El rastrillo de los destinos cruzados

relato

En el Rastrillo de los destinos cruzados ocurren los más inverosímiles intercambios. Desde una esteatopigia que transfiere la grasa inmunda de sus nalgas a una niña pija, que desde entonces es apodada “La Esteatopija” a través de un ojo que todo lo ve; hasta el soldado de la guerra civil que tras enviar un sobre con balas al vicepresidente empieza a desarrollar un extraño cáncer de vejiga que le llevará dolorosamente a la muerte; pasando por la eficiente forma con que una máquina de escribir como si fuera una diligente secretaria, corrige las cantidades anotadas en un banco, perteneciente al plutócrata de turno, haciendo que los endeudados se liberen de sus agobiados bolsillos; y terminando por la coulotte de una gitana que acaba recibiendo Monsieur Le President en el palacio del Eliseo, y cuyo sortilegio aún no parece haber obrado con claridad.

No se han podido documentar todos los destinos que se han cruzado en este rastrillo pero cada objeto es potencialmente una peligrosa o milagrosa oportunidad de justicia poética. Por medios indescriptibles, se realizan en este rastrillo de los destinos cruzados, innumerables transacciones poético-justicieras, que en poco tiempo pueden aliviar las tremendas injusticias de este imperdonable mundo.

¿Qué fascinante destino aguarda al casco de buzo, a la balanza rota, a la caja de herramientas incompleta, a las máscaras de gas de la segunda guerra mundial, a la cámara fotográfica de fuelle, a las piedras pulidas, a los recipientes de mil formas, a los metales herrumbrosos con miles de funciones?

La heredera de “El escarabajo”

relato

El libro vino a sus manos. El libro -El escarabajo- la eligió. Decidió que ya era hora de pasar a otra propietaria y la escogió a ella. Había obrado de nuevo la magia de su antiquísimo hechizo. Su ancestral sortilegio. La taumatúrgica transmisión de sus profanos y ocultos poderes.

La reina de las joyas encontró su nueva y digna Heredera. Y los prodigios pronto empezaron a obrar. Aquel talismán egipcio creado para la reina Nefertari, que ahora estaba en posesión de su nueva reina, tras tres mil trescientos treinta y tres años de peripecias, cuyas últimas propietarias habían sido Catalina de Aragón, Olympe de Gouges, Ada Lovelace, Maria Salomea Sklodowska, Amelia Earhart, Carlota Corday, Manuela Malasaña, Emilia Pardo Bazán, Clara Campoamor, Victoria Kent, Rosa Parks, Valentina Tereshkova, Dian Fossey y Rita Levi-Montalcini, llegaba a las delicadas manos de la pintora Diana Sonner.

Hacía tiempo que El Escarabajo había dejado de ser una pieza de suprema joyería para convertirse en otros objetos, no menos preciosos y cargados del mismo poder simbólico de su originaria y metamórfica joya, de la profana transustanciación de su materia primigenia, de su proteica existencia. Bajo su nueva forma se iniciaba un ciclo de florecimiento plástico sin precedentes. Pero nada de esto era ni lejanamente sospechado por su recién estrenada dueña que, ignorante de lo que había de acontecer, empezaba a leer aquellas enigmáticas líneas: “Hacía un mes que navegábamos” y que debían acabar con la invocación del divino nombre de la reina Nerfertari.

Puede…

poesía

Puede que no tenga el tacto suave.

Y aunque no parezca mucho,

puedo darte lo mejor de mi.

Soy todo tuyo, pibón de la oficina.

Eres todo lo que quiero.

Cuando estás recostada en mis brazos,

me cuesta creer que no estemos en el cielo.

El cielo es un lugar en la tierra contigo.

Tal vez no sé mucho

pero sé que esto es cierto:

el cielo me ha bendecido

por ser amado por ti.

Chica del martini

poesía

Gracias por amarme, chica del martini,

por ser mis ojos cuando no pude ver.

Nunca había vivido

antes de amarte,

nunca me había sentido así

antes de tocarte,

y nunca necesité

que alguien me hiciera sentir vivo,

pero una vez más, chica del martini,

no estaba viviendo.

Cuando necesites refugio de la lluvia,

cuando necesites un martini para tu dolor,

estaré allí, una y otra vez,

y en tus llamas me consumiré,

una y otra vez.

Cuando ríes…

poesía

Cuando te ríes, todo el mundo se detiene y mira un rato, porque eres increíble tal como eres.

Mira las estrellas, mira cómo brillan por ti y todo lo que haces, como si fueran Pléyades.

Porque todo mi yo ama todo de ti.

Ama tus curvas y tus aristas, todas tus perfectas imperfecciones.

Algo en la forma en que te mueves me atrae como ningún otro amante.

Algo en la forma en que me amas.

Porque, amor, tu alma nunca podría envejecer, es de hoja perenne y, amor, tu sonrisa siempre estará en mi mente y en mi memoria.

Seré el mayor fan de tu vida.

No puedo evitar mirarte, porque veo la verdad en algún lugar de tus ojos.

Sigues siendo a la que pertenezco, sigues siendo la que quiero de por vida.

Tu espacio para navegar

poesía

Todas mis inseguridades, todas mis aristas nunca me hicieron parpadear ni una sola vez. Me rendiría para siempre por tocarte, porque sé que me sientes de alguna manera. Eres lo más cercano al cielo que nunca estaré y no quiero irme a casa ahora mismo. Estoy pensando en ti, en mi insomne soledad de esta noche. Si está mal amarte, entonces mi corazón simplemente me ha dejado sin razón. Podría hacerte feliz, hacer tus sueños realidad. Nada hay que yo no haría. Ve a los confines de la tierra sentada en el sol para que te haga sentir mi amor. Y cuando necesites tu espacio para navegar un poco, estaré aquí esperando pacientemente para que me encuentres. No me rendiré.

Mientras estás en el mundo

poesía

¿Recuerda aquellas paredes que construí?

Bueno, cariño, están cayendo

y ni siquiera lucharon,

ni siquiera emitieron un gruñido,

se han rendido a ti.

Cierra los ojos, déjame decirte

todas las razones por las cuales

pienso que eres única.

Esto es para ti, la que siempre me ayuda,

y siempre hace lo que tiene que hacer.

Cuando todo lo tenía perdido

y me dio por los más bajos altibajos,

cuando me dio por los días de duda

y de zozobra, me dijiste:

-Si quieres llorar,

estoy aquí para secar tus ojos

y en un momento, estarás bien.

Y ahora yo te digo:

-Espero que no te importe

que ponga en palabras

lo maravillosa que es la vida

mientras estás conmigo.

Eres única.

Gracias a Dios que eres mía.

Nuestro amor

poesía

Nuestro amor está aquí para quedarse

Noche y día, como el Blues de la autopista

Ando por ahí, y me concentro en ti

Aprendiendo el azul es fácil amar

Esta vieja y negra serenata mágica

Nuestra brumosa alma brilla con oxidado atardecer

Bendice Dios el Blee Blop Blues

Habla profundo mi corazón debajo del pino

Cuenta la sangre tan suave, tan suave, tan suave

¿Dónde o cuándo puede alguien explicarlo?