HIMNO DEL TRUENO

En el fondo
—la savia no está lejos—
en el regazo de la amada ninfa
un himno que suena en lo lejano
en un oscuro trueno.

Confesiones de un maldito judío errante

asco heme mongol amada beatitud del rey quedan perder Eclesiastés maneras orgulloso el veneno no se acaba tras la batalla provienen desesperen navío hablaba alfombras braman algo corriente perdonando has merecido evado da salvadlos juzgarán cuánta enamore debo perforaban medicina diciendo plegaria dónde naturales talentos manos sobrenaturalmente allá parecerá sola abnegación que al mirarme maldigamos sus vidas

La vuelta a Verne en 80 Jules

Un 8 de febrero de 1828 nacía en Nantes Jules Gabriel Verne, creador de un género propio en el que, mediante una aventura narrada magistralmente, se describen los grandes avances científicos y técnicos que revolucionaron el s.XIX.
Con 11 años Jules Verne decidió enrolarse como grumete en un barco rumbo a la India: quería saciar su sed de aventuras, huir de su hogar y deslumbrar a su amada prima Caroline. El severo castigo de su padre y la humillación ante su prima y amigos hizo que encauzara su rebeldía hacia la literatura.
Tuvo que ocultar su vocación de escritor ya que su padre no lo veía con buenos ojos: quería que le sucediera como abogado. Se licenció en derecho, pero a su vez, le escribió a su padre:

puedo convertirme en un buen escritor, pero nunca sería más que un mal abogado.

Sufrió dos desengaños amorosos y un matrimonio conflictivo que se traducen en la escasa relevancia de las mujeres en sus obras, incluso a veces con un punto misógino.
En París conoce a Alexandre Dumas que se convierte en su mentor, amigo y protector.
En época de estrecheces económicas se refugiaba del frío en la biblioteca Nacional, donde leía libros y revistas de divulgación científica, así conoció todos los avances de la técnica.
Los héroes de Verne recorren un mundo insólito pero real, enigmático pero comprensible para la razón y la ciencia y, además de un viaje físico realizan un viaje interior.
Su Obra más conocida es La vuelta al mundo en 80 días, novela con la que obtiene el triunfo definitivo y se convierte en el autor más leído y famoso de Francia.
La obra es una reflejo del optimismo de su primera etapa como escritor, en la que cree que el saber científico resolverá todos los obstáculos y reducirá la desigualdad de clases.

DON RODRIGO

En la rue de Paulin, barón de heráldicos símbolos,
me acompañan, extrañados, mi blog, mi gato y mi mac.
—¡Don Rodrigo ya está tieso! —grita el niño que me ve.
—Ya su amada le dejó. —dicen Romeo y Julieta.
Y en medio de la Gran Vía, yo me abro la bragueta.

Yo me abro la bragueta

En la rue de Paulin, barón de heráldicos símbolos,
me acompañan, extrañados, mi blog, mi gato y mi mac.
—¡Don Rodrigo ya está tieso! —grita el niño que me ve.
—Ya su amada le dejó. —dicen Romeo y Julieta.
Y en medio de la Gran Vía, yo me abro la bragueta.