Etiquetado: paisaje Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • viva el Tuesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , paisaje, , , , , , , , ,   

    Junio 

    Oh luna silente que los árboles aman y eres sobre el llano dulzura de la sombra o niebla y resonancia en el alma dormida del paisaje.
    Todas la rosas de la pálida luna caían, fantasmales, por la ventana abierta de tu cuerpo desnudo.
    Estábamos juntos. Después lo he olvidado. (Walt Whitman)
    Hazme, divino amor, la lluvia dorada de tus versos.
    Limpios son los abismos de la ausencia. Como besos sin aire que no dejan huella. Como miradas que ni rastro dejan. Como la pena.
    Hoy somos como los pasajeros de un vuelo perdido. Pasajeros del amor que no saben coger pista de aterrizaje.
    A los pies que idolatro desplegada, Mano al fin de madurez inesperada, Otro rebelde henchido de mirada Repicará la carne desgarrada.
    Como estrellas fugaces, todos los sueños se rompen. Fin?
    Quiero aprender tu piel como mapa de un tesoro imposible, escondido en la isla de los sueños, en la playa arenosa de tus días, en tu mar.
    El polvo sometido iza sus llamas, conteniendo de luz sólo las formas. Las fúlgidas espinas de mis lágrimas tristes sonríen a tus ojos.
    Cerebro hueco: vergel de perversiones debajo del sombrero.
    Acaríciame como la suave y fresca sombra de junio.
    El amor eterno es inconcluso.

    Anuncios
     
  • viva el Friday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , paisaje, , ,   

    Cadenas de la muerte 

    Ven,

    arranca las cadenas de la muerte,

    la piedra oscura de la soledad,

    el paisaje mudo de los huesos,

    el clamor de la espada insumisa

    y mírame a los ojos.

     
  • viva el Monday Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , paisaje, , , , , , , , , , , , , , , ,   

    Nefastissimus Poetarum 

    guadaña que le alarga
    de regalo forzoso
    sobre el héroe primero
    qué hacer con lo que vivo?
    ley rige el cruel tablero
    labor será quimera
    me rodea su presencia
    la orilla que sutura
    dudando en el alero
    que todavía excitada
    alegre pulse un verso
    la lluvia no era suave
    a las esferas del seis
    viste letal esencia
    lo que me estás pidiendo
    al muro encaramada
    ensalza al que se inclina
    miradas de serpiente
    sólo quedó poesía
    como duna que emerge
    desteje incertidumbres
    por nácar irisado
    de fraterna indolencia
    de los carros ajenos
    acaso es el destino
    por todo su dinero
    como labio ligero
    por los pelos aferra
    publicamos primero
    infunde nuevo fuero
    con labia laborable
    mas tus deseos no valen
    se extiende el derrotero
    oculto en la sentina
    extraiganle a los mares
    bella hasta en la demencia
    porque en lo impropio nada
    de ti me ha hecho sincero
    de la rabia indomable
    sangre que se detiene
    de unidad, qué profunda

    pezones de estricnina
    si sólo fuera helada
    viles o repelentes
    alusión a la fiebre
    no inventó la carencia
    del estado latente
    memoria que imagina
    amarga piel besada
    madre tan submarina
    el malestar hechizo
    dando un sentido nuevo
    que primero recuerde
    hermano que ama a hermano
    alarga un huso ausente
    el pan que no germina
    en franca disciplina
    hay que darle en el pecho
    lo distinto es hermoso
    solo en las negaciones
    no está en venta el paisaje
    atroces días mudos
    sonriendo indulgente
    más no se difumina
    mis sueños de clemencia
    cabeza es espantosa
    tornase en aguacero
    por paradoja, el río
    haciéndome a mí pobre
    cabeza que, postrera
    bullente el hormiguero
    agonizan muchachos
    de los oscuros tiempos
    reverdece en afluente
    mayo, dolor, morfina
    la gota suspendida
    también piel insurgente
    nuestros sueños imberbes
    linde o flujo voraz
    imposible aguacero
    nuestros sueños deciden
    la luz que ríe y declina
    límite, umbral, paso postrero
    latente en la neblina
    por nuevo derrotero
    rodeada de ausencia
    quiero que ya lo sepas
    me pregunto intrigado
    su figura esplendente
    bajo un cielo infinito
    mi casa silenciosa
    conjugando los verbos
    por qué se equivocaba
    el alma ya es certera
    no corran por las playas
    hasta en el desespero
    que avanza cual la sed
    con gurús sin solvencia
    buscaba en sus calores
    tus labios que se cierran
    por huir de lo adyacente
    la fuente que bebiste
    que al fin estalla el gesto
    en similar secuencia
    en el gran laberinto
    tenebrosa conciencia
    que jamás se termina
    agotó mi paciencia
    con más fiebre termina
    mezclándose en tus venas
    pateras y decencia
    libre y vital me hermano
    todo texto indolente
    con rigor que se instala
    la ecuación sea servida
    acercarse, con prisa
    tan fugaz cual esquina
    un temblor que se inicia
    da pie a la disidencia
    sangre que riega el torso
    radical risa alpina
    de cuerpo lastimero
    criatura más salvaje
    el ritmo de las olas
    materia o carne muerta
    se encara codiciosa
    por temor al intruso
    lo que en ti más quiero
    con manto de guerrero
    sube por la pendiente
    igual que una pechina
    hallé solo su inquina
    llega el común hastío
    si tanto la quería
    esparce el fruto amargo
    lo que de ti más quiero
    sangre que niega al corso
    que todavía conservo
    acaso es el damero
    beneficencia ciega
    y un orgasmo truncado
    como siempre dañina
    agotada la ciencia
    ingente y laborioso
    del tarro nunca abierto
    tras quienes les dominan

    deviene la conciencia
    el hundido rebaño
    agostó mi potencia
    cometió con esmero
    ofensa se contagia
    demandando obediencia
    por las fiestas Lunares
    un alma tan mezquina
    pues ella enfrenta al sol
    por qué no yace entera
    huyen vanos y alados
    en forma de aguacero
    de semblante inocente

     
  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , paisaje,   

    TESTIGO DE LA LLAMA 

    A Laura, 15 años después.

    Metáfora y paisaje
    de todos los espejos;
    brisa, a la que todos aman
    y nadie posee;
    testigo de la llama
    de mi vida
    invencible.

     
  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , paisaje,   

    TESTIGO DE LA LLAMA A Laura 15 años… 

    TESTIGO DE LA LLAMA

    A Laura, 15 años después.

    Metáfora y paisaje
    de todos los espejos;
    brisa, a la que todos aman
    y nadie posee;
    testigo de la llama
    de mi vida
    invencible.

     
  • viva el Wednesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , paisaje,   

    Caminan mis ojos por la ciudad posándose deliberadamente… 

    Caminan mis ojos por la ciudad, posándose deliberadamente en cada fachada, buscando un paisaje que contemplar, y se preguntan: ¿no son los bloques de edificios las montañas más erosionadas de la Tierra?

     
  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , paisaje, ,   

    EN LA PLAZA FRENTE A LA CATEDRAL 

    GUADALAJARA, JALISCO (MEXICO)

    Estábamos mi esposa y yo vacacionando en esta hermosa ciudad, sentados en una de las bancas del parque simplemente dejando pasar tranquilamente el tiempo mientras disfrutábamos de un clima espectacular y ante nosotros esporádicamente pasaba algún comerciante ofreciendo diversos productos o servicios tradicionales del área tales como: Cotorinas, algodones de azúcar, helados, un organillero, un bolero, un vendedor de títeres de madera, un vendedor de sombreros y otros más

    Obviamente también éramos parte del paisaje todos los allí presentes como paseantes, había puedo dar fe: gentes de muy diversas latitudes, razas, culturas, niveles económicos y profesiones a los que nos unía la dicha de no tener prisa en ese momento por nada.

    Observé a una muchacha deambulando para arriba y para abajo como sin ningún propósito al igual que nosotros, ya se sentaba en una banca, ya en el suelo cerca de la fuente, o se quedaba un momento quieta observando algo que le llamara la atención. Para cualquier persona supongo le habría parecido que ella estaba extraviada de sí misma

    Vi también a un muchacho pidiendo limosna, es probable que nunca haya recibido atención médica especializada que le minimizara los problemas locomotores en sus extremidades lo cual provocó sin lugar a dudas la deformación ya muy notoria de las mismas, también denotaba ese tipo de miseria que te obliga a vestir las prendas hechas ya unas garras, tan delgado que ni siquiera la anemia cabía en su cuerpo.

    Debo decir que no hicimos línea los presentes para preguntarle en que podíamos ayudarle, no nos disputamos el orgullo de ser los primeros en tenderle la mano, creo que ninguno dejamos de comer lo que sea que haya sido que hubiésemos comprado para tal propósito, ninguno nos dirigimos a las oficinas del Municipio para avisar que habían omitido accidentalmente ayudar a uno de sus conciudadanos en desgracia pero que afortunadamente estaba allí ahora al alcance de la mano

    En eso que uno voltea la mirada no sabe por qué hacia un lugar en lo particular me encontré con que la muchacha que mencioné previamente iba caminando hacia el muchacho, conforme se acercaba se metió la mano izquierda por su escote, hurgó dentro de su ropa intima y le dio un billete sin siquiera poner atención en la denominación

    ¿Tienen idea ustedes de lo miserable que me sentí y hoy sé que soy?

     
  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , paisaje, ,   

    EN LA PLAZA FRENTE A LA CATEDRAL DE… 

    EN LA PLAZA FRENTE A LA CATEDRAL DE GUADALAJARA, JALISCO (MEXICO)

    Estábamos mi esposa y yo vacacionando en esta hermosa ciudad, sentados en una de las bancas del parque simplemente dejando pasar tranquilamente el tiempo mientras disfrutábamos de un clima espectacular y ante nosotros esporádicamente pasaba algún comerciante ofreciendo diversos productos o servicios tradicionales del área tales como: Cotorinas, algodones de azúcar, helados, un organillero, un bolero, un vendedor de títeres de madera, un vendedor de sombreros y otros más

    Obviamente también éramos parte del paisaje todos los allí presentes como paseantes, había puedo dar fe: gentes de muy diversas latitudes, razas, culturas, niveles económicos y profesiones a los que nos unía la dicha de no tener prisa en ese momento por nada.

    Observé a una muchacha deambulando para arriba y para abajo como sin ningún propósito al igual que nosotros, ya se sentaba en una banca, ya en el suelo cerca de la fuente, o se quedaba un momento quieta observando algo que le llamara la atención. Para cualquier persona supongo le habría parecido que ella estaba extraviada de sí misma

    Vi también a un muchacho pidiendo limosna, es probable que nunca haya recibido atención médica especializada que le minimizara los problemas locomotores en sus extremidades lo cual provocó sin lugar a dudas la deformación ya muy notoria de las mismas, también denotaba ese tipo de miseria que te obliga a vestir las prendas hechas ya unas garras, tan delgado que ni siquiera la anemia cabía en su cuerpo.

    Debo decir que no hicimos línea los presentes para preguntarle en que podíamos ayudarle, no nos disputamos el orgullo de ser los primeros en tenderle la mano, creo que ninguno dejamos de comer lo que sea que haya sido que hubiésemos comprado para tal propósito, ninguno nos dirigimos a las oficinas del Municipio para avisar que habían omitido accidentalmente ayudar a uno de sus conciudadanos en desgracia pero que afortunadamente estaba allí ahora al alcance de la mano

    En eso que uno voltea la mirada no sabe por qué hacia un lugar en lo particular me encontré con que la muchacha que mencioné previamente iba caminando hacia el muchacho, conforme se acercaba se metió la mano izquierda por su escote, hurgó dentro de su ropa intima y le dio un billete sin siquiera poner atención en la denominación

    ¿Tienen idea ustedes de lo miserable que me sentí y hoy sé que soy?

     
  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , paisaje, , , ,   

    JUAN RAMÓN JIMÉNEZ 

    LLUVIA DE OTOÑO
    (Llueve, llueve dulcemente…)

    … El agua lava la yedra;
    rompe el agua verdinegra;
    el agua lava la piedra…
    Y en mi corazón ardiente,
    llueve, llueve dulcemente

    Esté el horizonte triste;
    ¿el paisaje ya no existe?;
    un dia rosa persiste
    en el pálido poniente…
    Llueve, llueve dulcemente.

    Mi frente cae en mi mano
    ¡Ni una mujer, ni un hermano!
    ¡Mi juventud pasa en vano!
    -Mi mano deja mi frente…-
    ¡Llueve, llueve dulcemente!

    ¡Tarde, llueve; tarde, llora;
    que, aunque hubiera un sol de aurora
    no llegará mi hora
    luminosa y floreciente!
    ¡Llueve, llora dulcemente!

     
    • todoennuestracabeza el Viernes Permalink | Responder

      Grande Juan Ramón Jiménez, resulta que Dalí lo insultaba y despreciaba su poesía… Pobrecillo, no sabía mirar más allá del Surrealismo.

  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , paisaje, , , ,   

    LLUVIA DE OTOÑO 

    LLUVIA DE OTOÑO

    (Llueve, llueve dulcemente…)

    … El agua lava la yedra;
    rompe el agua verdinegra;
    el agua lava la piedra…
    Y en mi corazón ardiente,
    llueve, llueve dulcemente

    Esté el horizonte triste;
    ¿el paisaje ya no existe?;
    un dia rosa persiste
    en el pálido poniente…
    Llueve, llueve dulcemente.

    Mi frente cae en mi mano
    ¡Ni una mujer, ni un hermano!
    ¡Mi juventud pasa en vano!
    — Mi mano deja mi frente… —
    ¡Llueve, llueve dulcemente!

    ¡Tarde, llueve; tarde, llora;
    que, aunque hubiera un sol de aurora
    no llegará mi hora
    luminosa y floreciente!
    ¡Llueve, llora dulcemente!

    Juan Ramón Jiménez

     
    • todoennuestracabeza el Viernes Permalink | Responder

      Grande Juan Ramón Jiménez, resulta que Dalí lo insultaba y despreciaba su poesía… Pobrecillo, no sabía mirar más allá del Surrealismo.

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar