Recuerdo de la Navidad futura

relato

Una mujer canosa es vista junto a la ventana de un viejo salón de una casa de pueblo. Es a primeros de noviembre por la tarde. Una caldera de calefacción ruge como un león hambriento. Oye, chico (siempre me llama así), tenemos que hacer tartas, muchas tartas. Trae tu carro, me dice. Lo miro y con desgana mi perro, Karko, adivina que tiene que levantarse del carro. Se viene a mi lado y me mira. Qué hacemos ahora, parece querer decirme. Vamos, le digo.

Tenemos ya todas las gavillas recogidas y esperando en la cocina. Karko se relame. Yo salivo también pero no recibo nada. No puedes comértelas todas antes de haber empezado, me dice.

EXT. DESIERTO – DÍA

juego

Una pradera desierta, arenales con hierbas secas, matojos y cardos. Rugido de leones. Viento del desierto que va progresivamente haciéndose más fuerte. Tormenta de arena muy violenta.
El joven TAU cae de nuevo en un desierto y se esconde en él disfrazado de león.
Le encuentra una salvaje mujer que caza animales en el desierto.
CHETH, la reina salvaje con sombrero, doma, sin aparente esfuerzo, un león que aprieta sobre su pecho con las mandíbulas separadas después de haberle dado con la maza.
BODOS
¿Pero que hace?
TAU
¡Le va a devorar!
CHETH PERUDA, joven mujer salvaje e indomable, la fortaleza.
Si pierdes la virginidad, NUN no te dejará pasar y convertir la plata en oro y multiplicar las monedas, pecas de lujuria y en el infierno puedes ser castigado por ello.
También podrías ser castigado por la justicia terrenal, KAPH, por violador.
Es la emperatriz.
Se reconocen.
TAU
¿Qué haces tú aquí?
CHETH
Vivo salvajemente en el campo cazando animales para sobrevivir.
Hacen el amor.
Intentan volver.
CHETH
Gozoso en la esperanza, sufrido en la tribulación, se constante en la oración.
TAU
¿Quién a quien?
TAU
¡Vamos, rápido!
TAU
Bueno, bueno ¿Pero qué hacemos?

León

juego

El león impotente pero fiero.
BODOS
¡Sujeta al león!
TAU agarra al león.
TAU
¡Ya te tengo!
LEÓN
¿Qué pasa, chato?
TAU
¡Qué heroico!
TAU
¡Vaya león, CHETH!
CHETH
Ya estoy cansada de este león impotente.
!Tanta fiereza para nada!
TAU
¿Cómo?
CHETH
Soy virgen y me gustaría que me desflorasen.
TAU
Este león es un impotente.
CHETH
Por favor, hazme el amor o me moriré de pena.
TAU
Sí, a mi no me importa ayudarte pero no sé qué tengo que hacer.
CHETH
Oh, inocente, tu también eres virgen.
TAU
¿Me lo podrías explicar?
CHETH
Y además ni siquiera sabes como dejar de serlo.
TAU
Eso me excita aún más.
CHETH le viola y el león le hiere.
TAU
¡Oh esto es terrible!
TAU Le da al león con la maza.
TAU
¡Atrás bestia, atrás!
CHETH
No te pongas tan furioso.
BODOS
No hace falta que pegues al león de esa manera, so bruto.
TAU
Pero si es para defenderte.
CHETH
Gracias pero no es necesario.
TAU
Desagradecida niña caprichosa; Ahora verás.
TAU coge a CHETH y le da unos azotes.
CHETH
¡Ay, ay, suéltame!
La suelta; se miran con deseo, la vuelve a coger y se besan con pasión.

Maza

juego

La maza o cachiporra de CHETH.
TAU
Necesitaría esa cachiporra.
TAU coge la cachiporra quitándosela a CHETH.
TAU
Esto si que tiene gracia ¿y ahora qué?
BODOS
Y ahora ¿Qué pasa?
TAU, humorístico
Nada.
El león le hiere.
CHETH aparta el león.
CHETH
¡Atrás, aparta, fierecilla!
TAU, ruborizado
Gracias.
CHETH le cura.
BODOS
Demasiado tarde para coger la maza.
CHETH
Pero no te preocupes que yo te curaré.
TAU y BODOS se retiran discretamente.
TAU
¡Qué erótico resulta todo esto!
CHETH y TAU hacen el amor.
Maravilloso CHETH le viola pero el león no le hiere.
&? $FORTALEZA:
Llanura de la fortaleza, CHETH, que entrena a TAU para luchar contra los malignos en el mundo especial y les acompaña a Geburah.
TAU
Leoércules dominado por Virgónfale.
CHETH
La mano en el acto de tomar y mantener.
TAU
¡Oh! Trabajos me das, señor, mas con ellos fortaleza.

EXT. PRADERA – DÍA

juego

Una pradera en campo abierto que es cruzada por un río tranquilo y navegable. Canto de canarios, cigarras y grillos. Un águila, un buey, un hombre y un león. Centelleo de las olas fluviales.
En la huida por el Camino de vuelta los Detritor convertidos en bestias y animales salvajes del Apocalipsis lanzan su última ofensiva.
SHIN, una doncella desnuda en el interior de una guirnalda con dos varitas en las manos es perseguida y rodeada por las cuatro bestias tetramórficas, Águila, Buey, Hombre y León de SHIN.
Los gemelos y la emperatriz están jugando despreocupados en la pradera.
Son raptados por los Detritor.
TAU tiene que superar la fuerza del león, la inteligencia y astucia del hombre, la tozudez y constancia del buey y la valentía y arrojo del águila.
Otra señal de derrumbamiento, la desprotección de la mujer.
Pero también la destrucción de los animales dañinos o benéficos.
Equilibrio de fuerzas.
El camino de vuelta.
SHIN KO PES, una mujer de mundo ligera de cascos y ropas, que trata de tentar a TAU para que saboree los placeres mundanos de la carne, acaba torturándolo sádicamente.
BODOS y TAU escapan pero las Arpías lanzan a los Detritor para perseguirlos.
Serán castigados a recoger los excrementos de los animales.
Lo sensitivo, el carro, el cuerpo, la vida transitoria.
El mundo de SHIN, una trampa para atraparlos.
BODOS y TAU vienen sobre un barco y la oyen gritar.
Intentan ayudarla pero no pueden desde donde están.
Confunden a SHIN con una diosa buena y la adoran pero al darse cuenta que no es así, tienen que salir huyendo.
Los poderes les fallan y salen corriendo cómicamente convertidos en aterradas y timoratas mujeres.
Todos los Detritor se convierten en basura que BODOS recoge obsesivamente en su nave.
TAU
No podemos permitir el triunfo de los animales dañinos.
SHIN
Sale el sol y se pone, y otra vez vuelve a su lugar donde torna a nacer.

Los Siete Samurais

relato

Una banda de forajidos aterrorizan a los habitantes de un pequeño pueblo, saqueándoles periódicamente sin piedad. Para repeler estos ataques, los aldeanos deciden contratar a mercenarios. Finalmente consiguen los servicios de siete guerreros, siete samurais dispuestos a defenderlos a cambio, tan sólo, de cobijo y comida.

Los Siete Samurais (Shichinin no samurai) es uno de los clásicos más influyentes del cine de aventuras. La cinta fue León de Plata en el Festival Internacional de Cine de Venecia de 1954 y es una referencia ineludible en la obra cinematográfica de Akira Kurosawa y del cine de aventuras en general. No en vano, fue la inspiración directa de otro de los grandes clásicos del cine, en este caso de uno de los western más míticos de todos los tiempos, Los siete Magníficos.

Leo Frobenius

greguería

Siempre he odiado la bóveda de aquella cueva cuyo envolvimiento de gorgona ha distorsionado mi imagen del mundo hasta convertirla en una lamia. Y no era por el león dibujado sobre el océano, tan increíble y hermético, sino por lo execrable de aquel pilar con esa representación del toro que realiza su viaje nocturno por el mar de la mano de Leo Frobenius.

NILO

greguería

Venía de la Nigredo y sentí la necesidad de un acuario -o cualquier cosa con agua- en aquel maldito desierto. Pregunté al león -¿o era quizás una esfinge?- y me sugirió la conversión en rana antes de introducirme en el gran Nilo que se me ofrecía a mi vista. Ahora es cuando iba a visitar realmente el antro de las ninfas… y, a pesar de mis numerosos siglos, comencé a mover mis ancas con entusiasmo de adolescente.