Fueron tus manos

Fueron tus manos que, como bronce,
esperaron los oxidos del tiempo inclemente
las que por fin se alzaron con brío
y de las heridas profirieron
sus caricias capitales,
sus largas venas de abundancia,
sus veniales latidos.