NABOKOV

Y entonces, sin previo aviso, una oleada azul se hinchó bajo mi corazón.