Para la pólvora de un par de labios…

Para la pólvora de un par de labios todos tenemos un corazón abierto dispuesto a ser el blanco.