San Deces, patrón de los imposibles.