El juego de ponerse límites a sí mismo es uno de los placeres de la vida. G. K. Chesterton

Anuncios