Duelo

—Elige tus armas —dices.
Y yo elevo mi clítoris
hasta tocar el tuyo…
Comienza nuestro duelo pasional…
que no acabará
hasta rendirme…
sobre la balsámica almohada
de tus senos.