El arameo es una lengua diurética.