Cuando por fin te decides a nadar, ya corre otra agua por el río.