Valle de la Luna

Wadi Rum, Wadi Rum,

Valle de la Luna, corazón del desierto,

oasis de paz de doradas arenas,

sobre las que elevas tus rocosos gigantes

de escarpadas y óseas laderas

y esparces tus dunas de arena,

tostadas por un sol invencible.

Oh lugar mágico,

que nos habla de prístinas épocas,

de agarenas aventuras, mercados exóticos

e interminables caravanas de mercaderes.

Los sarracenos rayos de oro

bañan tus ardientes alberos infinitos

como un tesoro silíceo y polvoriento.

Oh, Wadi Rum, Wadi Rum, Valle de la Luna,

lugar místico, que fascina y estremece

con su sola y abrupta belleza.