5 apuntes sobre inteligencia artificial

greguería

La inteligencia artificial está llevando la automatización a un nuevo nivel en un número creciente de empresas y universidades. A continuación exponemos cinco apuntes que conviene saber sobre esta tecnología, a menudo llamada de forma abreviada IA.
1. La IA es un conjunto de tecnologías de software y hardware de computadora que permite a las máquinas realizar tareas que imitan la inteligencia y la percepción humanas.
2. Las tecnologías de IA son actualmente de cuatro tipos: aprendizaje automático, aprendizaje profundo, procesamiento de lenguaje natural y visión por computadora. En conjunto pueden procesar grandes cantidades de datos, llegar a conclusiones al respecto y tomar decisiones supervisadas, no supervisadas o reforzadas por humanos.
3. La tecnología de IA puede reemplazar a los humanos en algunas tareas, pero también creará nuevos empleos y competencias laborales.
4. Los expertos sostienen que el emparejamiento hombre-máquina a menudo logra los mejores resultados en una tarea, por lo que esta vía parece ser una de las más prometedoras.
5. Cada vez hay un mayor número de empresas que desarrollan, venden o usan tecnología de IA, incluyendo las Universidades, y la adopción de esta tecnología se está acelerando a ritmos inusitados entre las mismas.

Robots 1 – Humanos 0

greguería

La nueva revolución ya está aquí…

En el año 1985, se lanzó el estreno de una película que se iba a convertir en un auténtico éxito de taquilla: Terminator. En esta película se muestra un mundo dominado por robots humanoides. Apenas 33 años después, la era dominada por robots parece estar cada vez más cerca y es evidente que nos encontramos en medio de una cuarta revolución industrial, la de la inteligencia artificial.

En los últimos años, hemos visto como diferentes empresas y equipos de investigación han diseñado robots capaces de hacer todo tipo de tareas, desde bailar, correr o saltar, hasta resolver complejos problemas matemáticos y analizar pensamientos e ideas.

Una empresa de Estados Unidos, Boston Dynamics, ha querido formar parte de esta revolución robótica, diseñando unos robots con una excelente capacidad de movilidad, similar a la de un animal o persona. Fundada por ingenieros e investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, la empresa lleva varios años investigando sobre la cinética de los robots, lanzando varios modelos de máquinas que han conseguido atraer la atención de grandes multinacionales como Toyota o Google.

El secreto de los robots de Boston Dynamics radica en la naturalidad, soltura y facilidad en la cual se mueven y se desplazan estos dispositivos. Alguno de sus modelos, como el Atlas, es capaz de correr a altas velocidades, levantar pesos, saltar obstáculos o, incluso, hacer parkour. Además, la gran capacidad de equilibrio de este humanoide permite recorrer superficies irregulares y complicadas. Son innumerables las aplicaciones que pueden tener estos robots en campos como el de la mensajería o el militar.

Otro de sus modelos, que parece inspirado en uno de los más inquietantes episodios de la serie futurista Black Mirror (“Metalhead”), es el modelo Spot, un robot con forma de perro de unos 30 kilogramos (bastante liviano), del cual se está viendo su posible aplicación en la seguridad y vigilancia, ya que es capaz de desplazarse por escaleras, abrir puertas, levantar objetos… y a él se encuentran acopladas unas cámaras que permiten observar todo a su alrededor desde un control. La compañía anunció la pasada semana que este modelo estaría disponible en el mercado a inicios del año 2019. Aunque todavía no se ha especificado el precio, la compañía asegura que el último prototipo cuesta 10 veces menos de construir que sus anteriores versiones.

Hasta dónde nos llevará esta revolución es algo que sólo el futuro responderá.

Ad Maiorem Dies Gloriam

relato

Sonaba la atávica música de John Paul Young Love is in the air e inmediatamente un largo timbrazo se aseguraba de despertarnos. Los intentos de abstinencia de la carne provocaban como compensación unos dulces y eróticos sueños que siempre se interrumpían con un estridente altavoz en el que sonaba una canción y un prolongado timbrazo al que jamás conseguí acostumbrarme y que, una vez terminaba, me permitía volver a rememorar, entre las sábanas calientes, las imágenes inconscientes e inmaculadamente concebidas durante el sueño, sin sentir el remordimiento de los pecados carnales. Era como una licencia, una bula personal a los pequeños placeres prohibidos y onanistas de la erección matinal, un abandono complaciente a la cálida sensación de un vigor adolescente difícil de amaestrar. La excitante sensación de despertarme empalmado mezclada con el ritmo acelerado del corazón producido por el estrepitoso ruido del timbre era quizás el auténtico bromuro, del que tanto se hablaba entre los seminaristas. Uno, confuso y medio aturdido, no sabía a que sensación abandonarse o atenerse o mejor dicho a cual de ellas dejar condicionar su conducta: el placer, el miedo y la ansiedad se alternaban alborotadamente entre el pecho y la entrepierna.

La música estaba unida a ciertos momentos y rememora en mí muchas de las escenas que entonces viví. Cesareo Gabarain sonaba en el momento de la oración, que era el siguiente al de levantarse y asearse. Sabiamente elegida, la hora de ir a la capilla, en la que había que estar en menos de un cuarto de hora lavado, vestido y peinado, era el momento propicio para socavar nuestra psique adolescente, adormilada y sensual, llena aún de sensaciones agradables pero que, para bien de nuestra ascética educación, había que cortar por lo sano con sutiles reflexiones oratorias.

El prefecto Esculano con su perenne chaquetilla gris de lana sobre los hombros, su aspecto de caballo percherón y sus oscuras y gruesas gafas fue nuestro primer guía espiritual en nuestras primerizas austeridades y ascésis. La más pura y ortodoxa liturgia de todos los prefectos del seminario era la escenificada por él. Ni siquiera las celebradas por el obispo se ajustaban con tal rigor y pausado ritmo. Las del obispo Gabriel tenían más pompa y boato, como correspondía a su rango, pero carecían de la necesaria austeridad en los gestos, la milimétrica sucesión de ritos, las pausas, los silencios, las flexiones, genuflexiones, bendiciones, fórmulas, invocaciones, preces, alabanzas, meaculpas, imprecaciones y amenes entonados con la humilde exactitud repetida en todas y cada una de las celebraciones. El prefecto Esculano era la viva transustanciación del rito eucarístico, la liturgia hecha carne y habitada entre nosotros. Su forma de levantar las manos a los alto, la colocación exacta de los dedos, la apertura de los mismos en el ángulo preciso, con el meñique levemente arqueado como en las estampas del Sagrado Corazón de Jesús bendiciendo al mundo urbi et orbe.

Con tal máquina litúrgica despertaban y transportaban nuestros cuerpos infantiles o adolescentes a una reflexión oratoria que surgía de la reciente calidez del prejuicio. Una liturgia utilizada como criba de los elegidos para la otra Gloria.

DIRECCIÓN IP Y EL PROBLEMA DE GARDNER, EL ROBOT ADIVINO (RELOADED)

greguería

— Muchas de las máquinas que fueron construidas para esta misión, Gardner, son identificadas frecuentemente no sólo por su nombre sino también por su número. Es la llamada Dirección IP. Una reminiscencia del pasado, sin ninguna utilidad en la actualidad. Lo que no nos gusta lo cambiamos. Por eso ya no existe mas que como un dinosaurio, en los museos…
— Te voy a poner un problema: ¿Cuántas veces por semana se te antoja venir aquí? Debe ser un número entre más de 0 veces y menos de 10 veces…
— …
— Multiplica este número por 2 para que sea par…
— …
— Suma 5
— …
— Multiplica el resultado por 50… Voy a esperar a que encuentres la calculadora…
— …
— Si ya cumpliste años en el 2006 suma 1756. Si aún no has cumplido los años suma 1755.
— …
— Ahora resta el año en el que naciste, con el número de cuatro dígitos.
— …
— El resultado es un número de TRES dígitos. El primer dígito es el número de veces que te apetece venir aquí por semana. Los dos siguientes son tu edad !!!
— … !!!
— Algunos se sorprenden, Bobot, de lo que ellos mismos han creado..

Máquinas

greguería

El robot 127.0.0.1, llamado también Gardner, recorría, con la puntualidad maquinal que uno espera de este tipo de seres, la Trampilla del transbordador. Su cometido era meticulosamente ejecutado. Sólo un robot hubiera sido capaz de mantener alejados a los terribles Glands, sin embargo…
–Nadie sabe que en realidad yo no soy un robot o una máquina como todos piensan, je, je…
–El cine japonés es un jaiku bizarro que sólo se suicida con una katana naïf de bonzo-gheisa, Gardner.