FUNDIDO A BLANCO

Justo al ocaso, empieza el día al otro lado.