El cayado es el único poder del peregrino.