Seguía mi camino sin apreciar lo que me…

greguería

Seguía mi camino sin apreciar lo que me rodeaba; sin observar cómo el viento me susurraba, sin observar cómo el Sol me enviaba su energía, sin observar cómo la noche me acurrucaba.

Seguía mi camino sin pararme, sin prestar atención a nada, ni a nadie. Pero…en un solo instante, te encontré. Tus miradas, tus abrazos, tus besos, tus caricias, tus dudas, tus sonrisas, tu felicidad…
Ahora eres tú mi viento, mi Sol y mi noche.

Hola Viva Te devuelvo la visita vengo a…

greguería

Hola Viva!!
Te devuelvo la visita, vengo a galope del díscolo Eolo (Dios del viento ) Que hoy, nos azota por estas costas , como el sólo sabe hacerlo.
Pero al mal tiempo buena cara y ya que el calvo de la Lotería se acerca, te deseo uno de los premios gordos y sobretodo mucha salud para disfrutarlo y haber si le damos una alternativa a estos tiempos de crisis.
Feliz Tiempo de Navidad Viva…
Y que no pare la música de las almas bonitas!!! ;)

El clavo que sobresale siempre recibe un…

greguería

“El clavo que sobresale siempre recibe un martillazo”
Proverbio chino.
Supongo que todos hemos recibido alguna vez un buen golpe, de aquellos que dejan chichón o una profunda cicatriz en el alma. Nuestras diferencias nos definen y conforman como identidades únicas pero el ser humano es terco y se recrea en querer amoldar en las mismas cuadriculadas estructuras todo lo que “sobresalga” y éso por desgracia es un término taaaaan amplio… ¡Bienvenidos martillos! vosotros en lugar de amoldarme sólo endurecéis mi caparazón y el “yo” se enriquece con cada golpe al que sobrevive, brillando cada día con más fulgor. Seamos únicos pues y no temamos los golpes ni recibidos ni los que ineludiblemente vendrán.

Estoico Ha de vivir el dévil entre fuertes…

greguería

Estoico

Ha de vivir el dévil entre fuertes,
como lo hace la flor con las ortigas,
cual pasa entre la araña y las hormigas,
nutriendo va su vida con sus muertes;

asi camina el débil con sus suertes,
sufriendo del camino las intrigas,
contando en el reposo sus fatigas,
quedando asi sus músculos inertes;

mas pasa aquel que es frágil estrecheces,
que avivan a su ingenio y su cordura,
alimentan su ánimo escaseces,

y corre por sus venas sangre pura.
Navega el poderoso entre embriagueces
y triunfa el impasible en su aventura.

el 7/12/12 J.LL.Folch

Recorro el camino a contracorriente el viento me…

greguería

Recorro el camino a contracorriente, el viento me da en el cara, oponiéndose a mí, sin querer que llegue al final. Pero no me rindo, sigo adelante, sin detenerme.

Sigo y sigo, ya queda poco, solo queda un último esfuerzo. ¡Vamos!
Ya te veo, corro un poco más y… te alcanzo.

Ahora, ya tendré tus besos, tus abrazos, tus caricias, tus miradas, tus palabras, tus sonrisas…
Hasta el infinito.

Hay quien usa el pulgar para teclear sms…

greguería

Hay quien usa el pulgar para teclear sms y quien, con ese mismo dedo, prefiere hacer autostop. También hay, yo los he visto, quien lo usa para que sepas que está contento o de acuerdo con lo que acabas de hacer y quien prefiere usarlo para que sepas que vas a morir lo antes posible.
El más gordo no siempre es el más importante, pero en este caso sí lo es. Así que unos los llaman el dedo enfrentado, ese que encierra uno de los secretos de nuestra evolución, y otros se dejan crecer su uña para tocar la guitarra o peinarse la cejas.
Si eres un emperador romano –al contrario de lo que diga cualquier película- lo levantarás para condenar a muerte, apuntando a los dioses o hacía la izquierda para que le corten el iugulum (cuello). Y si eres clemente, cosa que dudo, lo apuntarás uña abajo para que el vencido se quede en la Tierra, o, si es en diagonal hacia la cadera contraria, para que el vencedor envaine el gladio.
P.D. Viva, yo, como gran megalómano, levanto el pulgar uña arriba por la nievecita esa que has puesto que hace que se ralentice todo.

Una red de 50 personas conectadas entre sí…

greguería

Una red de 50 personas conectadas entre sí (red de teléfono, red de contactos, red social, etc.) es tan «valiosa» como la suma de dos redes más pequeñas de 40 y 30 personas conectadas únicamente entre sí (pero independientes). Aunque 30 + 40 > 50, el favor cuadrático del «efecto red» proporciona el mismo «poderío» a una red con solo añadir unas pocas personas más.

Sueño que vuelo libre por ese mar infinito…

greguería

Sueño que vuelo, libre por ese mar infinito azulado llamado cielo.
Sueño que corro sin cansarme por caminos ocultos.
Sueño con extraviarme en lugares inexplorados.
Sueño con perderme entre tus abrazos.
Sueño con probar tus labios cada día.
Sueño con mirarte infinitamente, descubriendo cada parte de ti como si fuera la primera vez.
Sueño con tumbarme a tu lado y sentir tus latidos, acompasando mi respiración con ellos.
Sueño no despertar nunca de mi ensueño.

El viento se lo lleva todo las penas…

greguería

El viento se lo lleva todo; las penas, la tristeza, las desilusiones…
Te siento lejos de mí, muy lejos…Intento calmarme, respirar poco a poco, pero la angustia que siento no se va…
Comienzo a caminar y el viento recorre todos los rincones de mi cuerpo, respiro profundamente para que se lleve mi malestar…
Cierro los ojos y dejo mi mente en blanco. Al abrirlos ya no siento nada, solo paz…
Recuerdo tus caricias, tu sonrisa, tus miradas cómplices y vuelvo a sonreír.

¿Qué es la vida La vida es un…

greguería

¿Qué es la vida?
La vida es un rimbombante baile que nos lleva de un lado para otro. Nos mueve suave y dulcemente, pero cuando desea nos agarra con fuerza y pasión y nos empuja. Hasta que al final vamos más despacio, ya cansados de esa danza, nos paramos lentamente, miramos hacia nuestro pasado, damos un breve vistazo de todo lo que hemos hecho y cerramos nuestros ojos y, así, al fin, podemos descansar eternamente.

JUGLARES, cantando

greguería

¿Y si entregarse al amor fuese el mejor escudo?
¿Y si aceptar tu normalidad fuera lo más extraordinario?
¿Y si lo perfecto incluyera aún lo imperfecto?
¿Y si el precio de poseerlo todo fuera simplemente vacío?
¿Y si el amor intentara hacernos a cada instante?
¿Y si la inocencia fuese la cúspide del conocimiento?
¿Y si yo, tú y él no fuéramos mas que nosotros?

¿Quién digo que sería fácil amar ¿Quién digo…

greguería

¿Quién digo que sería fácil amar?
¿Quién digo que todo sería felicidad?
Salí de su casa con el corazón roto, nos despedimos con un beso y con un “Te Quiero”. Pero dentro de mí había algo quebrado, algo que no volvía a encajar en su sitio. Pensé en decírselo, en decirle todo lo que por mi mente pasaba, lo que mi corazón sentía, pero en vez de eso, me callé y simplemente, olvidé.