Copa

sky4you

El por venir se fue y vino en copa alta. Salud.

sky4you

bebiendo en mi copa de jade,
mesa vacía y sin tu presencia,
rojo de ausencia,
taza,
té aromático y rojo mantel,
té de amargura y ausencia.

De la misma forma en que se afirma…

papelera, relato, sky4you

De la misma forma en que se afirma que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”… ¿también se podría decir que “no hay peor tragón que el que no quiere tragar”?, ¿o también que “no hay peor borracho que el que no se quiere emborrachar?
Mientras intento resolver ese enigma (acompañado de una rebanada de pizza y una copa de tequila), creo que me permitiré recomendarles mi última publicación (en la cual, hablo sobre el Viacrucis) en https://dartheriondrgm.wordpress.com/
Sé que las últimas veces que he pasado por aquí les he mostrado un microcuento (o microrelato o nanocuento o como le quieran llamar), pero en esta ocasión tengo que decir que se los debo para la próxima (tengo algunos, pero aún están en construcción).

ROBERTO CARRASCO

sky4you, viva

— ¿Sabes cual sería mi paraíso? —dijo él mirando su copa de vino.
— ¿Paraíso? —dijo ella algo sorprendida por aquella pregunta. Ël siempre había sido un filosofo idealista y por eso no la pillaba de sorpresa. Aunque disfrutaba con sus preguntas.
— Al morir digo —respondió él mirándola con el corazón
Ella entendió la complicidad de él y una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios.
— ¿Cual?
— Viajar contigo siempre. Repetir una y otra vez el placer de olvidar por unos días esta asquerosa vida —dijo él tras dar un trago al Ribera del Duero que vivía en su copa—. Cómo si le dieras al repeat en una canción.
— Estaría muy chulo —añadió ella alzando su copa hacia él —. ¿Me lo prometes?
—Te lo juro.

TE LO JURO

papelera, sky4you, viva

— ¿Sabes cual sería mi paraíso? —dijo él mirando su copa de vino.
— ¿Paraíso? —dijo ella algo sorprendida por aquella pregunta. Ël siempre había sido un filosofo idealista y por eso no la pillaba de sorpresa. Aunque disfrutaba con sus preguntas.
— Al morir digo —respondió él mirándola con el corazón
Ella entendió la complicidad de él y una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios.
— ¿Cual?
— Viajar contigo siempre. Repetir una y otra vez el placer de olvidar por unos días esta asquerosa vida —dijo él tras dar un trago al Ribera del Duero que vivía en su copa—. Cómo si le dieras al repeat en una canción.
— Estaría muy chulo —añadió ella alzando su copa hacia él —. ¿Me lo prometes?
—Te lo juro.
[…] Síguelo en :http://labibliotecadelfauno.wordpress.com/2012/03/25/te-lo-juro-por-r-c-calderon/

CONDENADO

sky4you

Ahora que nadie me ve, lo impregnaré de un nuevo olor en cada página. Mi piano está afinado para tocar el presente con nuevos acordes. El principio siempre es una puerta que se abre al ritmo que marcan mis satanes. Escribir es depositar el semen de mi pluma sobre los senos de una diosa blanca, la cuartilla. Qué importa, con ello doy sentido a mis jodidas vísceras. Me ajusto mi sombrero de copa mientras sueño con sus tetas.

PFNHDM 12.UN PROBLEMA MENOS, UN MILLÓN MÁS

papelera, sky4you

La acera estaba vacía. Seguí caminando hasta la siguiente manzana. Los primeros copos de nieve empezaban a caer. El viento los arremolinaba aleatoriamente. Las ramas de los árboles me saludaban caprichosas también. ¿Me encontraba en una bola de cristal? Tenía la sensación de encontrarme dentro de una de esas infantiles bolas de navidad con renos y Papá Noel. Rodeado de copos de nieve. Mi estúpida sonrisa salió de nuevo imaginándome como un papá noel repartiendo regalos. Incluso pensé en subir por la chimenea y dejarme deslizar para dejar mi regalo en los calcetines colgados. Lástima que no hubiera aprendido a volar.
Todo aquel asunto había sido realmente sucio. Y sólo el cielo era limpio ahora. Respiré. Había cumplido su palabra. Estaba allí.

¿Ni siquiera me había movido de mi habitación? ¿Todo había ocurrido en mi cabeza? ¿Sería la falta de acción? ¿La necesidad de inventarme una vida distinta a la que realmente estaba llevando? ¿La necesidad de fabulación y confabulación con el mundo que no me pertenecía? No se. Pero ahora me alegro de que todo sea un sueño. Una pesadilla que se acaba.

Lo que no acabo de comprender es qué hace este millón aquí… Y… ¿Qué importa? Suena I Am A Foul For You. La copa de güisqui está fría y Aretha canta como los ángeles. ¿Qué más puedo pedir? Una cosa sí, una única cosa: Por favor, no hables más de mí.
elegancia del pavo

ALFONSO TIPODURO

sky4you

Hace una noche luminosa y fría. La luna llena se refleja en los cristales de enfrente. Un hombre cruza la plaza y, si estuviera en la Edad Media, habría también un cangrejo arrastrándose en el barro entre los dos lados de la plaza, ya no castillos, sino simples bloques de pisos.
Tomé una copa más. Para escándalo de los pacatos y moralistas de todo tipo que tanto abundan en la actualidad he de decir que …, cuánto se hubiera perdido la humanidad sin el alcohol. El mismísimo Homero no hubiera existido sin él. No era la peor amenaza para mí. Había otras.

No eran más que insinuaciones pero yo caí en la trampa.

10. El bar…

sky4you

El bar estaba abierto y decidió tomar una copa para entonarse un poco.
-Allí estuve yo, jodiendo en un hotel de esos…
-Tú que vas a joder!
-¿Que no jode este…? …en todas partes!
-¡Qué sí, hombre, qué sí! …y me comí un solomillo… ummm!
-Qué solomillo, ni que niña muerta!
-Hombre, ahí viene el poeta. ¡Eh, poeta, ven aquí, a ver que dices tú!
-Qué no me llames poeta, tengo nombre…
-Tómate una copa con nosotros, hombre.
-¿Invitas tú?
-Sí, claro, los poetas no tienen un chavo… ¿Verdad, poeta? -dijo con sorna Cadenas- ¿De dónde vienes así…?
-De conversar con el cura…
-Ya sabía que era guarro el cura pero te ha puesto de barro… madre mía!
-Va, déjame, paga una copa y calla…

10. EL BAR

sky4you

El bar estaba abierto y decidió tomar una copa para entonarse un poco.
-Allí estuve yo, jodiendo en un hotel de esos…
-Tú que vas a joder!
-¿Que no jode este…? …en todas partes!
-¡Qué sí, hombre, qué sí! …y me comí un solomillo… ummm!
-Qué solomillo, ni que niña muerta!
-Hombre, ahí viene el poeta. ¡Eh, poeta, ven aquí, a ver que dices tú!
-Qué no me llames poeta, tengo nombre…
-Tómate una copa con nosotros, hombre.
-¿Invitas tú?
-Sí, claro, los poetas no tienen un chavo… ¿Verdad, poeta? -dijo con sorna Cadenas- ¿De dónde vienes así…?
-De conversar con el cura…
-Ya sabía que era guarro el cura pero te ha puesto de barro… madre mía!
-Va, déjame, paga una copa y calla…

Ananda K. Coomaraswany

sky4you

Era esta sátrapa aficionada a los caballeros, a quienes sometía al ritual del despedazamiento. Este ritual podía hacerle delirar hasta la extenuación. Primero, subía su copa para celebrar cada victoria y, cuando el caballero se confiaba, era trágicamente sacrificado, despedazado, repartido en la misa negra de la bruja.