Una luz en la noche 

Allí estaremos todos, sin escapadas furtivas, sin excusas . Besos

Manuel Moreno Díaz

Después de los desiertos,

de las calles vacías

y las ciudades muertas,

del abrazo prohibido,

de los pozos que duermen

bajo los hospitales,

después de los balcones

enfermos de esperanza,

después de los relojes

que olvidaron sus horas,

después de las ventanas

carceleras de nubes,

después de los palacios

de hielo mortuorio,

después de tantas lágrimas

clavadas en los ojos,

después de tanta muerte

sin velar y tanto beso

aplazado en los labios,

después de la caricia

confinada en los sótanos

de las manos, después

de la lluvia sin cielo,

de las playas sin mar,

de la ceniza sin llama,

llegará la alegría

que nace de la noche,

llegará la verdad

que brota de la herida

y llegará la luz

que sube del abismo

como un sol obstinado,

y cantaremos todos

sin que nos falte nadie,

y cantaremos juntos,

juntos ya para siempre

los vivos y los muertos.

Ver la entrada original