Fueron tus manos

greguería

Fueron tus manos que, como bronce,
esperaron los oxidos del tiempo inclemente
las que por fin se alzaron con brío
y de las heridas profirieron
sus caricias capitales,
sus largas venas de abundancia,
sus veniales latidos.

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s