Mina

CABALLERO.
¿Pico? (la esfinge lo devora).
DÁLETH.
¡Qué osadía! ¡Preguntarme a mí! Yo soy el Emperador.
ESFINGE, amenazadora.
¡Grrr!
DÁLETH.
¿La mina?
ESFINGE.
¡Es eso! ¿Y esta? “Cuando iba, iba con ella y cuando volví me encontré con ella”.