LEVKÁS

poesía

Rodeado de almendros
un viejo griego,
de líticas arrugas,
duerme la siesta
ajeno a la tormenta
del Egeo.
Levkás es siesta
y es tormenta
en primavera.

ORACIÓN PROFANA AL SAGRADO CÍRCULO DE FESTOS

relato

Oh, Sacro Círculo de Festos,
concédeme, al menos, los deseos imposibles:
recorrer, en trance, todas las islas griegas,
aspirar el azul de su sagrado cielo.
No arribar nunca a la Ítaca que me ate,
sino a la Ítaca que me impulse, que me arroje, que me lance,
como un lobo de mar, como un Ulises, al proceloso mar,
sobre un caique repleto de cañones,
que disparen los más terribles versos,
a conquistar con ellos
todos los mares nostrum, los jónicos y egeos
y aspirar, finalmente, el azul de su sagrado cielo.