Etiquetado: fantasma Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • viva el Tuesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , fantasma, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    Abril 

    HAIKU DE LA ROSA ENAMORADA De mi amor por ti, en sábanas perfumadas caerán los pétalos.
    A veces veo muertos de ganas en el cementerio de los deseos por cumplir.
    Soy sonoro silencio que incendió tu mirada. Mis cenizas volaron cabalgando los vientos para buscar el aire que respiraste hoy.
    Si te conformas con sus hermosos ojos negros, dejarán de mirarte como te miraron. Si te conformas con su sonrisa, no sonreirá.
    Los amores se van como los días y la muerte no llega tan deprisa para olvidarlos a todos de repente.
    El amor está lleno de miradas, silencios… De palabras azules Y de rojos besos, De sonrisas y lágrimas Y de dulces “te quiero”.
    Cuando el pétalo de mi rostro se marchite, quiero morir escribiendo como la espina de quien muere matando.
    Donde Están Los Besos Que El sol Te dió, Allí Estará Mi amor.
    Cerca del silencio están tus labios, tus lágrimas, tus huesos, en el callado lugar de las estrellas.
    Lloran las tímidas guitarras bajo las nubes de un sol de lágrimas vibrantes.
    En este momento estoy a cero grados de separación de ti.
    De tus manos zarparon las caricias que suavizan la sórdida aridez de este mundo que parece vagar a la deriva como un barco fantasma.
    Y el final del día es la ruina solitaria, la que queda tirada por el suelo, entre olvidados páramos y lágrimas de rocío en la hierba.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres tu que me lees ahora.
    Llave de mi puerta Luz de mi ventana Venda de mi herida
    Es oscura la noche en el mar del olvido. Y mientras busco el faro de tus ojos, me recreo en la niebla de mi dolor dormido.
    HAIKU DE LA ROSA ENAMORADA De mi amor por ti, en sábanas perfumadas caerán los pétalos.
    Soy sonoro silencio que incendió tu mirada. Mis cenizas volaron cabalgando los vientos para buscar el aire que respiraste hoy.
    A veces veo muertos de ganas en el cementerio de los deseos por cumplir.
    Si te conformas con sus hermosos ojos negros, dejarán de mirarte como te miraron. Si te conformas con su sonrisa, no sonreirá.
    El amor está lleno de miradas, silencios… De palabras azules Y de rojos besos, De sonrisas y lágrimas Y de dulces “te quiero”.
    Hombre de arena, ya no queda nada, ni perfume en el viento.
    El silencio de tu voz se perdió en la neblina.
    Llega la luz del alba: soles de himeneo sobre mi almohada.
    Soy la luna del sol de tus ojos.
    Eres trigo verde Bajo mi limonero. El quimono de seda Que cubre mi desnudo. El abrupto barranco Donde caer rendida.
    Donde Están Los Besos Que El sol Te dió, Allí Estará Mi amor.
    Cerca del silencio están tus labios, tus lágrimas, tus huesos, en el callado lugar de las estrellas.
    Y el final del día es la ruina solitaria, la que queda tirada por el suelo, entre olvidados páramos y lágrimas de rocío en la hierba.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres tu que me lees ahora.
    Es oscura la noche en el mar del olvido. Y mientras busco el faro de tus ojos, me recreo en la niebla de mi dolor dormido.
    HAIKU DE LA ROSA ENAMORADA De mi amor por ti, en sábanas perfumadas caerán los pétalos.
    Descargué tu alma de la nube y ahora soy tú lloviendo.
    No hay hilo rojo pero para cada corazón hay llaves en el universo infinito del amor.
    Todas las estrellas cuentan y yo cuento a las estrellas.
    DESAYUNO CON AMANTES Dame el café de tus ojos, el zumo de tu mirada y, de tus labios, el pan, bien untado de tu risa.
    La rosa es novia de la espina.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres tu que me lees ahora.
    Lentos como la nieve Caían los copos de tu amor Sobre mi espalda dorada.
    Ese oscuro objeto de tuiteo eres TU.
    La soledad es el ensayo de la muerte.
    Mi vida está pintada sobre un muro incendiado de corazones solitarios.
    Si quieres cambiarme, no es a mi a quien quieres. Búscate a otra.
    Distracciones sin amor; amor sin distracciones… Where’s my Summer Love?
    Las estrellas son almas de besos incendiarios que acarician de luz los bellos labios.

    Anuncios
     
  • viva el Wednesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , fantasma   

    Epitafio del fantasma 

    Booo

     
  • viva el Wednesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , fantasma   

    Epitafio del fantasma Booo 

    Epitafio del fantasma:
    Booo

     
  • viva el Tuesday Permalink | Responder
    Etiquetas: fantasma   

    ¿Quién no ha usado alguna vez un fantasma… 

    ¿Quién no ha usado alguna vez un fantasma para hacer espuma en la bañera?

     
  • viva el Monday Permalink | Responder
    Etiquetas: fantasma, , , ,   

    Ya no quedan locos Se murió aquel… 

    “Ya no quedan locos. Se murió aquel manchego, aquel estrafalario fantasma del desierto. Todo el mundo está cuerdo, terrible, monstruosamente cuerdo”. (León Felipe)
    Sueños, rosas y libros para la travesía.

     
    • Julio Santizo Coronado (Facundo) el Lunes Permalink | Responder

      Del otro lado de mi mente
      Para Isabel de los Ángeles Ruano (poetisa guatemalteca)
      Penumbra de mis pensamientos:
      se esconde de la luna el rostro oscuro.
      Virtud, lucidez, sapiencia…
      causa de risa a los que creen
      que no se es más que eso
      –lo que resuena
      en el fondo de las ideas,
      en las sombras
      que hay allá,
      más allá:
      al final del túnel,
      entre las tinieblas–,
      eso que se agazapa y maldice
      desde el fondo de mi mente:
      penumbra de mis pensamientos.
      (Palabras del agua y de la mar)

    • gatopardo9 el Martes Permalink | Responder

      Su poesía está viva, eso es lo importante.

  • viva el Thursday Permalink | Responder
    Etiquetas: , fantasma, ,   

    Estaciones suicidas 

    Aventuras existenciales,
    retratos de viajeros
    en estaciones suicidas
    que quedarán vacías
    con el fantasma aéreo
    y el polvo de los años
    sobrevolándonos a todos.

     
  • viva el Monday Permalink | Responder
    Etiquetas: , fantasma   

    El ser que tengo a mi lado es más corto … 

    El ser que tengo a mi lado es más corto que la sábana de un fantasma en calzoncillos.

     
    • nena el Martes Permalink | Responder

      es el largo máximo que tiene Access

    • wendda el Martes Permalink | Responder

      Las bbdd son el campo de trabajo para ciertos cerebros mediocres.

  • viva el Friday Permalink | Responder
    Etiquetas: fantasma, ,   

    Un sugus negro para el mal del ojo me ha… 

    Un sugus negro para el mal del ojo me ha recetado el fantasma boticario

     
    • Padi el Viernes Permalink | Responder

      Negro sobre blanco… Se buena y te pondrás buena, aunque ya estás buena.

    • piti el Viernes Permalink | Responder

      a mí me ha dejado los dientes negros el regaliz de botica.

    • piti el Viernes Permalink | Responder

      y el fondo de los ohos

  • viva el Tuesday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , fantasma, , Saint-Yves d'Alveydre,   

    Saint-Yves d’Alveydre 

    Quienquiera que sea
    ladra la hora,
    las horas muertas
    de viernes a viernes,
    fantasma de esta casa,
    tierra sobre tierra.

     
  • viva el Sunday Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , , , fantasma, , , , , , Samael, , , , ,   

    Samael 

    Soy el fantasma de esta casa. Mi nombre es Samael. Hoy, como siempre, he dedicado mi tiempo a la higiene, la mía y la de la casa. Por extraño que os parezca la higiene de un fantasma y su mansión es extraordinariamente prolija y delicada. Incluso estando las veinticuatro horas sin dormir, como es mi caso, el día no es suficiente para acabar con todas las tareas domésticas y de higiene personal.
    Imaginaos además como puede ser la cosa cuando el día no tiene ni principio ni fin. No puedo empezar, como la mayoría de los mortales, diciendo: “comienzo el día con una ducha para despertar mi cuerpo y mi espíritu dormidos”. No, en absoluto. Primero porque no tengo cuerpo y segundo porque no duermo, ni descanso y además no es que necesite una ducha, es que necesito pasarme el día entre el trapo de limpieza y la alcachofa de la ducha que, por cierto, está rota y no deja de gotear, la maldita condenada.
    Esto nos ocurre a los fantasmas, seguramente, por nuestra inveterada y estúpida costumbre de habitar casas abandonadas. Una costumbre a la que, la verdad, nunca encontré explicación, sobre todo porque las casas deshabitadas son, además de sucias, extremadamente frías y solitarias. No es de extrañar que entre nosotros hayan surgido algunos que se oponen de forma irresponsable y caprichosa a tal designio.
    En fin, mi trabajo diario consiste en mantener la mínima decencia, pero no creais que soy un maniático de la limpieza y del aseo. Me basta con mantener la mínima decencia de una casa de fantasmas como se debe.
    En lo concerniente a la limpieza, por ejemplo, lo de las telarañas es quizás lo más agotador y exasperante. Esas condenadas ariadnas son muchas y yo sólo soy uno. Así que me veo obligado a recorrer todos los rincones de la mansioncita: dieciseis habitaciones con sus correspondientes cuartos de baño, cinco salones con sus correspondientes chimeneas y ventanas, la leñera, la cocina, la despensa, el horno, la bodega, los desvanes, pasillos, entradas y entraditas… sin contar con las cuadras, pocilgas, jardines, y demás anexos… Es extenuante.
    A veces he pensado en contratar servicio doméstico, pero he descartado inmediatamente la idea pues entre los fantasmas no está bien visto, especialmente si eres un fantasma tan sucio y podrido como yo.
    En cuanto a la higiene personal y al contrario de lo que pueda parecer, sin cuerpo uno se siente sucio cada dos por tres, pues el espíritu no se limpia así como así. Te das la ducha en que limpias aquel asesinato que te reconcomía desde hace siglos e inmediatamente descubres otro más atroz, si cabe, que habías olvidado debajo de aquel. Cada ducha delata en mi sábana nuevos horrores cometidos, nuevas infamias, nuevas tachas, nuevas sangrientas manchas. Y para colmo, a la mansión le sucede lo mismo, esconde tras cada mancha, tras cada rincón infinitas capas de sucias historias con las que, aunque no sean mías, uno no puede convivir alegremente. Me veo, así, obligado a alternar mi propia higiene con la limpieza del sitio donde habito con el único fin de mantener, aunque sólo sea, la decencia necesaria.
    Aunque a estas alturas ya trascurridos largos siglos, no sabría decir si realmente nos higienizamos mutuamente, o por el contrario, lo que ocurre es que cuando yo me limpio, estoy ensuciando la casa de nuevo y cuando limpio la casa, me ensucio yo de nuevo, como un condenado y fantasmal prometeo.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar