PRIMER DÍA DEL VERANO

relato

Era el primer día del verano. La mañana era fresca aún, casi fría. No era un día normal. Habíamos comenzado con problemas desde primera hora. Alguien comentó: yo siempre espero lo peor, tengo tendencia al dramatismo. A lo que otra espetó: Sí, como que hoy es el último día del mundo y cosas así, no? Parecía sólo una broma irónica y nos reímos.
Pero esta vez el drama estaba cerca y era real e inminente. Todo dejó de funcionar por completo, los ordenadores, la luz, los móviles con batería, las pilas incluso estaban también descargadas. De repente notamos un extraño calor. Algo nos afectó porque nosotros también quedamos como sin corriente, nuestros músculos no respondían a nada. Nos costó movernos durante un rato, que debió ser corto pero que a nosotros se nos hizo eterno. Por fin salimos a la calle. El silencio era total, nada se movía, los coches estaban parados, la gente paralizada o como zombi. Nos movíamos todos con perezosos movimientos, algo exhaustos y adormilados… (continuará)

4 comentarios en “PRIMER DÍA DEL VERANO

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s