Antigua

Pasa la vida en negro
y blanco y gris de grises.

Y no hay ángeles

sino perros callejeros y famélicos.

Es húmeda y lluviosa

y con orín corriendo por las calles.

La piedra desgastada

por los que se arrastran en sus calles.

Mendigos de sueños imposibles,

que recorren sus laberintos

y sus cuestas imposibles.

Hay calles que son casas

y casas que son calle.

Y todo se confunde y es oscuro.

Y sólo buscas algo que has perdido,

Mientras se necrosan tus dedos

y tienes que tirarlos a los perros.

Anuncios