“Corto, ceñido y ajustado”

No es tu pantalón, es el cerebro de algunos jueces