¿Lo oyes?

Es la mentira.