TAROT

La fuerza del Tarot reside no tanto en su capacidad de explicar y predecir, cuanto en su capacidad para crear combinaciones de historias y universos. En ese sentido es más parecido a un complejo mecano infantil, un juguete para construir mundos, objetos e interpretaciones que un sistema de explicación universal -como muchos de sus estudiosos han pretendido. Que, a veces, la realidad se parezca al Tarot no es una refutación de lo dicho sino, muy al contrario, la confirmación de que la realidad también es una combinación aleatoria de elementos como lo es el propio Tarot. Personalmente prefiero, al igual que Italo Calvino, utilizarlo como juego para la creación literaria que como instrumento profético o interpretativo. Véase, como ejemplo de su potencia creativa, su mapa de conceptos, que permitió a Temístocles de Alejandría llenar cientos de papiros enrollados, por desgracia hoy perdidos, y que yo, el judío errante, leí con avidez de adolescente mientras permanecí como discípulo suyo.

GAITAS

Mis relaciones sexuales ya no son lo que eran, ahora tengo que repartir entre mis amigas las gaitas que hago con los condones en un curso de papiroflexia.

VII

Otro día perdí mis pensamientos
en un espera-haber-que-pasa,
cárcel más impenetrable que la nada:
solipsismo raquítico,
punto de Eugene,
sílico papirocodio,
deuterosolfa verde,
ser púllido y ronco,
lacería de patrañas,
fofosolio distélico,
rizo ganimeano,
y, en fin, todo lo inútil y existente jamás.