carro del sol 

Así pues, dividimos nuestros caminos y, desde este mismo instante, nunca más nos volvimos a ver.