Afortunado el hombre que se ríe de sí mismo, ya que nunca le faltará motivo de diversión.

Anuncios