Gracias a una escritora mexicana cuyo nombre no…

Gracias a una escritora mexicana cuyo nombre no se quiere adherir a mi teflón craneal, descubrí que Freud era cariñoso; hipersexuado, narcisista y en extremo sublimador, pero a toda madre.

3 Comments

  1. No reduzcan al pobre hombre al paradigma Edípico… vivimos en una era de igualdad de género y Elektra también rulea.

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s