conmigo fuiste desposada,
    allí te di la mano,
    y fuiste reparada
    donde tu madre fuera violada. 115

    24
    Nuestro lecho florido
    de cuevas de leones enlazado,
    en púrpura tendido,
    de paz edifficado,
    de mil escudos de oro coronado. 120

    25
    A çaga de tu huella
    las jóvenes discurren al camino,
    al toque de centella,
    al adobado vino,
    emissiones de bálsamo divino. 125

    26
    En la interior bodega
    de mi Amado beví, y quando salía
    por toda aquesta bega,
    ya cosa no sabía,
    y el ganado perdí que antes seguía. 130

    27
    Allí me dio su pecho;
    allí me enseñó sciencia muy sabrosa;
    y yo le di de hecho
    a mí sin dexar cosa;
    allí le prometí de ser su esposa. 135

    28
    Mi alma se a empleado
    y todo mi caudal en su servicio.
    Ya no guardo ganado,
    ni ya tengo otro officio,
    que ya sólo en amar es mi exercicio. 140

    29
    Pues ya si en el egido
    de oy más no fuere vista ni hallada,
    diréis que me e perdido,
    que andando enamorada
    me hize perdediza, y fuy ganada. 145

    30
    De flores y esmeraldas
    en las frescas mañanas escogidas
    haremos las guirnaldas
    en tu amor floridas,
    y en un cabello mío entretexidas. 150

    31
    En solo aquel cabello
    que en mi cuello volar consideraste,
    mirástele en mi cuello,
    y en él presso quedaste,
    y en uno de mis ojos te llagaste. 155

    32
    Cuando tú me miravas,
    su gracia en mí tus ojos imprimían;
    por esso me adamavas,
    y en esso merecían
    los míos adorar lo que en ti vían. 160

    33
    No quieras despreciarme,
    que si color moreno en mí hallaste,
    ya bien puedes mirarme,
    después que me miraste,
    que gracia y hermosura en mí dexaste. 165

    34
    La blanca palomica
    al arca con el ramo se a tornado;
    y ya la tortolica
    al socio desseado
    en las riberas verdes a hallado. 170

    35
    En soledad vivía,
    y en soledad a puesto ya su nido;
    y en soledad la guía
    a solas su querido
    también en soledad de amor herido. 175

    36
    Gozémonos Amado:
    y vámonos a ver en tu hermosura
    al monte y al collado,
    do mana el agua pura:
    entremos más adentro en la espesura. 180

    37
    Y luego a las subidas
    cavernas de la piedra nos yremos,
    que están bien escondidas,
    y allí nos entraremos,
    y el mosto de granadas gustaremos. 185

    38
    Allí me mostrarías,
    aquello que mi alma pretendía;
    y luego me darías
    allí, tu vida mía,
    aquello que me diste el otro día. 190

    39
    El aspirar de el ayre,
    el canto de la dulce filomena,
    el soto y su donayre
    en la noche serena
    con llama que consume y no da pena. 195

    40
    Que nadie lo mirava,
    Aminadab tampoco parescía;
    y el cerco sosegava;
    y la cavallería
    a vista de las aguas descendía. 200

    Noche oscura
    Canciones de el alma que se goza de aver llegado al alto estado de la perfectión, que es la unión con Dios, por el camino de la negación espiritual. De el mesmo autor

    En una noche obscura
    con ansias en amores inflamada
    ¡o dichosa ventura!
    salí sin ser notada
    estando ya mi casa sosegada. 5

    Ascuras y segura
    por la secreta escala disfraçada
    ¡o dichosa ventura!
    a escuras y encelada
    estando ya mi casa sosegada. 10

    En la noche dichosa
    en secreto que naide me veya
    ni yo mirava cosa
    sin otra luz y guía
    sino la que en el coraçón ardía. 15

    Aquesta me guiava
    más cierto que la luz de mediodía
    adonde me esperava
    quien yo bien me savía
    en parte donde nadie parecía. 20

    ¡O noche que guiaste!
    ¡O noche amable más que la alborada!
    ¡O noche que juntaste
    Amado con amada,
    Amada en el amado transformada! 25

    En mi pecho florido
    que entero para él solo se guardaba,
    allí quedó dormido
    y yo le regalava
    y el ventalle de cedros ayre daba. 30

    El ayre del almena
    quando yo sus cavellos esparcía,
    con su mano serena
    en mi cuello hería
    y todos mis sentidos suspendía. 35

    Quedéme y olbidéme
    el rostro recliné sobre el Amado;
    cessó todo y dexéme
    dexando mi cuydado
    entre las açucenas olbidado. 40

    Llama de amor viva
    Canciones de el alma en la íntima communicación de unión de amor de Dios. Del mismo autor

    ¡O llama de amor viva
    que tiernamente hyeres
    de mi alma en el más profundo centro!
    Pues ya no eres esquiva
    acava ya si quieres, 5
    rompe la tela de este dulce encuentro.

    ¡O cauterio suave!
    ¡O regalada llama!
    ¡O mano blanda! ¡O toque delicado,
    que a vida eterna save 10
    y toda deuda paga!
    Matando muerte en vida la has trocado.

    ¡O lámparas de fuego
    en cuyos resplandores
    las profundas cabernas del sentido 15
    que estava obscuro y ciego,
    con estraños primores
    calor y luz dan junto a su querido!

    ¡Quán manso y amoroso
    recuerdas en mi seno 20
    donde secretamente solo moras,
    y en tu aspirar sabroso
    de bien y gloria lleno
    quán delicadamente me enamoras!

    Coplas de el mismo, hechas sobre un éstasis de harta contemplación

    Entréme donde no supe
    y quedéme no sabiendo,
    toda ciencia transcendiendo.

    1
    Yo no supe dónde entraba
    porque cuando allí me vi 5
    sin saver dónde me estaba
    grandes cosas entendí;
    no diré lo que sentí
    que me quedé no sabiendo,
    toda sciencia trascendiendo. 10

    2
    De paz y de piedad
    era la sciencia perfecta,
    en profunda soledad
    entendida vía recta,
    era cosa tan secreta 15
    que me quedé balbuciendo,
    toda sciencia trascendiendo.

    3
    Estava tan embebido
    tan absorto y ajenado
    que se quedó mi sentido 20
    de todo sentir privado,
    y el espíritu dotado
    de un entender no entendiendo,
    toda sciencia trascendiendo.

    4
    Quanto más alto se suve 25
    tanto menos se entendía
    que es la tenebrosa nuve
    que a la noche esclarecía,
    por eso quien la sabía
    queda siempre no sabiendo, 30
    toda sciencia trascendiendo.

    5
    El que allí llega de vero
    de sí mismo desfallesce
    quanto sabía primero
    mucho baxo le parece, 35
    y su sciencia tanto crece
    que se queda no sabiendo,
    y su sciencia trascendiendo.

    6
    Este saber no sabiendo
    es de tan alto poder 40
    que los sabios arguyendo
    jamás le pueden vencer,
    que no llega su saber
    a no entender entendiendo,
    toda sciencia trascendiendo. 45

    7
    Y es de tan alta excelencia
    aqueste summo saber
    que no ay facultad ni ciencia
    que le puedan emprender
    quien se supiere vencer 50
    con un no saber sabiendo,
    yrá siempre trascendiendo.

    8
    Y si lo queréis oýr
    consiste esta summa sciencia
    en un subido sentir, 55
    de la dibinal esencia
    es obra de su clemencia
    hazer quedar no entendiendo,
    toda sciencia trascendiendo.

    Coplas de el alma que pena por ver a Dios. De el mismo autor

    Vivo sin vivir en mí
    y de tal manera espero
    que muero porque no muero.

    En mí yo no vivo ya
    y sin Dios vivir no puedo 5
    pues sin él y sin mí quedo
    este vivir ¿qué será?
    Mil muertes se me hará
    pues mi misma vida espero
    muriendo porque no muero. 10

    Esta vida que yo vivo
    es privación de el vivir
    y assí es contino morir
    hasta que viva contigo.
    Oye mi Dios lo que digo 15
    que esta vida no la quiero,
    que muero porque no muero.

    Estando absente de ti
    ¿qué vida puedo tener
    sino muerte padecer 20
    la mayor que nunca vi?
    Lástima tengo de mí
    pues de suerte persevero
    que muero porque no muero.

    El pez que del agua sale 25
    aun de alibio no carece
    que en la muerte que padece
    al fin la muerte le vale.
    ¿Qué muerte abrá que se yguale
    a mi vivir lastimero, 30
    pues si más vivo más muero?

    Quando me empieço a alibiar
    de verte en el Sacramento
    házeme más sentimiento
    el no te poder gozar; 35
    todo es para más penar
    y mi mal es tan entero
    que muero porque no muero.

    Y si me gozo Señor
    con esperança de verte 40
    en veer que puedo perderte
    se me dobla mi dolor,
    viviendo en tanto pabor
    y esperando como espero,
    muérome porque no muero. 45

    Sácame de aquesta muerte
    mi Dios y dame la vida,
    no me tengas impedida
    en este lazo tan fuerte,
    mira que peno por verte 50
    y de tal manera espero
    que muero porque no muero.

    Lloraré mi muerte ya
    y lamentaré mi vida
    en tanto que detenida 55
    por mis pecados está.
    ¡O mi Dios! ¿quándo será
    quando yo diga de vero:
    vivo ya porque no muero?

    Otras de el mismo a lo divino

    Tras de un amoroso lance
    y no de esperança falto
    subí tan alto tan alto
    que le di a la caça alcançe.

    Para que yo alcance diesse 5
    a aqueste lançe divino
    tanto bolar me convino
    que de vista me perdiesse,
    y con todo en este trance
    en el buelo quedé falto 10
    mas el amor fue tan alto
    que le di a la caça alcance.

    Quando más alto suvía
    deslumbróseme la vista
    y la más fuerte conquista 15
    en escuro se hazía,
    mas por ser de amor el lance
    di un ciego y obscuro salto
    y fuy tan alto tan alto
    que le di a la caça alcance. 20

    Por una estraña manera
    mil buelos pasé de un buelo
    porque esperança del cielo
    tanto alcança quanto espera,
    esperé solo este lance 25
    y en esperar no fuy falto
    pues fuy tan alto tan alto
    que le di a la caça alcance.

    Quando más cerca llegava
    de este lance tan subido 30
    tanto más baxo y rendido
    y abatido me hallava
    dixe: No abrá quien lo alcançe.
    Abatíme tanto tanto
    que fuy tan alto tan alto 35
    que le di a la caça alcance.

    Finis

    Glosa de el mismo

    Sin arrimo y con arrimo,
    sin luz y ascuras viviendo
    toda me voy consumiendo.

    Mi alma está desassida
    de toda cosa criada 5
    y sobre sí levantada
    y en una sabrosa vida
    sólo en su Dios arrimada.
    Por esso ya se dirá
    la cosa que más estimo 10
    que mi alma se vee ya
    sin arrimo y con arrimo.

    Y aunque tinieblas padezco
    en esta vida mortal
    no es tan crecido mi mal 15
    porque si de luz carezco
    tengo vida celestial,
    porque el amor de tal vida
    quando más ciego va siendo
    que tiene al alma rendida 20
    sin luz y ascuras viviendo.

    Haze tal obra el amor
    después que le conocí
    que si ay bien o mal en mí
    todo lo haze de un sabor 25
    y al alma transforma en sí,
    y assí en su llama sabrosa
    la qual en mí estoy sintiendo
    apriessa sin quedar cosa
    todo me voy consumiendo. 30

    Glosa a lo divino. De el mismo autor

    Por toda la hermosura
    nunca yo me perderé
    sino por un no sé qué
    que se alcança por ventura.

    Sabor de bien que es finito 5
    lo más que puede llegar
    es cansar el apetito
    y estragar el paladar;
    y assí por toda dulçura
    nunca yo me perderé 10
    sino por un no sé qué
    que se halla por ventura.

    El coraçón generoso
    nunca cura de parar
    donde se puede passar 15
    sino en más difficultoso;
    nada le causa hartura
    y sube tanto su fee
    que gusta de un no sé qué
    que se halla por ventura. 20

    El que de amor adolesce
    de el divino ser tocado
    tiene el gusto tan trocado
    que a los gustos desfallece;
    como el que con calentura 25
    fastidia el manjar que ve
    y apetece un no sé qué
    que se halla por ventura.

    No os maravilléis de aquesto
    que el gusto se quede tal 30
    porque es la causa del mal
    ajena de todo el resto;
    y assí toda criatura
    enajenada se vee
    y gusta de un no sé qué 35
    que se halla por ventura.

    Que estando la voluntad
    de Divinidad tocada
    no puede quedar pagada
    sino con Divinidad; 40
    mas por ser tal su hermosura
    que sólo se vee por fee
    gústala en un no sé qué
    que se halla por ventura.

    Pues de tal enamorado 45
    dezidme si abréis dolor
    pues que no tiene sabor
    entre todo lo criado;
    solo sin forma y figura
    sin hallar arrimo y pie 50
    gustando allá un no sé qué
    que se halla por ventura.

    No penséis que el interior
    que es de mucha más valía
    halla gozo y alegría 55
    en lo que acá da sabor,
    mas sobre toda hermosura
    y lo que es y será y fue
    gusta de allá un no sé qué
    que se halla por ventura. 60

    Más emplea su cuydado
    quien se quiere aventajar
    en lo que está por ganar
    que en lo que tiene ganado;
    y assí para más altura 65
    yo siempre me inclinaré
    sobre todo a un no sé qué
    que se halla por ventura.

    Por lo que por el sentido
    puede acá comprehenderse 70
    y todo lo que entenderse,
    aunque sea muy subido,
    ni por gracia y hermosura
    yo nunca me perderé
    sino por un no sé qué 75
    que se halla por ventura.

    Cantar de el alma que se goza de conocer a Dios por fee

    Que bien sé yo la fonte que mana y corre,
    aunque es de noche.
    Aquella Eterna fonte está escondida,
    que bien sé yo do tiene su manida,
    aunque es de noche. 5
    Su origen no lo sé que pues no le tiene,
    mas sé que todo origen della viene,
    aunque es de noche.
    Sé que no puede ser cosa tan bella
    y que cielos y tierra beben della, 10
    aunque es de noche.
    Bien sé que suelo en ella no se halla
    y que ninguno puede vadealla,
    aunque es de noche.
    Su claridad nunca es escurecida 15
    y sé que toda luz de ella es venida,
    aunque es de noche.
    Sée ser tan caudalosas sus corrientes
    que infiernos cielos riegan y a las gentes,
    aunque es de noche. 20
    El corriente que nace desta fuente
    bien sé que es tan capaz y tan potente,
    aunque es de noche.
    Aquesta Eterna fuente está escondida
    en este vivo pan por darnos vida, 25
    aunque es de noche.
    Aquí se está llamando a las criaturas
    porque desta agua se harten aunque a escuras,
    porque es de noche.
    Aquesta viva fuente que deseo 30
    en este pan de vida yo la veo,
    aunque es de noche.

    • Fin. –

    Otras a lo divino de Christo y el alma del mismo

    Un pastorcico solo está penado
    ageno de plazer y de contento
    y en su pastora firme el pensamiento
    y el pecho del amor muy lastimado.

    No llora por averle amor llagado 5
    que no se pena en veerse así affligido,
    aunque en el coraçón está herido,
    mas llora por pensar que está olbidado.

    Que sólo de pensar que está olbidado
    de su vella pastora con gran pena 10
    se dexa maltratar en tierra agena
    el pecho del amor mui lastimado.

    Y dize el pastorcico: ¡Ay desdichado
    de aquel que de mi amor a hecho ausencia
    y no quiere gozar la mi presencia 15
    el pecho por su amor muy lastimado!

    Y a cavo de un gran rato se a encumbrado
    sobre un árbol do abrió sus braços vellos,
    y muerto se ha quedado asido dellos
    el pecho del amor muy lastimado. 20

    Fin

    Romances sobre el Evangelio «In principio erat Verbum» acerca de la Sanctíssima Trinidad

    1.º
    En el principio morava
    el Verbo y en Dios vivía
    en quien su felicidad
    infinita posseýa.
    El mismo Verbo Dios era 5
    que el principio se dezía.
    Él morava en el principio
    y principio no tenía.
    Él era el mismo principio
    por eso dél carecía, 10
    el Verbo se llama Hijo
    que del principio nacía.
    Hale siempre concevido
    y siempre le concevía;
    dale siempre su sustancia 15
    y siempre se la tenía.
    Y assí la gloria del Hijo
    es la que en el Padre avía
    y toda su gloria el Padre
    en el Hijo posseýa. 20
    Como amado en el amante
    uno en otro residía,
    y aquese amor que los une
    en lo mismo convenía.
    Con el uno y con el otro 25
    en ygualdad y valía
    tres Personas y un Amado
    entre todos tres avía.
    Y un amor en todas ellas
    un amante los hazía, 30
    y el amante es el amado
    en que cada qual vivía.
    Que el ser que los tres posseen
    cada qual le posseýa
    y cada qual dellos ama 35
    a la que este ser tenía.
    Este ser es cada una
    y este solo las unía
    en un inefable modo
    que dezirse no savía. 40
    Por lo qual era infinito
    el amor que los unía
    porque un solo amor tres tienen
    que su esencia se dezía;
    quel amor quanto más une 45
    tanto más amor hazía.

    De la communicación de las tres personas
    2.º
    En aquel amor inmenso
    que de los dos procedía
    palabras de gran regalo
    el Padre al Hijo dezía,
    de tan profundo deleite 5
    que nadie las entendía;
    sólo el Hijo lo gozaba
    que es a quien pertenecía.
    Pero aquello que se entiende
    desta manera dezía 10
    -Nada me contenta, Hijo,
    fuera de tu compañía.
    Y si algo me contenta
    en ti mismo lo quería
    el que a ti más se parece 15
    a mí más satisfazía.
    Y el que nada te semeja
    en mí nada hallaría
    en ti solo me e agradado
    ¡o vida de vida mía! 20
    Eres lumbre de mi lumbre
    eres mi sabiduría,
    figura de mi substancia
    en quien bien me complazía.
    Al que a ti te amare Hijo 25
    a mí mismo le daría
    y el amor que yo te tengo
    esse mismo en él pondría
    en razón de aver amado
    a quien yo tanto quería. 30

    De la creación
    3.º
    -Una esposa que te ame
    mi Hijo darte quería
    que por tu valor merezca
    tener nuestra compañía
    y comer pan a una mesa 5
    del mismo que yo comía,
    porque conozca los bienes
    que en tal Hijo yo tenía
    y se congracie commigo
    de tu gracia y loçanía. 10
    -Mucho lo agradezco Padre
    -el Hijo le respondía-,
    a la esposa que me dieres
    yo mi claridad daría
    para que por ella vea 15
    quánto mi Padre valía
    y cómo el ser que posseo
    de su ser lo recevía.
    Reclinarla e yo en mi braço
    y en tu amor se abrasaría 20
    y con Eterno deleite
    tu bondad sublimaría.

    Prosigue
    4.º
    -Hágase pues -dixo el Padre-,
    que tu amor lo merecía.
    Y en este dicho que dixo
    el mundo criado avía.
    Palacio para la esposa 5
    hecho en gran sabiduría
    el qual en dos aposentos
    alto y baxo dividía.
    El baxo de differencias
    infinitas componía 10
    mas el alto hermoseava
    de admirable pedrería.
    Porque conozca la esposa
    el Esposo que tenía
    en el alto colocava 15
    la angélica jerarchía,
    pero la natura humana
    en el baxo la ponía
    por ser en su ser compuesta
    algo de menor valía. 20
    Y aunque el ser y los lugares
    desta suerte los ponía,
    pero todos son un cuerpo
    de la esposa que dezía:
    que el amor de un mismo Esposo 25
    una esposa los hazía;
    los de arriva posseýan
    al Esposo en alegría,
    los de abaxo en esperança
    de fee que les infundía 30
    diziéndoles que algún tiempo
    él los engrandecería,
    y que aquella su baxeza
    él se la levantaría
    de manera que ninguno 35
    ya la vituperaría,
    porque en todo semejante
    él a ellos se haría,
    y se vendría con ellos
    y con ellos moraría 40
    y que Dios sería hombre
    y que el hombre Dios sería
    y que trataría con ellos
    comería y bebería,
    y que con ellos continuo 45
    él mismo se quedaría
    hasta que se consumase
    este siglo que corría
    quando se gozaran juntos
    en Eterna melodía; 50
    porque él era la cabeça
    de la esposa que tenía
    a la qual todos los miembros
    de los justos juntaría,
    que son cuerpo de la esposa 55
    a la qual Él tomaría
    en sus braços tiernamente
    y allí su amor le daría,
    y que assí juntos en uno
    el Padre la llevaría 60
    donde del mismo deleite
    que Dios goza gozaría,
    que como el Padre y el Hijo
    y el que de ellos procedía
    el uno vive en el otro; 65
    assí la esposa sería
    que dentro de Dios absorta
    vida de Dios viviría.

    Prosigue
    5.º
    Con esta buena esperança
    que de arriva les venía
    el tedio de sus trabajos
    más leve se les hazía,
    pero la esperança larga 5
    y el deseo que crecía
    de gozarse con su Esposo
    contino les affligía.
    Por lo qual con oraciones
    con suspiros y agonía 10
    con lágrimas y gemidos
    le rogavan noche y día
    que ya se determinase
    a les dar su compañía.
    Unos dezían: ¡O si fuesse 15
    en mi tiempo la alegría!
    Otros: Acava, Señor,
    al que as de embiar embía.
    Otros: ¡O si ya rompiese
    essos cielos y vería 20
    con mis ojos que baxases
    y mi llanto cessaría!
    Regat nuves de lo alto
    que la tierra lo pedía,
    y ábrase ya la tierra 25
    que espinas nos produzía,
    y produzga aquella flor
    con que ella florecía.
    Otros dezían: ¡O dichoso
    el que en tal tiempo sería 30
    que merezca beer a Dios
    con los ojos que tenía,
    y tratarle con sus manos
    y andar en su compañía
    y gozar de los misterios 35
    que entonces ordenaría!

    Prosigue
    6.º
    En aquestos y otros ruegos
    gran tiempo pasado avía
    pero en los postreros años
    el fervor mucho crecía,
    quando el viejo Simeón 5
    en deseo se encendía
    rogando a Dios que quisiese
    dexalle ver este día.
    Y assí el Espíritu Sancto
    al buen viejo respondía 10
    que le dava su palabra
    que la muerte no vería
    hasta que la vida viesse
    que de arriva descendía,
    y que él en sus mismas manos 15
    al mismo Dios tomaría
    y le tendría en sus braços
    y consigo abraçaría.

    Prosigue la Encarnación
    7.º
    Ya que el tiempo era llegado
    en que hazerse convenía
    el rescate de la esposa
    que en duro yugo servía,
    debaxo de aquella ley 5
    que Moysés dado le avía
    el Padre con amor tierno
    desta manera dezía:
    -Ya ves, Hijo, que a tu esposa
    a tu ymagen hecho avía 10
    y en lo que a ti se parece
    contigo bien convenía,
    pero diffiere en la carne
    que en tu simple ser no avía.
    En los amores perfectos 15
    esta ley se requería,
    que se haga semejante
    el amante a quien quería
    que la mayor semejança
    más deleite contenía; 20
    el qual sin duda en tu esposa
    grandemente crecería
    si te viere semejante
    en la carne que tenía.
    -Mi voluntad es la tuya 25
    -el Hijo le respondía-,
    y la gloria que yo tengo
    es tu voluntad ser mía,
    y a mí me conviene, Padre,
    lo que tu Alteza dezía 30
    porque por esta manera
    tu vondad más se vería;
    veráse tu gran potencia
    justicia y sabiduría
    yrélo a dezir al mundo 35
    y noticia les daría
    de tu belleza y dulçura
    y de tu soberanía;
    yré a buscar a mi esposa
    y sobre mí tomaría 40
    sus fatigas y trabajos
    en que tanto padecía;
    y porque ella vida tenga,
    yo por ella moriría
    y sacándola del lago 45
    a ti te la bolvería.

    Prosigue
    8.º
    Entonces llamó un archángel
    que Sant Gabriel se dezía,
    y embiólo a una donzella
    que se llamava María,
    de cuyo consentimiento 5
    el misterio se hazía,
    en el qual la Trinidad
    de carne al Verbo vestía.
    Y aunque tres hazen la obra
    en el uno se hazía, 10
    y quedó el Verbo encarnado
    en el bientre de María.
    Y el que tiene sólo Padre
    ya también madre tenía
    aunque no como qualquiera 15
    que de varón concevía,
    que de las entrañas de ella
    él su carne recevía,
    por lo qual Hijo de Dios
    y del hombre se dezía. 20

    Del nacimiento
    9.º
    Ya que era llegado el tiempo
    en que de nacer avía,
    assí como desposado
    de su tálamo salía,
    abraçado con su esposa 5
    que en sus braços la traýa,
    al qual la graciosa madre
    en un pesebre ponía
    entre unos animales
    que a la sazón allí avía. 10
    Los hombres dezían cantares
    los ángeles melodía
    festejando el desposorio
    que entre tales dos avía;
    pero Dios en el pesebre 15
    allí llorava y gimía
    que eran joyas que la esposa
    al desposorio traýa;
    y la madre estava en pasmo
    de que tal trueque veýa, 20
    el llanto del hombre en Dios
    y en el hombre el alegría,
    lo qual del uno y del otro
    tan ajeno ser solía.

    Finis

    Otro del mismo que va por «Super flumina Babilonis»

    Encima de las corrientes
    que en Babilonia hallava,
    allí me senté llorando
    allí la tierra regava,
    acordándome de ti 5
    ¡o Sión!, a quien amava.
    Era dulce tu memoria
    y con ella más llorava.
    Dexé los traxes de fiesta
    los de trabaxo tomava, 10
    y colgué en los verdes sauzes
    la música que llevaba
    puniéndola en esperança
    de aquello que en ti esperava.
    Allí me hyrió el amor 15
    y el coraçón me sacava.
    Díxele que me matase
    pues de tal suerte llagava;
    yo me metía en su fuego
    sabiendo que me abrasava, 20
    desculpando al avezica
    que en el fuego se acababa;
    estávame en mí muriendo
    y en ti solo respirava;
    en mí por ti me moría 25
    y por ti resucitava,
    que la memoria de ti
    daba vida y la quitava.
    Gozábanse los estraños
    entre quien cautivo estava. 30
    Preguntávanme cantares
    de lo que en Sión cantava:
    -Canta de Sión un hynno,
    veamos cómo sonava.
    -Dezid, ¿cómo en tierra ajena 35
    donde por Sión llorava
    cantaré yo la alegría
    que en Sión se me quedava?
    Echaríala en olbido
    si en la ajena me gozava. 40
    Con mi paladar se junte
    la lengua con que hablava
    si de ti yo me olbidare
    en la tierra do morava.
    Sión, por los verdes ramos 45
    que Babilonia me dava,
    de mí se olbide mi diestra
    que es lo que en ti más amava,
    si de ti no me acordare
    en lo que más me gozava, 50
    y si yo tuviere fiesta
    y sin ti la festejava.
    ¡O hija de Babilonia
    mísera y desventurada!
    Bienaventurado era 55
    aquel en quien confiava,
    que te a de dar el castigo
    que de tu mano llevava,
    y juntará sus pequeños
    y a mí, porque en ti esperava, 60
    a la piedra que era Christo
    por el qual yo te dexava.

    Debetur, soli gloria vera Deo.

    San Juan de la Cruz

     
  • viva el Fri3Nov06 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , piedra, ,   

    Hizo sus deposiciones en el excusado de la… 

    Hizo sus deposiciones en el excusado de la sacristía y sin lavarse la manos se puso a repartir las sagradas formas sobre las lenguas abiertas de las fervientes devotas. Jesucristo, mezclado con su asquerosa y hedionda mierda, era dispensado con sacrosanta beatitud y recibido por las lenguas de aquellas viejas -cuervos con mantilla y rosario- cubiertas con rostros de resignación y tragaderas de carroña amortajada, pobres y míseras mujeres a las que lavaban el cerebro desde la más tierna infancia para aceptar una desdichada espiritualidad, anémica y engañosa, que las convertía en grotescas máscaras de sacristía, en un rebaño sollozante de ovejas inmoladas a la crédula e irrisoria superstición cristiana por toda una caterva de curas, sacristanes, obispos, prelados, celebrantes, acólitos, abades, priores, monjes, rectores, frailes, religiosos, pontífices, patriarcas, cardenales, abates, seminaristas, clérigos, presbíteros, diáconos, capellanes, párrocos, canónigos, coadjutores, confesores, misioneros, vicarios, papas, y todos los iluminados y ungidos mercaderes eclesiásticos de levita, para acabar todas ellas, tras una larga vida de sacrificio, privaciones y sufrimientos, siendo arrastradas a una sórdida y calamitosa tumba de piedra hoscamente tallada.
    Eran despreciables e inmundas sus manos al lavarse en las lenguas ávidas de aquellas beatas pero, sobre todo, era detestable y nauseabundo verle al salir de la iglesia con aquella roída y deslustrada chaquetilla de lana llena de gusanos sanguinolentos.
    Gayol, completamente rebozado en barro, esperaba frente al pórtico de la iglesia, con sus ojos desorbitados y clavados en el Padre Yanke.

     
  • viva el Fri3Nov06 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , piedra, ,   

    7. Hizo 

    Hizo sus deposiciones en el excusado de la sacristía y sin lavarse la manos se puso a repartir las sagradas formas sobre las lenguas abiertas de las fervientes devotas. Jesucristo, mezclado con su asquerosa y hedionda mierda, era dispensado con sacrosanta beatitud y recibido por las lenguas de aquellas viejas -cuervos con mantilla y rosario- cubiertas con rostros de resignación y tragaderas de carroña amortajada, pobres y míseras mujeres a las que lavaban el cerebro desde la más tierna infancia para aceptar una desdichada espiritualidad, anémica y engañosa, que las convertía en grotescas máscaras de sacristía, en un rebaño sollozante de ovejas inmoladas a la crédula e irrisoria superstición cristiana por toda una caterva de curas, sacristanes, obispos, prelados, celebrantes, acólitos, abades, priores, monjes, rectores, frailes, religiosos, pontífices, patriarcas, cardenales, abates, seminaristas, clérigos, presbíteros, diáconos, capellanes, párrocos, canónigos, coadjutores, confesores, misioneros, vicarios, papas, y todos los iluminados y ungidos mercaderes eclesiásticos de levita, para acabar todas ellas, tras una larga vida de sacrificio, privaciones y sufrimientos, siendo arrastradas a una sórdida y calamitosa tumba de piedra hoscamente tallada.
    Eran despreciables e inmundas sus manos al lavarse en las lenguas ávidas de aquellas beatas pero, sobre todo, era detestable y nauseabundo verle al salir de la iglesia con aquella roída y deslustrada chaquetilla de lana llena de gusanos sanguinolentos.
    Gayol, completamente rebozado en barro, esperaba frente al pórtico de la iglesia, con sus ojos desorbitados y clavados en el Padre Yanke.

     
  • viva el Fri3Nov06 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , piedra, , ,   

    7. Hizo… 

    Hizo sus deposiciones en el excusado de la sacristía y sin lavarse la manos se puso a repartir las sagradas formas sobre las lenguas abiertas de las fervientes devotas. Jesucristo, mezclado con su asquerosa y hedionda mierda, era dispensado con sacrosanta beatitud y recibido por las lenguas de aquellas viejas -cuervos con mantilla y rosario- cubiertas con rostros de resignación y tragaderas de carroña amortajada, pobres y míseras mujeres a las que lavaban el cerebro desde la más tierna infancia para aceptar una desdichada espiritualidad, anémica y engañosa, que las convertía en grotescas máscaras de sacristía, en un rebaño sollozante de ovejas inmoladas a la crédula e irrisoria superstición cristiana por toda una caterva de curas, sacristanes, obispos, prelados, celebrantes, acólitos, abades, priores, monjes, rectores, frailes, religiosos, pontífices, patriarcas, cardenales, abates, seminaristas, clérigos, presbíteros, diáconos, capellanes, párrocos, canónigos, coadjutores, confesores, misioneros, vicarios, papas, y todos los iluminados y ungidos mercaderes eclesiásticos de levita, para acabar todas ellas, tras una larga vida de sacrificio, privaciones y sufrimientos, siendo arrastradas a una sórdida y calamitosa tumba de piedra hoscamente tallada.
    Eran despreciables e inmundas sus manos al lavarse en las lenguas ávidas de aquellas beatas pero, sobre todo, era detestable y nauseabundo verle al salir de la iglesia con aquella roída y deslustrada chaquetilla de lana llena de gusanos sanguinolentos.
    Gayol, completamente rebozado en barro, esperaba frente al pórtico de la iglesia, con sus ojos desorbitados y clavados en el Padre Yanke.

     
    • tintadelcorazon el Vie3Nov06 Permalink

      Por lo menos Poncio Pilatos se lavo las manos.
      Te espero.

    • Ahasvero el Sab4Nov06 Permalink

      Pilatos era un señor

  • viva el Wed1Nov06 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , piedra, , , ,   

    La noche 

    La noche empezaba a tragar el bosque cercano. El pesado aliento de la niebla otoñal se acercaba húmedo y sigiloso. Salió al pequeño cementerio de la iglesia. Ya nadie se ocupaba de él. Y deseó morir. Un repentino vértigo se apoderó de sus vísceras. Estaba a punto de desmayarse. Sus rodillas se clavaron en el suelo, su frente sobre una lápida. En su amplio mentón se imprimieron las primeras letras inscritas en una abandonada tumba: SOL… El resto de la inscripción estaba tapada por el barro, los trozos degradados de flores de plástico y una esquelética y deshojada corona de alambres torturados por el tiempo. Una repentina mueca se incrustó en su cara, sus ojos brillaron y por primera vez en su vida una lágrima se lanzó al vacío aterrada quizás porque aquel monstruo sin sentimientos hubiera sido capaz de expulsarla de sus sorprendidos y vírgenes lacrimales. Clavó sus uñas en el barro y comenzó a cavar con la desesperación de un condenado en las mazmorras del infierno. La letras esculpidas en piedra hablaban: SOLEDAD MARTÍN DE GAYOL – R.I.P. […]

     
    • Ahasvero el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Me acabo de percatar que esto es una hallowinada pedorra, pero ya no voy a cambiarlo, forma parte de la novelota esta por entregas -en clave “florida”- que me ha dado por continuar hasta que la muerte nos separe (jo otra vez he dicho muerte, mierda! si es que los niños no me dejan escribir con tanto “susto o muerte”, ya no sé ni lo que hago, mierda otra vez!)

    • Ahasvero el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Me acabo de percatar que esto es una hallowinada pedorra, pero ya no voy a cambiarlo, forma parte de la novelota esta por entregas -en clave “florida”- que me ha dado por continuar hasta que la muerte nos separe (jo otra vez he dicho muerte, mierda! si es que los niños no me dejan escribir con tanto “susto o muerte”, ya no sé ni lo que hago, mierda otra vez!)

    • popi el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Venga anda, sigue con la paranoia, que a mí ya me tiene intrigado el asunto. Ah!Y no me olvido del meme, todo tiene su tiempo. “!!!!!!!!!zuzto o muette!!!!!!!!”

    • popi el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Venga anda, sigue con la paranoia, que a mí ya me tiene intrigado el asunto. Ah!Y no me olvido del meme, todo tiene su tiempo. “!!!!!!!!!zuzto o muette!!!!!!!!”

    • Ahasvero el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Mi intención es escribir un post al día sobre este tema durante un año (365 post, más o menos). Cada uno de ellos será una página de la novelota y, a la vez, un microrrelato independiente con su propio final. Por tanto, popi, espero mantener la intriga (o el dolor de barriga) de esta paranoia hasta dentro de un año, mientras tanto habrá que conformarse con los microfinales.

    • Ahasvero el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Mi intención es escribir un post al día sobre este tema durante un año (365 post, más o menos). Cada uno de ellos será una página de la novelota y, a la vez, un microrrelato independiente con su propio final. Por tanto, popi, espero mantener la intriga (o el dolor de barriga) de esta paranoia hasta dentro de un año, mientras tanto habrá que conformarse con los microfinales.

    • popi el Vie3Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Me agrada la idea, siempre y cuando al acabar la novelota no te dé por cambiar de orden cada microrrelato y nos desafíes a resolver otro meme. :)

    • popi el Vie3Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Me agrada la idea, siempre y cuando al acabar la novelota no te dé por cambiar de orden cada microrrelato y nos desafíes a resolver otro meme. :)

    • Ahasvero el Vie3Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Pues me has dado una idea, jejeje, quizás lo haga… :lol: por cierto, sobre lo del meme, te aconsejo que lo mutes, es decir, que le hagas alguna mutación :-P

    • Ahasvero el Vie3Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Pues me has dado una idea, jejeje, quizás lo haga… :lol: por cierto, sobre lo del meme, te aconsejo que lo mutes, es decir, que le hagas alguna mutación :-P

  • viva el Wed1Nov06 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , piedra, , , ,   

    6. La noche… 

    nieblaLa noche empezaba a tragar el bosque cercano. El pesado aliento de la niebla otoñal se acercaba húmedo y sigiloso. Salió al pequeño cementerio de la iglesia. Ya nadie se ocupaba de él. Y deseó morir. Un repentino vértigo se apoderó de sus vísceras. Estaba a punto de desmayarse. Sus rodillas se clavaron en el suelo, su frente sobre una lápida. En su amplio mentón se imprimieron las primeras letras inscritas en una abandonada tumba: SOL… El resto de la inscripción estaba tapada por el barro, los trozos degradados de flores de plástico y una esquelética y deshojada corona de alambres torturados por el tiempo. Una repentina mueca se incrustó en su cara, sus ojos brillaron y por primera vez en su vida una lágrima se lanzó al vacío aterrada quizás porque aquel monstruo sin sentimientos hubiera sido capaz de expulsarla de sus sorprendidos y vírgenes lacrimales. Clavó sus uñas en el barro y comenzó a cavar con la desesperación de un condenado en las mazmorras del infierno. La letras esculpidas en piedra hablaban: SOLEDAD MARTÍN DE GAYOL – R.I.P. […]

     
    • Ahasvero el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Me acabo de percatar que esto es una hallowinada pedorra, pero ya no voy a cambiarlo, forma parte de la novelota esta por entregas -en clave “florida”- que me ha dado por continuar hasta que la muerte nos separe (jo otra vez he dicho muerte, mierda! si es que los niños no me dejan escribir con tanto “susto o muerte”, ya no sé ni lo que hago, mierda otra vez!)

    • popi el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Venga anda, sigue con la paranoia, que a mí ya me tiene intrigado el asunto. Ah!Y no me olvido del meme, todo tiene su tiempo. “!!!!!!!!!zuzto o muette!!!!!!!!”

    • Ahasvero el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Mi intención es escribir un post al día sobre este tema durante un año (365 post, más o menos). Cada uno de ellos será una página de la novelota y, a la vez, un microrrelato independiente con su propio final. Por tanto, popi, espero mantener la intriga (o el dolor de barriga) de esta paranoia hasta dentro de un año, mientras tanto habrá que conformarse con los microfinales.

    • popi el Vie3Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Me agrada la idea, siempre y cuando al acabar la novelota no te dé por cambiar de orden cada microrrelato y nos desafíes a resolver otro meme. :)

    • Ahasvero el Vie3Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Pues me has dado una idea, jejeje, quizás lo haga… :lol: por cierto, sobre lo del meme, te aconsejo que lo mutes, es decir, que le hagas alguna mutación :-P

  • viva el Wed1Nov06 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , piedra, , , ,   

    La noche empezaba a tragar el bosque cercano… 

    La noche empezaba a tragar el bosque cercano. El pesado aliento de la niebla otoñal se acercaba húmedo y sigiloso. Salió al pequeño cementerio de la iglesia. Ya nadie se ocupaba de él. Y deseó morir. Un repentino vértigo se apoderó de sus vísceras. Estaba a punto de desmayarse. Sus rodillas se clavaron en el suelo, su frente sobre una lápida. En su amplio mentón se imprimieron las primeras letras inscritas en una abandonada tumba: SOL… El resto de la inscripción estaba tapada por el barro, los trozos degradados de flores de plástico y una esquelética y deshojada corona de alambres torturados por el tiempo. Una repentina mueca se incrustó en su cara, sus ojos brillaron y por primera vez en su vida una lágrima se lanzó al vacío aterrada quizás porque aquel monstruo sin sentimientos hubiera sido capaz de expulsarla de sus sorprendidos y vírgenes lacrimales. Clavó sus uñas en el barro y comenzó a cavar con la desesperación de un condenado en las mazmorras del infierno. La letras esculpidas en piedra hablaban: SOLEDAD MARTÍN DE GAYOL – R.I.P. […]

     
    • Ahasvero el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Me acabo de percatar que esto es una hallowinada pedorra, pero ya no voy a cambiarlo, forma parte de la novelota esta por entregas -en clave “florida”- que me ha dado por continuar hasta que la muerte nos separe (jo otra vez he dicho muerte, mierda! si es que los niños no me dejan escribir con tanto “susto o muerte”, ya no sé ni lo que hago, mierda otra vez!)

    • popi el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Venga anda, sigue con la paranoia, que a mí ya me tiene intrigado el asunto. Ah!Y no me olvido del meme, todo tiene su tiempo. “!!!!!!!!!zuzto o muette!!!!!!!!”

    • Ahasvero el Jue2Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Mi intención es escribir un post al día sobre este tema durante un año (365 post, más o menos). Cada uno de ellos será una página de la novelota y, a la vez, un microrrelato independiente con su propio final. Por tanto, popi, espero mantener la intriga (o el dolor de barriga) de esta paranoia hasta dentro de un año, mientras tanto habrá que conformarse con los microfinales.

    • popi el Vie3Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Me agrada la idea, siempre y cuando al acabar la novelota no te dé por cambiar de orden cada microrrelato y nos desafíes a resolver otro meme. :)

    • Ahasvero el Vie3Nov06 Permalink | Inicia sesión para responder

      Pues me has dado una idea, jejeje, quizás lo haga… :lol: por cierto, sobre lo del meme, te aconsejo que lo mutes, es decir, que le hagas alguna mutación :-P

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar