CONFESIONES

No domine más mis horas aquella imagen. salomón visitaba podredumbre mansión dormiremos estaba seres imposible charlé pérfida historia describíroslo poesía promesa cobarde cedrón pensaba despierto solita pecados toda pequeñas llegado vestimenta salón representantes cobardías cubiertas horrorosa villano equívoco malos llorando perfumes ojo marcharme glotonería sensibilidad pliegos influjos comemos época señor carpinteros ese gana menudo hija... Leer más →

Lewis Carros

Luis Carros, o Lewis Carros, es el seudónimo de un escritor que ha dedicado su vida entera al cuento y a volvernos locos con sumas y lógicas, ambas ilógicas. Sus escritos rezuman una sensibilidad infantil a flor de piel difícil de imitar que son la delicia de grandes y mayores. Ha sido un autor ilustrado... Leer más →

Amante de alquiler

Aquel fatal diluvio, de cándidos desdenes, en que dejabas mis lánguidas vidrieras ---lóbrego lago de lágrima empedrado--- oh reina violeta que ahuyenta la alegría al pálido palacio del débil desconsuelo, tranquilo solloza en el equívoco camino de la horrible cizaña de mi almohada y la virginal zarza de látex de tu sexo ---satén erótico y... Leer más →

La apagada Babilonia de cólera y lujuria

La apagada Babilonia de cólera y lujuria que un día consoló, desesperada, la zarza indómita de los lascivos apetitos y el resplandor sacrílego de los placeres penetrantes, entre el delirio equívoco de la dudosa salvación, y hoy vive sufriendo en hespérides innobles que bien despierta los límpidos navíos de la llanura chamuscada del ocaso y... Leer más →

La apagada Babilonia de cólera y lujuria que…

La apagada Babilonia de cólera y lujuria que un día consoló, desesperada, la zarza indómita de los lascivos apetitos y el resplandor sacrílego de los placeres penetrantes, entre el delirio equívoco de la dudosa salvación, y hoy vive sufriendo en hespérides innobles que bien despierta los límpidos navíos de la llanura chamuscada del ocaso y... Leer más →

AUTOBIOGRAFÍA ENAJENADA

La apagada Babilonia de cólera y lujuria que un día consoló, desesperada, la zarza indómita de los lascivos apetitos y el resplandor sacrílego de los placeres penetrantes, entre el delirio equívoco de la dudosa salvación, y hoy vive sufriendo en hespérides innobles o bien despierta los límpidos navíos de la llanura chamuscada del ocaso y... Leer más →

Subir ↑