La disposición de la levedad

Anclada al corazón de las ciudades
la bruma de los nombres olvidados.
Dos ríos, uno blanco, el otro rojo
vuelven a sus orillas allá abajo,
aquí arriba, la intimidad del monstruo,
la del ángel cosido a su quirófano.