La realidad siempre supera a Berlanga.