JC I

—¡Oh roedores judiciales!

¿Quién le pone

el cascabel

al Rey?

¡Ay la leche!

…pero di que serás mía
al alba y al ocaso.

del lado oscuro
estoy pensando en ti
en la ensenada de la perdición

para, gozosos, celebrar el día.
parte de mi
mira de cara o de reojo
—¡abrid la ventana!

de vuelta a la melodía
¡ay la leche!
por ti bebe y brinda
eléctrica avenida.

relumbrando en mi cabeza,
no lloro lágrimas,
capaz de morir sin decibelios.

el espejo no aprende nuestro gesto
con el humo y ceniza terminales.

Julio en tormenta

Un día tras su noche
mi nube tormentosa de julio
radiante por el áureo
tiene un destello divino
con el humo y ceniza terminales.

En lo lejano

Oh, ninfa del cielo,
encontré la eternidad
ante un vendaval,
un himno que suena en lo lejano
con este swing sombrío.

NIÑO DE ESCARCHA

—Dónde estás?
—Jugando al escondite,
lloreando cencellada
con el suspiro de la noche…

Y un eco se hizo campo de corales
junto al niño de escarcha.

OLA TRAS OLA

Ora ola, breve y fugaz,
embiste nuestro rostro
contra el rompedías,
ora ola asciende, sin azul ni desierto
con esa arena tan novia del mar
que se anuncia silente.

SE DESPLOMA…

Se desploma un batallón
por el latir del absorto paisaje,
crepitante y sutil,
en el profundo y ancho azul
ahora y siempre en liza.