Hay estúpidos ordenadores que se ponen delante de honrados martillos.