Planchar la vejez es casi tan difícil como arrugar el cielo.

Anuncios