La fuerza es confiada por naturaleza No existe…

La fuerza es confiada por naturaleza. No existe un signo más patente de debilidad que el desconfiar instintivamente de todo y de todos.

Arturo Graf

SOLVE ET COAGULA

Oh, exclama, como nunca,
mientras este demonio lleve miseria
sin razón, que a otra ciudad o
tiempo marche con deseo ingrato
entre la bruma para
cuajar lágrimas deshechas
pero súbitamente
maraville su riqueza.
Por ti, cada caída en el fango,
la fuerza del camino, tu amante
despojada de vestimenta,
mas pronto todo el aguardiente
de satán, que causa esa visión,
querrá este tiempo
de pillaje, no santo.
Adorar la miseria de occidente
La novela que enciende
Su última hoguera y
cultiva la domesticidad
al solicitar mi abominio,
que alguien tiene ya dorado,
por enternecidos estados.
Mi desenfreno llora, pero
Sigue adelante su alegría,
asumiendo que está condenada,
y continúa haciendo oler al pueblo
con el sauce de las multitudes.

SALVAJE

En tus ojos veo el infinito de nuestras miradas, viva.
El beso, la sonrisa y las palabras de amor de tus labios y
La fuerza infinita de nuestras manos
Mezcladas con el aguardiente de tus bajos.

SALVAJE

Se miraron de ventanilla a ventanilla en dos trenes que iban en dirección contraria, pero la fuerza del amor es tanta que de pronto los dos trenes comenzaron a correr en el mismo sentido.

Virgo

Vosotras, las arpías, conocéis mi propósito
y, en vuestros labios, ponéis las sagradas palabras
del vivaz caminante que derrama fragancia
o, entre la juventud, derrocha sus inciensos.