El Dios al que yo amo no me castigará por amar, ni por sentir, ni por hablar, pues me dio corazón, sentimientos y boca.
Pues el Dios al que yo amo no está escrito, ni hablado ni alabado, está en cada casa, esperando un milagro; a ti, solo a ti. Ama y comprenderás.

Testar...

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s